“No es una canasta que haya hecho el Ministerio de Salud”

Una nutricionista y una docente universitaria se suman a las críticas en torno de la nómina de productos alimenticios Corso, titular de Nutrición, dice que siguen instrucciones de la Dirección de Estadísticas.

28 Ene 2020
1

CRÍTICA COMÚN. Las especialistas coinciden en que a la Canasta Básica Alimentaria le faltan frutas y verduras.

La responsabilidad en la elaboración de la lista de productos que componen la Canasta Básica Alimentaria de Tucumán ha detonado un entredicho entre dos áreas del Gobierno tucumano.

Ayer, Josefina Corso, titular de la División de Nutrición del Ministerio de Salud de la Provincia, puntualizó a LA GACETA que esa nómina fue conformada por su área, siguiendo las instrucciones de la Dirección de Estadísticas de la Provincia. Respondió así a la afirmación de Raúl García, el director de esta última área, quien sostiene en la edición de ayer que el listado de la canasta de alimentos es responsabilidad del Ministerio de Salud. “Nos ajustamos a lo que se nos solicitó (la Dirección de Estadísticas), en el marco de los hábitos alimenticios y los aportes calóricos que pauta el Indec. Es decir, la cantidad mínima de calorías que necesita una persona”, subrayó Corso.

García, en cambio, había dicho: “nosotros no hicimos la lista, fue enteramente confeccionada por el Ministerio de Salud”.

“En 2018, la Dirección de Estadística nos requirió, formalmente y por única vez, un asesoramiento para elaborar el listado de la Canasta Básica Alimentaria. Al realizarlo, no nos movimos del esquema metodológico del Indec, ya que desde la Dirección de Estadísticas nos pidieron que respetáramos esa metodología”, abundó la profesional.

“No es una canasta que haya hecho el Ministerio de Salud. Nada más hicimos una adecuación basándonos en los hábitos locales y la disponibilidad de los alimentos”, explicó.

Nuevas objeciones

La polémica respecto de qué área estatal es la autora de la lista de la Canasta Básica Alimentaria se suscitó luego de que la nutricionista Pamela Peyrel (miembro del Centro regional de Obesidad CREO) planteara que esa nómina no promueve una dieta saludable. La profesional se apoyó en las recomendaciones de las Guías Alimentarias para la Población Argentina.

Ayer, otra nutricionista, Paula Sosa López, respaldó el análisis de Peyrel: “concuerdo absolutamente con las conclusiones”.

Sosa López, que también forma parte de CREO, coincidió en la advertencia de que la población tucumana registra un índice cada vez mayor de personas con problemas de sobrepeso.

“Hay que tener en cuenta, además, que actualmente nos encontramos con que esa misma población registra un elevado índice de sedentarismo”, puntualizó. “La consecuencia de una dieta rica en hidratos de carbono sería la malnutrición por déficit de otros nutrientes, llevando a la población a un mayor riesgo con los problemas de obesidad y sobrepeso”, puntualizó.

Peyrel consignó ayer que la Canasta Básica Alimentaria de Tucumán contiene cantidades excesivas de harinas y cortes de carne con un elevado tenor graso; a la vez que registra un déficit en materia de frutas, verduras y lácteos.

Eliana Rodríguez, profesora de Política y Economía Alimentaria en la carrera de Nutrición de la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino, también concuerda con las advertencias de las nutricionistas.

“El consumo diario de frutas y verduras no llegarían a completarse con la Canasta Básica Alimentaria. La fibra que aporta una fruta es distinta a la de otro tipo de alimento”, advirtió.

La canasta alimentaria tucumana prevé 9,5 kilos entre frutas y verduras para el consumo mensual de un adulto varón. “Con la canasta básica no se podría cumplir con esta indicación”, ratificó Rodríguez.

Comentarios