Un solo “Santo” de local y afuera - LA GACETA Tucumán

Un solo “Santo” de local y afuera

Las estadísticas reflejan una campaña muy regular.

15 Dic 2019
1

CATEGÓRICO. Ante Quilmes, en Buenos Aires, San Martín logró el triunfo más contundente de esta etapa: lo derrotó 4 a 1. foto de matías nápoli escalero (archivo)

Se sabe que el desempeño de San Martín durante la rueda inicial de la Primera Nacional semejó un “reloj suizo”. Todo el grupo, integrado por el plantel y por el cuerpo técnico, funcionó como una maquinaria aceitada, que del comienzo hasta el final fue haciendo las cosas de tal modo que cerró la etapa habiendo alcanzado el objetivo que se había propuesto.

Y al desmenuzar un poco esta parte de la campaña se advierte que San Martín transitó de manera tan regular esta instancia que sus números de local y de visitante prácticamente no muestran diferencias significativas.

En La Ciudadela disputó siete de sus 15 partidos en el torneo; fuera de casa, los ocho restantes. En ambas condiciones, cosechó cinco triunfos y dos empates -es decir, logró 17 puntos en su cancha y otros 17 en estadios foráneos-. Se sabe que sólo cayó ante Sarmiento, en la localidad bonaerense de Junín.

La eficacia de entrecasa no resulta algo tan extraño. Más allá de algunas épocas de flaqueza, La Ciudadela suele ser mayormente una cancha donde al rival le cuesta imponerse. Pero la contundencia en condición de visitante sí llama la atención; en especial, si se comparan estos números de lo que va del torneo con las estadísticas del campeonato anterior: durante su paso por la Superliga, San Martín sólo ganó dos juegos fuera de casa, empató cuatro y cayó en cinco ocasiones.

Goles

Durante esta etapa de la Primera Nacional, sí asoma una clara diferencia entre lo actuado por el “Santo” en condición de local y de visitante en lo que respecta a los goles, tanto los convertidos como los recibidos.

En la Ciudadela San Martín marcó 11 tantos; es decir, un 40,75% de los 27 que conquistó en total. Esto da una media de 1,57 gritos por juego en su casa. En cuanto a goles en contra, en su estadio sólo recibió uno; o sea, un 11,11% de los nueve que sufrió durante esta fase. La cerrazón de su arco en casa propia da un insignificante promedio de 0,14 gol por partido.

A “domicilio” anotó 16 goles; esto es, el 59,25% del total. Afuera de la provincia ostenta un promedio exacto de dos por cruce. En tanto, de visitante le marcaron en ocho ocasiones; es decir, el 88,88% de todos los goles que lleva recibidos. Esto también una media exacta: un tanto por juego.

La mayor capacidad goleadora fuera de casa se manifiesta en el hecho de que mientras que de local cerró un partido sin haber marcado -el 0 a 0 ante Defensores de Belgrano, por la fecha 8-, de visitante no dejó de convertir en ningún encuentro.

Pero tal contundencia de visitante también guarda relación con el hecho de que las más abultadas goleadas las logró de visitante: 4-1 a Quilmes (fecha 9), 3-1 a Santamarina (fecha 13) y 3-0 a Gimnasia y Esgrima de Mendoza (fecha 15). La mayor goleada que conquistó en La Ciudadela fue el 3-0 ante Atlético Rafaela (fecha 10).

Comentarios