Cartas de lectores

07 Ene 2020

Los dichos de Susana Giménez I

Raúl Alfonsín quería mudar la Capital Federal a Viedma, en Río Negro. El proyecto tenía múltiples fines: descentralizar y desburocratizar el poder político y separarlo del poder económico del país, ambos excesivamente concentrados hasta hoy en el Gran Buenos Aires. Buscaba, además, solucionar el problema demográfico de la Argentina. Y quería, también, desarrollar inversiones económicas en el interior del país y dar inicio a una nueva revalorización del Estado federal. Era un proyecto elaborado con una visión a futuro, como si el expresidente adivinara el perjuicio político y económico que significa el sobredimensionamiento de la Capital Federal para el resto de las provincias. Claramente, el interior del país ocupó un lugar insignificante para las administraciónes que sucedieron a la de Alfonsín. El Noroeste del país se convirtió en la región históricamente pobre, condenada por el preconcepto social del porteño de que no podemos aspirar a más que el trabajo rural, como si el campo fuera un rebusque mediocre y no lo que es: un pie fundamental de la economía nacional argentina. Alfonsín fue un visionario, pero estoy seguro de que nunca imaginó que Susana Giménez diría: “los pobres del norte que pongan un gallinero, que se yo”, poniendo así en evidencia la maldita tendencia centralizadora.

Williams Fanlo

Azcuénaga 980, San Miguel de Tucumán

[email protected]

Los dichos de Susana Giménez II

La Señora trabaja muy pocos meses al año, los necesarios para seguir acumulando sus vergonzosos millones de dólares, que nada aportan al desarrollo cultural y económico del país. Esta Señora, que supo saltar a la fama denigrando a la mujer como objeto sexual, también supo ser tapa de revistas por haber comprado (y escondido en un granero) un auto de alta gama, con exenciones impositivas contemplados exclusivamente para personas discapacitadas. Esta Señora celebró los beneficios que el Gobierno de Mauricio Macri le dio a millonarios como ella. Esta Señora, tan carente de conciencia de clase y de conocimientos sobre su propio país, ahora critica y denigra a los Argentinos del Norte del País, mostrando su desprecio por todo lo que no brille como el dorado de su escenografía. Oro falso y seda falsa, para un lujo falso. Oro y seda que no modificará en nada a la mona, que -finalmente- mona queda.

Javier Ernesto Guardia Bosñak

[email protected]

Siembra paz, cosecha vida

“Siembra paz, cosecha vida”, es una canción que grabo el sacerdote católico Cesar “Tano” Schiatino para la paz mundial. Lo interpretaron él, el artista judio Hernan Rustein, el artista islámico Maged Alrassni y el artista evangélico Ulises Eyherabide. Juntos cantaron para lograr la vida invocando a Dios que es amor y no es vengaza ni odio, a pesar de que muchos culpan a la religión de lo que esta pasando en el mundo. En realidad es el hombre quien mal interpretó el mensaje de Dios. Ningún Dios busca matar, sino todo lo contrario: “hacer un instrumento de tu paz” . El papa Francisco ya había manifestado que era una blasfemia matar en nombre de Dios. Manifiesto esto como un aporte a la paz mundial, luego del ataque de los estadounidenses a Iran. En la guerra no gana nadie, solo los mercaderes de armas. Las vidas humanas no tienen precio, sobre todo civiles y niños que fueron y son los que mas pagan por estos errores de dirigentes asesinos.

