Moyano, el elegido de Alberto Fernández: su relación amor-odio con los K

El camionero tuvo protagonismo durante el mandato de Néstor Kirchner. Cómo fueron la ruptura y la reconciliación con la ahora vicepresidenta. Julián Cañas | La Voz*

03 Abr 2020
2

LA VOZ / ARCHIVO

“Hugo es un dirigente gremial ejemplar. Los empresarios no lo quieren porque él defiende a sus trabajadores”. Con esta definición, el presidente Alberto Fernández elogió de manera grandilocuente a Hugo Moyano, un gremialista que tuvo una relación de amor-odio con el matrimonio Kirchner.

El fuerte respaldo de Alberto Fernández hacia el líder de los Camioneros no es gratuito. Quedó claro quién es el sindicalista preferido del presidente de la Nación, quien mantiene una relación distante con la CGT nacional, conducida por Héctor Daer (el más cercano a la Casa Rosada) y Luis Acuña, tras la renuncia –precisamente– del moyanista Oscar Schmid, en 2018.

Moyano fue el gremialista mimado durante el mandato de Néstor Kirchner (2003-2007). Desde entonces se conocen con Alberto Fernández, como el jefe del Estado lo reconoció este miércoles.

Nunca tuvo una gran relación con Cristina Fernández. Cuando la ahora vicepresidenta fue elegida para suceder a su marido, desde el llano, Néstor Kirchner fue un mediador entre ambos.

Más allá de que el propio Moyano contó el año pasado, en una entrevista que le hizo el periodista Mauro Viale, que fue la discusión por el Impuesto a las Ganancias para los trabajadores lo que terminó de quebrar la relación personal con Cristina, también hay ingredientes políticos en ese alejamiento que se terminó de concretar en el año 2012.

Sueño presidencial

En algún momento, Moyano tuvo tanto poder durante el mandato de Néstor Kirchner y durante el primero de Cristina, que en el algún momento el gremialista soñó que podía seguir el camino de Luiz Inácio Lula da Silva, quien llegó a la presidencia de Brasil desde el gremialismo.

El 16 de octubre de 2010, 11 días antes de la muerte del expresidente, Moyano organizó en la cancha de River un masivo acto por el día de la lealtad peronista.

Ante más de 70.000 personas, Moyano tiró una frase que generó un gesto de fastidio en el matrimonio Kirchner. “Los trabajadores tenemos que dejar de ser un instrumento de presión para ser un instrumento de poder”.

En otro tramo de su discurso, frente a la entonces presidenta, Moyano pidió por los jubilados. “Me permito un pedido. Haga un esfuerzo para que los jubilados estén un poco mejor”.

Ese pedido público de Moyano terminó de enojar a Cristina, quien, al cerrar el acto, le respondió al entonces líder cegetista.

“Compañero, usted que anda pidiendo un trabajador para que sea presidente, le digo que trabajo desde los 18 años. Hice toda mi carrera de abogada laburando, como el último orejón del tarro", le espetó la entonces presidenta de la Nación.

Pocos días después de aquel acto, el 27 de octubre, Néstor Kirchner moría de manera inesperada de un infarto. Incluso, hubo muchas versiones, nunca confirmadas. Por ejemplo, que el expresidente había tenido una áspera discusión con Moyano dos horas antes de su muerte. El gremialista siempre lo negó.

Paros

Sin Kirchner ni Alberto Fernández, quien había renunciado como jefe de Gabinete en julio de 2008, durante el conflicto con el campo, Moyano se quedó sin interlocutores con Cristina.

La expresidenta nunca ocultó sus diferencias con el camionero. Durante su segundo mandato, tomó a Moyano como un opositor. El líder de la CGT impulsó cinco paros generales en contra del Gobierno nacional, siempre con el mismo argumento: rechazar el Impuesto a las Ganancias que pagaban los trabajadores.

La última vez que Moyano y Cristina compartieron un acto, fue en la Casa Rosada, en el año 2012, cuando la Presidenta anunció un importante aporte financiero a las obras sociales de los gremios.

Después, lo que vino fueron paros impulsado por Moyano y fuertes críticas en privado de Cristina Fernández.

Reconciliación

Moyano recuperó su relación personal con la expresidenta cuando Alberto Fernández ya era el candidato presidencial del Frente de Todos. Cuando la fórmula integrada por los Fernández ya era electa, Moyano contó que había tenido una charla con Cristina y que se habían reconciliado.

Ahora, con Alberto Fernández en el centro de la escena, en un contexto de crisis sanitaria y económica, Moyano también recuperó el protagonismo por decisión del Presidente.

* Este texto fue publicado originalmente por La Voz. Se reproduce aquí con la autorización correspondiente.

Comentarios