Alerta: hubo nuevos ataques con inhibidores de alarma

La Policía identificó a una pareja que había desvalijado una camioneta.

18 Sep 2019 Por Gustavo Rodríguez
1

El inhibidor de alarma secuestrado por la Policía en un operativo se puede conseguir en internet desde $1.600.

M.V.F.G dejó estacionada su camioneta en la zona de General Paz y avenida Alem para realizar unas compras. Se bajó y pensó que había cerrado las puertas. Cuando regresó, se dio cuenta de que desconocidos habían sustraído del interior un coche de bebé que acababa de comprar; un bolso donde tenía una notebook Dell y dos cargadores de celulares y una riñonera con U$S 2.000.

Desesperada, se dio cuenta que había sido víctima de un ataque de inhibidores. Lo pensó unos días y decidió realizar la denuncia en la división de Delitos contra la Propiedad. Los investigadores abrieron una investigación y comenzaron a buscar datos para dar con los autores del hecho. Sospechaban que se trataba de una banda que se dedicaba a cometer ilícitos a través de esta modalidad.

Los pesquisas, al mando de los comisarios Walter Salvatierra y Daniel Robles, recogiendo testimonios y analizando las cámaras de seguridad de la zona, descubrieron que un hombre y una mujer, a bordo de un Peugeot 307 negro, habían sido los autores del hecho. Consiguieron realizar allanamientos en la vivienda de los sospechosos donde secuestraron el coche y la computadora. Además, encontraron un inhibidor de alarma que en las páginas de internet se venden a $1.600.

El médico J.C.P dejó estacionado su Fiat Argo en la zona del Palacio de Tribunales, en barrio Sur. También pensó que el vehículo había quedado totalmente cerrado. Y al volver, descubrió que le habían robado un bolso donde llevaba su computadora donde guardaba las historias clínicas de sus pacientes. “No quise hacer la denuncia porque pensaba que nadie haría nada para recuperarla. Después, al hablar del tema con mis amigos, me cuestionaron por qué ni siquiera lo había denunciado en las redes sociales. Ahora me arrepiento”, dijo el profesional a LA GACETA.

“Siempre es importante que se realicen las denuncias correspondientes para poder investigar los casos. No sólo la Policía trata de ubicar a los autores, sino que además busca las alternativas para tratar de prevenir. Por ejemplo, se refuerza el personal en determinadas áreas y se les advierte de lo que está sucediendo para que estén más atentos”, explicó el comisario Robles, jefe de la ex Brigada Capital.

El investigador agregó que normalmente son organizaciones que atacan en puntos clave. “En zonas de bancos, estacionamientos de centros de compras y shoppings. Hay que estar atentos y, también, tratar de no dejar pertenencias a la vista. El mejor método de prevención es, después de activar el cierre centralizado, controlar manualmente para confirmar que quedaron trabadas las puertas”, indicó.

Tendencia

El sistema es conocido popularmente como inhibidor de alarma, pero en realidad se trata de un dispositivo que neutraliza el cierre centralizado de los vehículos y no las alarmas. Es un modus operandi que se extendió en todo el país y, en nuestra provincia, de casos aislados pasaron a repetirse una y otra vez. Los primeros ataques se dieron en Yerba Buena, después pasaron a Barrio Norte y ahora se conocieron casos en barrio Sur.

Al inhibidor se lo puede adquirir en internet a un valor que va entre los $ 700 y $ 2.000, según su calidad. Tiene varias formas que van desde una especie de handy hasta la de un llavero, pasando por una especie de dispositivo similar a los que entregan las empresas de cable o de televisión satelital que se conectan a los televisores.

Todas las marcas de autos tienen registradas frecuencias para el cierre centralizado de sus vehículos. Los ladrones consiguen esa información y programan los inhibidores con esa frecuencia. Así van eligiendo sus víctimas y atacando. Según los especialistas, no tienen un 100% de efectividad, pero sí cuentan con un alto porcentaje de conseguir éxito en la maniobra ilegal.

Comentarios