Había sido un héroe por evitar un asalto, pero lo ascendieron dos años después - LA GACETA Tucumán

Había sido un héroe por evitar un asalto, pero lo ascendieron dos años después

Los vecinos se quejaron por la demora.

16 Ene 2020
2

LA ESCENA DEL OPERATIVO. Dos agentes de policías vigilan a unos de los delincuentes que cometió el asalto en un local de cadena de farmacias.

El 23 de marzo de 2017, cuando la noche comenzaba a ganar la calle, el sargento Adrián Andrés Alderete evitó que una banda de delincuentes concretara un asalto en la farmacia de avenida Alem y San Lorenzo. El 17 de diciembre, después de más de dos años de espera, el gobernador Juan Manzur firmó el decreto ordenando un ascenso extraordinario para el uniformado por el trámite que inició el Ministerio de Seguridad en mayo pasado y esta semana se publicó en el Boletín Oficial.

El hecho había sucedido cuando el sargento estaba de descanso. Como un cliente más, se presentó en la farmacia, mientras su familia lo esperaba en el vehículo que había estacionado en la calle. Fue en ese instante, cuando cuatro asaltantes armados irrumpieron en el comercio y se dirigieron al cajero para apoderarse del dinero de la recaudación. El efectivo se escabulló entre los clientes del local hasta llegar a la puerta, donde uno de los ladrones actuaba de campana. “Traté de estar frío y de pensar bien lo que tenía que hacer”, le confesó aquel día a LA GACETA. Logró reducir a quien custodiaba el ingreso y salir a la vereda.

En la calle, un quinto delincuente se sumó al enfrentamiento y le realizó disparos. Alderete, tras advertirle que era policía, respondió el fuego. En ese momento, otros atacantes armados bajaron de un auto a respaldar a su compañero. Alderete debió aguantar el ataque en soledad hasta que un agente que patrullaba la zona llegó en su auxilio.

Uno de los ladrones salió de la farmacia con una caja cargada de dinero, intentó escapar a pie junto a un cómplice, pero Alderete lo obligó a abandonar su botín. Más tarde, la Policía logró detener a ambos. Fueron identificados como Sergio Jesús García y Lucas Fernández.

“Me quedé en resguardo del dinero y entonces llegó el personal del Servicio 911, que fueron los que persiguieron a los sospechosos”, resumió el sargento.

Con respecto a la forma de proceder de los delincuentes, Alderete entendió que se trataba de novatos: “la verdad es que no me parece que hayan tenido experiencia, creo que la situación de robo hoy en Tucumán es al voleo”.

Elsa Ortiz, una vecina que sufrió el robo en carne propia le explicó a LA GACETA: “vine a la farmacia para hacer un reintegro. Estaba haciendo ese trámite cuando llegaron los ladrones con unas armas impresionantes. A los gritos pedían el dinero. Todos se tiraron al piso menos yo, que me quedé congelada. Uno tenía una capucha y el otro un casco blanco. No me hicieron nada por suerte”.

Otros vecinos comentaron en su momento que se trató de una balacera impresionante en la que milagrosamente no murió nadie.

Agradecidos

Bruno Guisone, encargado de la farmacia asaltada, reconoció que no trabajaba en ese momento, pero que la historia se cuenta a menudo entre los empleados agradecidos por el accionar del policía.

FARMACIA. La esquina de Alem y San Lorenzo fue escenario del ataque la gaceta / foto de franco vera

“Sé que vino de civil y estaba fuera de turno cuando ocurrió el robo. Actuó con mucha valentía ante un grupo que lo superaba en número”, recordó el responsable del local. Agregó: “desde la empresa están muy agradecidos, Alderete cumplió con el deber y arriesgó su vida aun estando fuera de servicio”.

El empleado detalló que desde ese ataque, la farmacia cambió la empresa privada de vigilancia por un servicio de seguridad policial. “Somos un local al que concurre mucha gente en todo momento, era importante apostar por mayores garantías”, argumentó Guisone.

Explicaciones

Con respecto al sistema de ascensos en la Policía, el farmacéutico afirmó desconocer cómo funciona. Entiende que a lo mejor la demora forma parte del trámite, pero no puede asegurarlo. “Muchos amigos policías me han comentado que llevan hasta cuatro años de retraso”, aseveró.

Las normas vigentes establecen que a un efectivo se le puede otorgar un ascenso por su actuación. (Ver nota aparte).

En este caso, sus superiores tuvieron en cuenta que actuó cuando estaba de franco y que tuvo un destacado desempeño por haber intervenido en el hecho protegiendo la vida de por lo menos 20 personas que estaban en el interior del local. Alderete, según el decreto firmado por Manzur, ahora tendrá el grado de Sargento Ayudante.

Conseguir una promoción a través de esta vía no sólo significa un logro en los antecedentes del efectivo, sino que se transforma en una mejora salarial de hasta un 20%.

Fuentes policiales le aseguraron a LA GACETA que los ascensos están muy demorados. “Llevo dos años atrasado y no me puedo quejar porque es poco al lado de otros compañeros”, lamentó uno de los agentes que prefirió preservar su nombre para evitar algún tipo de castigo político.

“Los agentes y los suboficiales son los que más padecen la falta de reconocimiento. Casos como el que sucedió en esa farmacia deberían promoverse con más celeridad para motivar a los más jóvenes”, añadió un sargento.

“Esa noche se armó un revuelo impresionante. Estábamos todos enloquecidos con lo que había hecho este policía porque actuó muy bien. No puedo creer que le hayan demorado dos años en haberle otorgado un ascenso por lo que hizo. Parece mentira”, indicó Marcos Martínez, vecino de la farmacia.

Su amigo Juan Pacheco agregó: “si así pretenden estimular a los policías para que se rompan el alma, estamos en el horno. Es una locura que el reconocimiento haya llegado dos años después. Este fue un caso muy conocido y no entiendo por qué tanta demora. Si los gobernantes no premian a sus hombres, nunca vamos a tener hombres comprometidos”, indicó.

Los empleados recordaron que se dieron cuenta que la cadena de farmacias estaba siendo vigilada por los delincuentes. “Parece que el grupo que estaba al tanto del cambio de vigilantes de seguridad privada por efectivos de la fuerza. De los 15 locales comerciales, robaron a los dos que no contaban con el servicio policial todavía”, contó el encargado.

Los vecinos de la zona también opinaron del tema. “Acá pasa de todo. Un hecho así podría haber significado un cambio, pero fue para peor. Aquí pasamos de los arrebatos, a los rompevidrios, y de ellos a las entraderas. Es una zona donde se ponen en práctica todas las modalidades”, sintetizó Juan Carlos Ferreyra.

Aspecto legal
Los requisitos para lograr este ascenso

El artículo 10 del Reglamento del Régimen de Promociones Policiales aprobado por Decreto 5.328 de 2014 dispone que el personal policial que “en cualquier momento y lugar aislado, subordinado o en ejercicio del mando, realice un acto heroico, será ascendido por Decreto del PE, a propuesta de la Jefatura de Policía, aun cuando no haya cumplido en su grado las condiciones que determina la reglamentación”. Para obtener este beneficio, según la norma, “los hombres deben haber corrido serio peligro de muerte y que se demuestre menosprecio por la vida propia, para salvar la ajena o bienes en riesgo, o cumplir acabadamente un acto propio del deber policial”.

Comentarios