Piden la emergencia nacional por la violencia contra las mujeres

En la marcha en homenaje a las mujeres víctimas de femicidios volvieron a pedir una ley de interrupción voluntaria del embarazo.

26 Nov 2019 Por Hernán Miranda

La tortura, violación y muerte de las tres hermanas Mirabal cumplió ayer 59 años. A miles de kilómetros de la República Domicana, donde las asesinaron los agentes del dictador Rafael Trujillo, una multitud de mujeres tucumanas se reunió para conmemorarlas en el Día Internacional de la Violencia contra la Mujer. Y también para denunciar una vez más la violencia que muchas sufren día a día y que este año ya ha matado a 11 personas en Tucumán y 246 en todo el país.

Una larga columna de banderas de colores, humo de bengalas y redoble de tambores recorrió al atardecer la calle 25 de Mayo desde la plaza Urquiza hasta la Independencia. Llevaban íconos con los rostros de las víctimas y carteles con consignas contra los femicidios, los abusos y la violencia. Dándole la espalda a la Casa de Gobierno, protestaron y leyeron un exigente documento dirigido a la sociedad y el Estado.

Régimen de violencia

“¡Alerta, hermana, acá está tu manada! ¡Abajo el patriarcado que se va a caer, se va a caer! ¡Arriba el feminismo que va a vencer, que va a vencer!”. Estas fueron algunas de las estrofas de la larga canción que bailaron y saltaron las manifestantes antes de que Verónica Camacho inaugurara el acto sobre un escenario montado delante de un pesebre de Navidad.

Camacho, de la Casa de Mujeres Norma Nasif, consideró que todas las leyes favorables al feminismo aprobadas por el Congreso no existirían sin estas movilizaciones: “creemos que salir a la calle es imprescindible para visibilizar los femicidios y terminar con este régimen de violencia”.

Por su parte, la cacique de El Mollar, Margarita Mamaní, habló primera y denunció la discriminación contra las mujeres de su comunidad. “Somos violentadas por nuestras polleras -graficó-. Esta situación de opresión y exclusión debe terminar”.

MARCHA. La multitud da la vuelta a la plaza antes de leer sus demandas.

Exigencias al Estado

Después del discurso de Mamaní, las representantes de cada una de las agrupaciones organizadoras leyeron por partes una lista de demandas. Las que encontraron más eco entre los manifestantes fueron los pedidos para que el Congreso apruebe una ley de interrupción voluntaria del embarazo y declare la emergencia nacional contra la violencia hacia las mujeres. También recordaron el caso de “Lucía” y reclamaron las renuncias de la ministra de Salud de la Provincia, Rossana Chahla, y la fiscala Adriana Giannoni, a quien acusaron de perseguir a Cecilia Ousset y José Gigena, los médicos que interrumpieron el embarazo de la niña de 11 años.

Además, exigieron una serie de políticas públicas provinciales y nacionales y pronunciaron algunas consignas contra el acoso y el abuso sexuales. Y repitieron otras demandas, como el fin de la condena de Milagro Sala, la renuncia del presidente de Chile, Sebastián Piñera, o el retorno de Evo Morales al Gobierno de Bolivia.

Contra Alperovich

La denuncia por presunto abuso sexual contra José Alperovich cerró la marcha pirotécnicamente. Mientras la mayoría se desconcentraba, personas del Frente Darío Santillán amontonaron y encendieron algunos carteles con fotografías del ex gobernador. A unos metros del fuego, entretanto, un grupo de mujeres con las caras pintadas todavía bailaba: “¡somos las nietas de todas las brujas que nunca pudieron quemar!”.

Comentarios