Piñera prepara una reforma constitucional

El presidente responde así a una demanda de los manifestantes La Constitución data del pinochetismo y ya ha sido reformada antes. La fiscalía investiga por torturas a 14 policías.

10 Nov 2019
1

CUBIERTO. Un manifestante enmascarado abre un paraguas durante una protesta en Santiago de Chile. Reuters

SANTIAGO.- El presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció que su Gobierno prepara un proyecto de reforma constitucional con el fin de responder a una de las demandas oídas durante las protestas de las últimas semanas. En principio, la Constitución reformada definirá mejor los derechos de las personas y las obligaciones del Estado y creará mejores mecanismos de participación popular.

Sin embargo, Piñera no anticipó cuándo enviará la propuesta al Congreso para su discusión. “Esto -transmitió- hay que hacerlo dentro del marco de la Constitución, la democracia y el Estado de derecho, porque hay algunos que quieren saltarse ese marco. Creo en los cambios a la Constitución, que son legítimos y lo vamos a discutir”.

Si bien muchos manifestantes reclaman la convocatoria de una Asamblea Constituyente, esta ley fundamental no contempla su modificación por ese camino. Aunque fue sancionada durante la dictadura de Augusto Pinochet, ya ha sido reformada varias veces.

Abusos policiales

Por otra parte, el presidente aseveró que la Justicia debe investigar si ha habido abusos en el control de las protestas. “No soy el juez, pero también observo y creo que ha habido excesos. Pero eso tiene que ser investigado por la fiscalía y juzgado por los tribunales”, consideró.

El Ministerio Público había anunciado durante esta semana que abrirá una investigación por torturas contra 14 policías. Entretanto, el ministro de Salud, Jaime Mañalich, ya había alertado sobre lesiones desproporcionadas y violación a los derechos humanos. En cualquier caso, Piñera insistió en que su Gobierno, la Policía y las Fuerzas Armadas están comprometidos con el respeto a los derechos humanos.

Las protestas contra el Gobierno y el sistema económico chileno reúnen a multitudes y han derivado algunas veces en saqueos, incendios y olas de violencia. Durante los primeros días de estallido social, el presidente había decretado el estado de emergencia y el toque de queda, pero las multitudinarias manifestaciones continuaron. En consecuencia, Piñera presentó una serie de medidas sociales paliativas y cambió a parte de su gabinete. Esta semana también anunció medidas para controlar la violencia. (Reuters)

Comentarios