Fernando Estaban Saade

[email protected]

Ferrocarril de cargas del NOA

Esta semana por distintos medios, los políticos tucumanos se mostraron muy molestos. La razón: que no se adjudiquen otros las obras ferroviarias que se realizaron durante la gestión anterior. Específicamente por tramos renovados de vías férreas, que son un gran aporte al transporte de cargas por ferrocarril. Así de fácil resulta contar con un ferrocarril para el NOA: reparamos vías, les colocamos vagones y locomotoras y ya tenemos el ferrocarril funcionando. Tengo la impresión de que los asesores ferroviarios de nuestro Gobernador manejan el mismo criterio. Se renuevan 400 kilómetros de vías, con una capacidad para que las formaciones desarrollen una velocidad de 80 kilómetros por hora. No tengo dudas que la empresa a la que se adjudique la obra realizará trabajos para que se pueda circular a esa velocidad, y a 100 kilómetros por hora también. El problema surge después, cuando el uso de esas vías se torne nulo o, en el mejor de los casos, algún día al mes circule alguna formación. Señor gobernador: que no le pase esto por autorizar 400 kilómetros de vías muertas. No hay proyecto más importante que el ferrocarril de cargas para el NOA, para su desarrollo productivo y su expansión. Esto no se logra con parches ni recuperando viejos ramales. Debemos ser muy responsables: están en juego el destino de producciones exportables de la región. Tucumán, por su ubicación geográfica, es el centro de la región. Por lo tanto, es el lugar estratégico para el gran emprendimiento ferroviario de cargas para exportación del Noroeste Argentino, tanto actuales como futuras. Demostremos que estamos capacitados para grandes emprendimiento y que la historia nos recuerde por ello.

Antonio Haro

Mitre 137, Tafí Viejo

[email protected]

Propinas, ¿voluntarias o no?

LA GACETA nos informa en su edición de ayer que mozos de bares opinan que el monto de las llamadas “propinas “ ha disminuido considerablemente, y lo achacan a la muy ajustada economía general. De hecho, ahora recaudan menos. El tema de este dinerillo extra que se acostumbra abonar a quien tiene a su cargo acarrear la bebida o alimentos desde el mostrador a la mesa es periódicamente discutido. ¿Se debe pagar este servicio? ¿No está incluido en el precio de lista? ¿No es obligación del negocio entregar el pedido servido? Si lo es, pagar aparte sería una repetición innecesaria. Si no lo es, quiere decir que el precio del menú no comprende el servicio, que quedaría a cargo del cliente. En el primer caso, ese dinero extra que se entrega, ya sea de manera disimulada u ostentosa -según la vanidad del donante-, luce como una mala costumbre burguesa por un lado, y denigrante para el receptor, por otro lado. Además, pagar un adicional sin que nadie te lo exija, suena maravillosamente tonto; o soberbio, quizás, según la cara del dador que, con un simple gesto, podría entenderse como una suerte de “Usted lo necesita, yo no”; o “esto va por haberme atendido bien”. Y una amplia sonrisa. El cliente satisfizo su ego, y el mozo feliz. Esto revelaría que el sueldo de estos servidores es muy bajo, dado que su mensualidad queda librado a la voluntad o a la situación económica del cliente. ¿No sería conveniente, entonces, incluir tal incremento como un pequeño agregado en el precio final, como lo hacen en los países desarrollados?

Darío Albornoz

[email protected]

Inflación y pobreza extrema

Los síntomas están a la vista de todos: precios sin control, falta de consumo, falta de ahorro y de inversiones. No es un remedio fijar impuestos directos ni aplicar congelamientos temporarios de todo tipo de valores de servicios. La causa de la crisis es otra vez esquivada por el Gobierno actual: desocupación e ignorancia por el analfabetismo de millones. Un remedio verdadero es dar trabajo con la construcción de viviendas mediante créditos hipotecarios a 30 años con cuota fija. Bajar el costo de la política al 10% del actual. No cobrar retenciones al agro y reemplazarlas por anticipos de ganancias. Terminar con el analfabetismo poniendo las escuelas públicas en orden y obligando a estudiar a los analfabetos. Gobernar conforme las leyes y la Constitución, aplicando el principio de control entre los poderes del Estado. Y exigir resultados a los distintos ministerios, como se hace con el Banco Central, que es el guardián de nuestra moneda.

Carmelo Felice

[email protected]

Comentarios