Tucumán tuvo su primera experiencia de cine adaptado para chicos con autismo - LA GACETA Tucumán

Tucumán tuvo su primera experiencia de cine adaptado para chicos con autismo

"Cine distendido" se llama el proyecto, que tuvo su prueba piloto en el teatro Rosita Ávila con "Tom y Jerry"

03 Sep 2019

Para los chicos con autismo no hay nada que les resulte fácil. Incluso los momentos de diversión y esparcimiento, que para otros son precisamente para distenderse, para ellos puede ser una experiencia estresante.

Ir al cine, por ejemplo, los enfrenta a varias situaciones: desde salir de sus casas y desplazarse por la ciudad hasta encerrarse en un lugar con personas desconocidas, en un bombardeo constante para sus sentidos.

Por eso, en Tucumán motorizaron el proyecto "Cine distendido", que consiste en crear una atmósfera controlada en la sala, con todo adaptado para que los chicos con trastornos del espectro autista -entre otras patologías- puedan disfrutar de la función como cualquier otra persona.

"Si bien el espectro autista es muy amplio y cada persona tiene sus características, hay al menos dos cosas en común: tienen dificultades en las relaciones sociales y la comunicación y también tienen un percepción desorganizada, por lo que los sonidos intensos o las luces fuertes los puede dejar en un estado de crisis. Esto hace que sea muy difícil para ellos tener actividades recreativas", explica Atilio Boggiato, un estudiante avanzado de Psicología, a punto de recibirse, que se está especializando en los trastornos del espectro autista.

Para generar este espacio controlado es necesario por un lado editar la película para disminuir el brillo, quitar las escenas con violencia o explosiones y nivelar el volumen para evitar grandes sobresaltos sonoros, que pueden tensionar a los espectadores. Además la sala permanece con las luces encendidas y cuenta con la presencia de acompañantes terapéuticos.

La función piloto de Gentileza Atilio Boggiatto.

El 24 de agosto se realizó la primera función de "Cine distendido" en Tucumán, en el teatro municipal Rosita Ávila. Fue una prueba piloto, de convocatoria cerrada, a la que asistieron 150 espectadores. Según Boggiatto, fue una experiencia muy positiva y los padres pidieron que haya al menos una función de este tipo al mes.

"La idea es que esto se haga periódicamente para que sirva de una especie de entrenamiento para los chicos. Son destrezas que se aprenden y se adquieren progresivamente, por eso es importante que se sostenga en el tiempo. El objetivo de máxima es que podamos adaptar los estrenos comerciales a las premisas del cine distendido", explicó el responsable del proyecto.

Para eso, Boggiatto recurrió al concejal Agustín Romano Norri, quien presentó un proyecto de ordenanza para crear el programa "Cine distendido" en San Miguel de Tucumán. "En el ámbito del Concejo Deliberante se hicieron las primeras reuniones, en las que participaron padres que hicieron sus aportes para armar el proyecto", precisó el joven terapeuta, miembro del Observatorio Sobre Políticas del Autismo - Antena Tucumán.

A la función piloto asistieron también personas con distintos tipos de alteraciones de la percepción, es decir, que otro de los objetivos es hacerlo extensivo no solo a las personas con trastornos del espectro autista. "Queremos que en este espacio controlado los chicos puedan enfrentarse a situaciones y que vayan aprendiendo a manejarlas, con el objetivo principal de que adquieran autonomía", destacó.

La función piloto de Gentileza Atilio Boggiatto.

La idea es que mediante una situación controlada, se recree un espacio controlado que tienen sus características especiales puedan soportara, puedan acostumbrarse, es una especie de entrenamiento, le daría habilidades sociales, que los expone a situaciones para que las puedan ir resolviendo, que tengan autonomía, que puedan andar solos.

En conjunto con Juan José Rodríguez, técnico audivisual, Boggiatto editó un compilado del clásico "Tom y Jerry", con una duración de 30 minutos y quitando todos los sobresaltos sonoros y visuales. Tanto en el armado previo como en la función contaron con la presencia de médicos voluntarios, fonoaudiólogos, psicólogos y terapeutas de la salud que trabajan en el Centro Educativo Terapéutico "Nuevos Aires".

Según Boggiatto, es la primera experiencia de este tipo en el NOA. Antes hubo antecedentes en Córdoba, Esquel y La Plata, bajo el mismo nombre, heredado de una experiencia de "teatro adaptado" que tuvo muy buenos resultados.

Según un informe del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, en el año 2002 la prevalencia del trastorno del espectro autista era 1 de cada 150 niños, pero la tasa fue en aumento: en el 2006 era 1 cada 110; en 2012, 1 cada 88 y en la actualidad alcanza 1 de cada 66.

"El trastorno del espectro autista es uno de los diagnósticos más frecuentes del momento. Se trata de una nueva epidemia de la clínica de la infancia, y ha desplazado ampliamente al déficit de atención. Ha avanzado muy rápidamente y por eso es necesario plantear acciones específicas para este tipo de problemas", finalizó.

Comentarios