Cómo llegar al nivel más profundo del placer

En la feria de Sexualidad y Erotismo, Expo X, disertará la psicóloga Mariana Luna, sobre cómo disfrutar de nuestra vida sexual

07 Sep 2019
1

CON EL OTRO. Con la respiración se puede ampliar el mapa erótico.

La cabeza está a mil. Pensás en todo lo que estuviste haciendo en el trabajo o esa discusión con tu amigo. La mente te lleva a otra parte. Te arranca de donde estás, con tu pareja o con vos mismo, y el placer se disuelve o no se lo consigue. “Para ello, el mindfulness entra en juego y propone que la atención esté en el presente para poder conectarte con tu cuerpo o con el otro”, comienza a explicar Mariana Luna, psicóloga (mp 2472) y sexóloga en formación. Ella es una de las disertantes de la segunda edición de la Feria de Sexualidad y Erotismo del NOA llamada Expo X, que se realiza hasta hoy en el hotel Hilton Garden Inn. La charla de Luna, “Mindfulness erótico”, propone que todos nos abramos a niveles más profundos del placer y a una mayor capacidad de disfrutar nuestra vida sexual.

Mindfulness (o atención plena) es una técnica de meditación oriental milenaria, que llegó a la medicina occidental hace más de 30 años de la mano de Jon Kabat-Zinn, y que se emplea para reducir el estrés. “En el campo de la sexualidad la trabajo por las disfunciones sexuales, eyaculación precoz, anorgasmia, deseo sexual bajo, que tienen que ver con trastornos de ansiedad, ansiedades o con películas mentales que tenemos a la hora de establecer un contacto con el otro o con nosotros mismos”, cuenta la psicóloga tucumana.

Luego explica que los modos aprendidos que tenemos de disfrutar la sexualidad vienen de la mano de la pornografía, entonces el placer sexual está reducido mentalmente a la genitalidad y no a otras partes del cuerpo. “Todos tenemos el mecanismo que si nos excitamos tenemos que pasar inmediatamente al acto sexual. El mindfulness es observar esa película mental que todos traemos, y a través de la respiración llevarla al cuerpo para ampliar nuestro mapa erótico, descentrarnos de los genitales, y por ende ampliar la satisfacción sexual. En cuanto yo puedo empoderarme de mi placer sexual, podré disfrutar plenamente, sola o en pareja”, añade.

El mindfulness propone la espontaneidad, el juego, el conectarnos, tener distintas sensaciones y texturas. Es un mundo por descubrir.

“Es algo nuevo. Nosotros tendemos a ir a lo seguro y eso no nos genera placer, porque con el tiempo nos hace perder ese placer, el deseo. Es un espacio nuevo y creativo. Cuesta, pero nos abrimos de a poquito al deseo. Hay ejercicios, por supuesto, que los propongo en la práctica de hoy”, cuenta la disertante de Expo X.

Comentarios