La sonrisa de un radical tucumano junto al ahora presidente electo

Agustín Romano Norri, que se encuentra dentro del paraguas de Juntos por el Cambio, fue estudiante de Alberto Fernández en un curso de posgrado hace unos años.

09 Nov 2019
1

Hubo un radical en Tucumán que tuvo una pizca de alegría cuando Alberto Fernández triunfó en las elecciones presidenciales, aunque eso significó la derrota del candidato de su espacio, Mauricio Macri. El concejal de la capital Agustín Romano Norri, que se encuentra dentro del paraguas de Juntos por el Cambio, fue estudiante del presidente electo en un curso de posgrado hace unos años. Por eso, pese a lamentar que el macrismo no pudo forzar el balotaje, dijo estar feliz por el mandatario electo.

Romano Norri, quien alcanzó la reelección este año como edil, contó que cursó en 2013 un módulo del Máster en Asesoramiento de Imagen y Consultoría Política en Salamanca y que uno de los módulos estuvo a cargo de Fernández. “Éramos tres los argentinos que cursábamos ese año. Comenzamos chicanéandolo por su entonces pasado kirchnerista. Después -esa noche- nos invitó a cenar con su pareja, que en ese momento era Vilma Ibarra. Y bueno, conversamos de política, de Néstor Kirchner. Siempre tuvo mucha admiración hacia Néstor”, recordó. “En ese momento se había alejado por diferencias con el kirchnerismo. Él es una persona de diálogo, entiende la política así. Sobre todo charlamos sobre las decisiones tomadas en torno a la crisis de 2008 con el campo, cuando lo llamó a Julio Cobos porque Miguel Ángel Pichetto le decía que el kirchnerismo no tenía los números. Fueron muchas anécdotas sobre el poder”, agregó.

La relación continuó finalizado el posgrado. “Después lo visité en Buenos Aires y nos invitó junto con otro compañero del máster a comer al Hotel Faena, en 2014. Nos comentó que estaba sentado en la mesa y el lugar donde se sentaba siempre Néstor Kirchner, y se acordó de cuando habían comenzado a construir el espacio Compromiso K en 2002. Nos contó la anécdota de que Carlos Reuteman no quería ser presidente, tampoco Juan Manuel de la Sota, y le ofrecieron la candidatura a Kirchner. Entonces, el secretario de Eduardo Duhalde, con Alberto y Néstor, comenzó a llamar uno por uno a los intendentes del conurbano para organizar actos para la candidatura presidencial. Fueron muchas charlas del poder”, continuó el radical.

En 2015, en otro viaje a Buenos Aires, esta vez se encontraron en el departamento en Puerto Madero del presidente electo. “En ese momento fui con dos radicales tucumanos más a su casa. Nos mantenemos en contacto, lo felicité este año cuando se confirmó su candidatura. Seguro lo iré a ver cuando asuma como presidente, pero como amigo. Obviamente que estará muy ocupado. Jamás hubiera imaginado que un docente mío fuera presidente del país. Sé que (al momento de cursar) él era un animal político y nos comentaba que quería ser senador en 2015 con Sergio Massa. Él siempre estuvo en la cocina de los presidentes, como armador. Ahora le toca ser presidente a él”, reflexionó. Y agregó: “es un tipo decente, con pocas pulgas o un temperamento fuerte, no sé cómo describirlo mejor, pero creo que será un buen presidente. Tiene un auto normal, no tiene chofer ni custodio y cuando nos invitó a comer pagó con tarjeta, como hace cualquier persona normal”.

“Igual aclaro que seguiré en el radicalismo y en el espacio del oficialismo municipal, para trabajar por los vecinos”, aseveró el radical, mientras mostraba algunas fotos que se sacó con el presidente electo.

Comentarios