Ataque en Garmendia: “quiero que lo metan preso y pague por lo que hizo”

Una mujer, de 26 años, recibió un disparo en la cabeza; aprehendieron a su pareja. La víctima y el acusado discutían el martes en una vivienda. La chica fue internada en el hospital Padilla. Reclamo familiar.

19 Sep 2019 Por Luciana Nadales
1

DRAMA. “Le tiró a matar este tipo”, expresó Carlos Gutiérrez, uno de los hermanos de la víctima. la gaceta / foto de hector peralta

Tras un año de difícil convivencia, la última discusión terminó con un balazo. Melina del Carmen Gutiérrez, de 26 años y cuatro hijos, entre ellos una beba de 16 días, se salvó milagrosamente. La bala que le disparó su pareja, Ezequiel Valenzuela, de 22 años, le rozó la parte izquierda de la cabeza y no causó graves daños. “Le tiró a matar este tipo”, describió Carlos Gutiérrez, uno de sus hermanos. Ella terminó internada en el hospital Padilla y él fue aprehendido por la Policía de Garmendia, localidad al noreste de la provincia, donde viven los Gutiérrez y sus parejas.

Melina había estado viviendo en la ciudad de Nueva Esperanza, provincia de Santiago del Estero, junto a su ex pareja y sus tres primeros hijos, y luego de separarse hace un año y medio, volvió a Garmendia para reencontrarse con sus familiares. Allí, la joven conoció al agresor y decidieron convivir. A los pocos meses, Melina quedó embarazada. Para vista de todos los vecinos y familiares, según contó su hermano, mantenían una buena relación de pareja pero eso cambió el martes a la noche. “Ella nos contó que se despertó en medio de la noche y vio que Ezequiel estaba afuera con su niña de ocho años. Le pareció extraño y comenzó a preguntarle qué le hacía a su hija, comenzaron a discutir y ahí él le metió el tiro”, relató Carlos.

Advertencias

“Cuando se mudó al barrio, yo le dije que no se acercara a este chico. Está perdido en la droga, toma siempre y no hace nada. Ni siquiera cuida de sus hijos. Yo sabía que esto iba a pasar en algún momento”, se lamentó. “Es una persona muy agresiva y hasta tuvo malos tratos con los hijos de mi hermana. ¡Tengo tanta impotencia! Lo único que quiero es que lo metan preso y pague por lo que hizo. No puede ser que sólo se castigue a alguien cuando se mata. Ella, gracias a Dios, no murió pero es terrible lo que hizo. No es el accionar de un ser humano, sino de un cobarde”, agregó Carlos.

En un mismo terreno habitan dos familias. Por un lado, en una de las edificaciones reside Carlos junto a su esposa e hijos; mientras que en la casa de al lado residían Melina con el agresor y sus hijos. A pesar de estar separados por sólo unos metros de distancia, Carlos contó que no tenía permitido ver a sus sobrinos, y cada vez que los cruzaba notaba un descuido en ellos. “Seguramente este tipo le ordenaba a mi hermana que no me los traiga a los chicos, así los vea. Iban a la escuela pero yo los veía muy infelices y abandonados. Mi hermana siempre fue una mamá ejemplar y ama de casa que se dedicó siempre a sus hijos pero ahora con este tipo la situación cambió. Él es una mala persona”, expresó.

Según dijo Carlos, en reiteradas ocasiones tanto los chicos como su hermana eran maltratados por el acusado. El martes recibió un llamado diciendo que a su hermana le habían pegado un tiro y pensó que era el final. “Ese tipo no está bien de la cabeza. Siempre le pintó cosas de colores a mi hermana y ella le creyó todo. Estoy seguro de que estaba borracho o drogado al momento del disparo”, agregó. Hace dos semanas, el hombre había hablado con Melina para advertirle sobre el estado de ella y de los chicos en este último tiempo. Ella, sin embargo, decidió continuar con la relación.

Melina Gutiérrez se encuentra internada en el hospital Padilla en observación. “Está consciente y puede hablar. Gracias a Dios, esa bala rozó su cabeza y no la mató”, dijo el hermano. Los familiares exigen justicia por lo que le pasó a la joven. “Queremos que él termine preso”, expresó Carlos.

Comentarios