Golpe al bolsillo: prorratean el aumento en colegios privados

Los padres deben pagar aumentos de hasta 8,1% a partir de este mes en los aranceles escolares. A lo que hay que sumar dos cuotas más por matrícula.

23 Oct 2019 Por Magena Valentié
1

El último aumento de las cuotas de los colegios privados dejó a los padres con la soga al cuello. Con una suba de hasta el 8,1% a partir de este mes, enviar a un chico de primaria costará un promedio de $ 3.000 en los establecimientos más económicos, o alrededor de $ 5.500 si se trata de uno de clase media o más de $ 13.500 en los de mayor nivel, sin llegar al más alto. Hay que aclarar que el sistema privado es tan variado por la diversidad de sus aportes que es difícil generalizar.

Lo cierto es que a esta altura del año, además de los incrementos en las cuotas, se suman la matrícula, con los aumentos correspondientes, para el ciclo 2020 y, como fuera poco, los profesores particulares para salvar materias. Ana, madre de tres hijos, dos en la secundaria y uno en la primaria, paga $ 20.000 en cuotas por mes, por los tres. Esto representa el 50% de su sueldo como empleada de una empresa privada. “Además desde agosto empecé a pagar las inscripciones 2020 en cuotas: $10.000 más por mes. ¡Es insoportable para los bolsillos de los trabajadores destinar $30.000 a educación! Hace unos años ese monto representaba menos de un tercio de mi sueldo y ahora es más de la mitad”, reniega esta madre, que vive de un sueldo medio en Tucumán.

Aumentó la tarifa de la luz y su casa se oscureció. Se incrementó la del gas y el ahorro siguió por la cocina. Al auto lo usa menos y ya cortó el cable de TV. ¡Pero no puedo pagar menos colegio. Firmamos un contrato por 10 cuotas, aunque mi hijo no vaya un mes completo!”, protesta. “Además tengo que sumar el transporte escolar, casi como otra cuota de colegio o el colectivo. Esto sin contar con los uniformes, los apuntes y libros, y el profesor particular que en el caso de la secundaria ronda los $ 200 la hora”, resume.

8,1% y un poco más

Durante el año, los aranceles tuvieron tres aumentos: 24,55% en marzo; 9,5% en julio y 8,1% en octubre. Esto hace un acumulado de 42,15%, en el año. Estos montos incluyen la cláusula gatillo del 15%, que se dispara cuando la inflación supera el valor de los salarios dentro del marco de la paritaria de principios de año.

El agravante del último aumento (disposición n° 352) es que se publicó el 11 de octubre, cuando la mayoría de los padres ya había pagado las cuotas del mes. Por eso, según los colegios consultados por LA GACETA, algunos piden que se pague la diferencia en boleta aparte y otros ofrecen dividir el incremento del 8,1% por la mitad. Pero entonces, en los hechos, en vez de pagar hasta un 8,1% de aumento, el padre terminará abonando hasta 12% más en las cuotas de noviembre y diciembre.

¿Qué ocurrió? Daniel Nacusse, quien participó de las reuniones de la Comisión Asesora de Aranceles, explicó que “las negociaciones siempre son difíciles y llevan tiempo, sobre todo cuando hay una cláusula gatillo que por su metodología genera un problema”. En este punto aclaró que “la inflación del mes de septiembre recién aparece en el Indec después del 15 de octubre por eso también este 8,10 % que se aumentó quedó lejos de la cláusula gatillo. Además, esta tendría que ser retroactiva a septiembre y sin embargo se aprueba a partir de octubre. “Por eso, nosotros como propietarios de colegios privados, vemos como una pérdida ese 15% que no recuperamos en septiembre”, dice.

Para Nacusse la situación de los colegios es bastante comprometida. “El costo laboral consume entre 85 y un 90% de los recursos de los colegios”, que son casi 200 en Tucumán. Además recordó que el 12% del incremento de las cuotas en marzo corresponden a la cláusula gatillo de diciembre 2018.

La crisis económica es aún más acuciante entre los colegios parroquiales, que son privados y cuya cuota es muy baja, porque reciben el 100% de aportes del Estado, que va íntegramente para el pago de sueldos.

Pero aunque las cuotas se vayan por las nubes, el dinero no siempre llega en tiempo y forma a los docentes de esos colegios. “Algunos pagan los primeros días de mes y otros esperan a que salga el aporte”, dice Bernardo Beltrán, titular de Sadop. Por ahora la morosidad del pago de las cuotas está entre 35 y 45 % calcula Nacusse. Pero cuando es el propio Estado el que demora entre 10 y 15 días para transferir los aportes, la rueda de incumplimientos vuelve a girar.

Comentarios