El mercado y una nueva promesa de revalorización

Puesteros y Municipalidadse pusieron de acuerdo en que el Mercado del Norte necesita mejoras básicas, urgentes y posibles. Ni shopping ni grandes obras: lo que urge es que el típico centro de compras brinde condiciones dignas para clientes y trabajadores.

03 Jun 2020 Por Julio Marengo

¿Será esta la vencida?

Un nuevo intento de mejorar el Mercado del Norte volvió a juntar en una reunión a representantes de la Municipalidad y a los puesteros del centro de compras más emblemático del microcentro. El objetivo, el mismo que se procura desde hace décadas: mejorar el Mercado, para que vuelva a ser un lugar atractivo para las compras, cómodo y digno para los puesteros y, si se puede, que se convierta en un paseo apto para turistas.

Félix Abregú es el presidente de la asociación Unión de Puesteros y Trabajadores del Mercado del Norte, la organización que administra el funcionamiento el edificio. Durante la charla con LA GACETA, el representante de los vendedores aclara una y otra vez que no está pensando en una gran obra, ni en un centro comercial moderno, ni en demoler y hacerlo de nuevo.

“Esos grandes planes nunca se concretaron y ahora, como están las cosas, menos que menos. Proyectos pueden haber miles, pero el tema es quién los financia. Nosotros también tenemos uno, pero se necesitarían $ 400 millones para hacerlo. Por eso, lo que vamos a hacer es mejorar lo que tenemos”, aclaró. “Vamos a reparar los techos, vamos a pintar los frentes y los interiores (algo de eso ya está en marcha), en unos meses más vamos a cambiar los pisos y tenemos intenciones de renovar los baños. Lo que podamos mejorar, dentro de lo que dispongamos, lo vamos a ir haciendo”, detalló.

Cosas básicas

“Una lavada de cara, pero tomada en serio”, dice Franco Pinello, director de Control Ambiental y Bromatología de la Municipalidad, el organismo al que por ordenanza municipal, le compete el Mercado del Norte. El funcionario explicó que la reunión con la asociación de puesteros fue para comprometerse en colaborar en la revalorización.

Modesta pero mejora al fin, la Municipalidad prestará ayuda para sumarle calidad al mercado. “Nos pidieron que repavimentemos la calle interna que une Maipú y Junín y eso es algo que podemos hacer de inmediato. También estamos por reparar el portón, pintar y desde este mes cambiamos la empresa de limpieza. Nos pidieron cestos de basura, por ejemplo. Son cosas básicas, que se pueden hacer rápidamente”, explica Pinello.

TRISTE IMAGEN. Los techos son un tema por resolver.

La gran deuda pendiente, admite el funcionario municipal, es la regularización de la situación de los arriendos dentro del Mercado del Norte. El año pasado, explica, finalizó una “tenencia precaria” que se les había otorgado a los puesteros, y uno de los objetivos, en la siguiente etapa, es cumplir con el proceso de licitación previsto por las normas de la Municipalidad. “Mientras tanto, hay muchas cosas que se pueden mejorar”, afirmó.

Actualmente hay en el Mercado alrededor de 95 puestos activos y lo que paga cada uno son expensas mensuales, administradas por la asociación que nuclea a los puesteros. Los concesionarios no pagan ningún canon ni alquiler a la Municipalidad y el costo mensual, explica Pinello, es de alrededor de $ 3.000. La manera de financiar las mejoras, entonces, será con expensas extraordinarias. “Nosotros ofrecemos comprar los materiales a medida que podamos y la Municipalidad nos acompaña con la mano de obra”, detalló Abregú.

Puesteros y Municipalidad coinciden en algo: que el mercado siga conservando su esencia de mercado típico, pero en las mejores condiciones dentro de las posibilidades, en un equilibrio entre lo deseable y lo posible. “Es lo que quiere la gente que compra en el mercado y los puesteros también: nunca quisimos que acá se haga un shopping, como proponían en gobiernos anteriores”, señaló el dirigente, en referencia a la idea que se había manejado durante la gestión del ex intendente Raúl Topa y también durante el gobierno del ex mandatario José Alperovich, de convertirlo en un centro de compras.

BALDOSAS ROTAS. Los pisos necesitan ser cambiados con urgencia.

Análisis: ¿una nueva capitulación?

isabel lazzaroni
LA GACETA

El anunciado acuerdo entre la Municipalidad y los puesteros del Mercado del Norte parece más una capitulación que una defensa del bien común de la ciudad. Los vecinos de la capital seguiremos pagándole a este grupo de comerciantes para que hagan sus negocios en un sitio estratégico del centro comercial a cambio de monedas. Los $ 3.000 mensuales que pagan en concepto de “expensas” suena ridículo, cuando el alquiler de un local en la zona es 10 o 20 veces mayor. No hay ningún canon o sea que la Municipalidad no recibe beneficios. Ni siquiera han sido capaces los puesteros de afrontar la inversión de poner cada uno su medidor de luz. Esta situación genera desventajas para algunos porque, por ejemplo, los que tienen cámaras frigoríficas pagan lo mismo que los que no las tienen. Sin dudas el Mercado es un tema difícil, pero lavándole la cara al edificio no se resolverá la cuestión de fondo.

Comentarios