!-- /1418175/lgt_nota_topbanner -->

“Las decisiones vendrán cuando bajen las aguas”

Retener el agua en los campos y en el pedemonte es parte del trabajo futuro

15 Feb 2020
1

DAÑOS. Muchos lotes sintieron los efectos negativos de las intensas lluvias. INFO CAMPO

“No existe una sola causa que de cómo resultado la ocurrencia de inundaciones, es el resultado de varios y distintos factores, de una adversidad climática altamente compleja y por eso no es fácil su solución” aseveró Álvaro Simón Padrós, secretario de Coordinación del Ministerio de Desarrollo Productivo de Tucumán. “En muchas ocasiones escuché decir que la causa principal es el mal manejo del suelo por parte de los productores agrícolas, Esta afirmación simplista es totalmente errónea, por distintos motivos” sostuvo el funcionario.

Para Simón Padrós el desarrollo productivo agropecuario de la provincia tuvo y tiene efectos positivos innegables en la generación de riqueza y empleo que la posicionan como un competitivo polo productivo a pesar de su escasa superficie. “Los 5 principales cultivos producen importantes ingresos a la provincia y generan muchos puestos de trabajo registrado, siendo la misma una actividad económica” resaltó el secretario. Por ello entiende que es algo que se debe cuidar.

El funcionario expuso cuales son los puntos que desde su mirada se deben trabajar en la actualidad para hacer frente a los problemas externos que puedan aparecer, como las precipitaciones. “Los campos en producción deberán incrementar su capacidad de retención de agua con la incorporación de prácticas específicas, mediando para ello una muy fuerte gestión del Estado y el concurso activo y permanente del sector productivo” graficó. De esta forma reconoció que hay un rol que el estado debe cumplir para que el sector no sea tan vulnerable a las eventualidades climáticas.

Precisó también que la incidencia del cambio climático es clave en este tema, y que no se circunscribe a lo local sino que es un fenómeno mundial. En su panorama, Simón Padrós incluyó que las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) continúan aumentando y hoy son un 50 % superior que hace 20 años atrás. Sumó a su análisis el impacto del calentamiento global, el cual está provocando cambios permanentes en el sistema climático, cuyas consecuencias según él, pueden ser irreversibles si no se toman medidas urgentes ahora.

“Cuando analizamos los informes pluviométricos aportados por la Estación Experimental Agrícola Obispo Colombres (Eeaoc) y el INTA vemos con preocupación que en la mayoría de las localidades que tuvieron algún grado de inundabilidad, llovieron más de 200 mm en el transcurso de 3 días, desde el 7 al 9 de febrero” expuso el secretario.

A su vez indicó que las precipitaciones dieron como resultado una importante escorrentía que no produjo daños severos en los distintos cultivos que se producen en nuestro territorio. “Los daños más importantes se produjeron sobre numerosas poblaciones ubicadas al este de la provincia, sobre la red vial y el sistema de riego y drenaje” aseguró.

Para finalizar, adelantó que el momento para tomar decisiones vendrá cuando bajen las aguas.

Objetivos

El manejo integral de las cuencas, conformadas por las aguas que escurren hacia los ríos y captadas en un determinado relieve, está enfocado a realizar el aprovechamiento, la conservación y el uso de los recursos naturales. El objetivo inicial que se buscaba en el manejo de cuencas era controlar la descarga del agua captada por las cuencas en cantidad, calidad y tiempo de ocurrencia. Las técnicas eran vinculadas al manejo forestal, manejo de pastos, manejo de nieve y lluvias para tener cierto control sobre la escorrentía. El actual manejo de cuencas se asocia a temas de gestión ambiental, de ordenación del territorio, de desarrollo regional y de gestión ambiental integrada para mejorar la calidad de vida de los habitantes de una cuenca.

Comentarios