Hidratación y otras claves

Manuel Parajón, médico Deportólogo especializado en altura.

01 Feb 2020

Hay que considerar que en la altitud se nota el efecto del trabajo aeróbicos y disminuye la capacidad de recuperación en los esfuerzos intensos de carácter intermitente, como el del rugby. Los equipos que disponen de tiempo para aclimatar o acomodar el organismo unos tres días o más pueden tener ventaja competitiva y sufrir menor estrés. La menor humedad ambiente y la temperatura provocan mayor deshidratación. Por lo cual, es importante un control de la hidratación. Además por la elevada radiación UV hay que utilizar protectores solares de 11 a 16. En altitud, el cuerpo consume con mayor rapidez los hidratos de carbono almacenados en hígado y músculo, por lo que se recomienda elevar el consumo y la frecuencia de pastas, arroz, cereales, legumbres y frutas. En suma, hay que llegar descansado a la altura; hidratarse permanentemente; comer hidratos de carbono; cubrirse del sol o utilizar bloqueadores; no hacer esfuerzos innecesarios; dormir nueve horas y respetar horarios de descanso.

Comentarios