!-- /1418175/lgt_nota_topbanner -->

“La situación de los manejos de cuenca hoy es complicada”

Un técnico de la Eeaoc dio detalles sobre los efectos de las excesivas lluvias.

15 Feb 2020

“Las lluvias de esta semana sin duda perjudicaron muchos lotes de maíz y soja en casi toda la franja este y sur de la provincia, con diversos daños que todavía estamos evaluando que van desde escorrentías, anegamientos y destrucción de caminos y canales de desagüe” explicó Daniel Gamboa, técnico de la sección granos de la Eeaoc.

El experto se remitió de esta campaña para dar una idea más pormenorizada del estado actual de los cultivos. “El mes de diciembre fue muy seco, teniendo zonas de la provincia con lluvias con el 60% debajo de lo normal, por lo que las siembras fueron muy irregulares, la mayor parte debido a las lluvias de noviembre. Gamboa advirtió que en ese mes incluso se dejó de sembrar en esa fecha por la falta de humedad.

En cuanto a la distribución de la siembra, destacó que quienes iniciaron su siembra de soja y maíz temprano debieron parar por la falta de lluvias durante casi todo diciembre, hasta que las precipitaciones llegaron nuevamente al empezar el 2020. En el caso del maíz muchos productores se vieron obligados a sembrar de manera tardía.

“La falta de agua en diciembre hizo que se sembrara tarde, que muchos productores repitieran barbecho y que otros sembraran maíz sin barbechar y que realicen pos emergente con maíz nacido” graficó. Gamboa marcó que los efectos de ello fueron nocivos, ya que muchos lotes de maíz no vinieron preparados como esta clase de cultivos lo requiere.

“Sin duda que las siembras tardías afectan, ya que la oferta de luz y la oferta térmica bajan, mas allá de que después tengamos agua” recalcó.

Gamboa marcó como una de las consecuencias más importante la potencial afectación de los rendimientos se encuentren afectados, si además se suma que hay algunas plagas ya presentes.

“Ahora llego un febrero en el que nos llovió todo, con lluvias torrenciales y en poco tiempo, por lo que muchos maíces que están chicos se pueden perder”. El técnico de la Estación Experimental sostuvo que las pérdidas pueden ser grandes, ya que las escorrentías o el anegamiento superior a los dos días asfixia las raíces y hace que mueran. A lo último, sumó que el exceso hídrico no solo afecta a las plantas, sino también al drenaje, desagüe y accesos al campo, por lo que se dificulta hacer los trabajos y aplicaciones necesarios para remediar la situación.

“Hoy el panorama en los cultivos de maíz no es para nada alentador, ya que todavía debe avanzar febrero y seguramente” aseveró. El técnico explicó que en la provincia no hay campos regionalizados en lo referente a cómo sacar el agua. “Realmente la situación de los manejos de cuenca es hoy bastante complicada” recalcó.

Ante la dramática situación, Gamboa recomendó a los productores poner todos sus esfuerzos en defender el área foliar que actualmente tienen la plantas de maíz, realizando las recorridas a conciencia y los monitoreos correspondientes.

Comentarios