El Ojo Critico: "Hard"

El porno visto como una gran familia.

26 May 2020 Por Guillermo Monti
1

¿DÓNDE ME METÍ? Sofia (Natália Lage -derecha-) debe hacerse cargo de una web de pornografía.

BUENA

SERIE / POR HBO

Brasil mantiene su cuota de pantalla en el prime time dominical de HBO, un espacio premium que el canal reserva a sus programas más populares y/o prestigiosos. Hasta hace un par de semanas fue “Todxs nosotrxs” y ahora es “Hard” la serie que disfruta el estratégico horario de las 23. Todo un ejemplo de lo que el mercado brasileño representa, desde la producción y desde el consumo, para los pulpos de la TV y del streaming. Que una serie propia encaje en la programación entre “La innegable verdad” e “Insecure” lo dice todo.

El caso de “Hard” es particular porque se trata de la remake de un enorme éxito de la televisión francesa, La protagonista es Sofía, a quien le toca hacerse cargo del negocio que dirigía su difunto marido: una productora de material pornográfico. La cuestión es que Sofía no tenía idea de las actividades de su esposo (creía que era un desarrollador de páginas web), y cuando él muere de la forma más repentina y absurda ella descubre un mundo nuevo, que la asusta y la fascina a la vez. Del rechazo inicial a la atracción median unas pocas escenas.

En “Hard” -la francesa-, Natacha Lindinger interpretó a Sofía, Cathy Verney fue la showrunner y Canal+ mantuvo la serie en el aire durante tres temporadas. Esta versión brasileña, en capítulos de menos de media hora, cuenta con Rodrigo Meirelles en el staff de directores y el protagónico es para Natália Lage.

El tono de “Hard” es de comedia, aunque a la hora de registrar lo que sucede en el estudio las imágenes rozan el hardcore. Todo ese sexo que muestra y del que habla la serie es en clave porno, un mundo que “Hard” intenta desmitificar cayendo -peligrosamente- en la romantización. En ese sentido la serie no tiene matices: en “Hard” quienes hacen porno, frente y detrás de las cámaras, conforman una gran familia en la que el sexo es un negocio como cualquiera. No hay conflictos ni sufrimientos allí, apenas la rutina de oficinistas que en lugar revisar carpetas cumplen los sueños húmedos de los usuarios de SofiX, la web que le toca dirigir a Sofía.

La estrella del lugar es Marcelo Mastroduro (Julio Machado), una pornostar que a Sofía le quita la respiración. Y también trabaja allí su suegra (Denise Del Vecchio), lo que complica más las cosas. Es que Sofía debe hacer equilibrio entre esa nueva realidad y la crianza de sus hijos adolescentes, que parecen ignorar de qué va la empresa familiar, aunque da la impresión de que están más informados que el resto.

“Hard” encuentra sus mejores momentos de la mano del humor. Cuando intenta explorar alguna arista dramática luce artificial y mal actuada. El tema, sinuoso, no admite confusiones.

Comentarios