Si tu perro vive y duerme con vos es mejor desparasitarlo cada mes

Una medida clave para prevenir enfermedades zoonóticas. Hay que tener más cuidado con los cachorros. Riesgos en las plazas y parques.

20 Ago 2019 Por Lucía Lozano
3

MAS PROTECCION. Cambió el vínculo entre las mascotas y los humanos, y por lo tanto hay que cuidarse más.

> A LA CUCHA

En muchas plazas del mundo los perros no pueden tener acceso a los lugares donde juegan los chicos. Cuenta el veterinario Luis de Chazal que la razón de esta medida es la Larva Migrans Ocular, una enfermedad causada por larvas parasitarias que lesionan el ojo y que pueden incluso derivar en ceguera.

Es cierto que la gran mayoría de los casos que entran en contacto con la larva no llega a tener consecuencias, pero también es cierto que una minoría sufre las consecuencias, que son gravísimas e irreversibles.

Es por eso que Organismos internacionales como la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), recomiendan reforzar la protección a los animales de las parasitosis para evitar el contagio en las personas.

También lo sugieren los veterinarios, especialmente teniendo en cuenta que cada vez más persona tienen mascotas en sus hogares y que los vínculos entre los humanos y sus animales se ha ido modificando: hoy son como un integrante más de la familia. Muchos perros y gatos viven dentro de la casa, viajan en el auto, descansan en los sillones del comedor e incluso duermen en las mismas camas que sus dueños.

En conclusión, si antes había que desparasitar a los animales dos veces al año ahora hay que hacerlo todos los meses así se reducen los riesgos para las personas, advierte la doctora María Fernanda Iglesias, de la Asociación Argentina de Parasitología Veterinaria, en un informe presentado por el laboratorio veterinario LABYES.

Otras recomendaciones de Iglesias son: no alimentar las mascotas con carne cruda o mal cocinada, recolectar las heces durante los paseos y seguir siempre buenas prácticas de higiene, como lavado de manos y desinfección de superficies, entre otras. Todas estas medidas son clave para minimizar los riesgos de contagio de enfermedades provocadas por los parásitos zoonóticos.

Analizar cada caso

Aunque cada caso es particular, el veterinario De Chazal opina que, en general, desparasitar a la mascotas cuatro veces al año es suficiente: hay que hacerlo interna y externamente. El problema es que muchas veces la gente se acuerda una vez cada 12 meses (con suerte).

“El antiparasitario adecuado lo define el veterinario, depende de la edad de la mascota, de si es perro o gato”, explica el profesional. Se les puede administrar pastillas o inyectables.

Sebastián Rivadeneira, de la división Zoonosis del Sistema Provincial de Salud (Siprosa), precisa que en cachorros lo ideal es desparasitarlos cada 45 días. Para la primera edad vienen gotas especiales.

El profesional detalla que la principal fuente de contagio de parásitos la constituye el suelo de espacios públicos, como plazas o parques. Al salir al exterior para pasear, los perros están expuestos a contagiarse.

¿Aumenta el riesgo de contagio de parásitos a una persona si el animal vive dentro de la casa? “El riesgo siempre es mayor si al animal se los desparasita muy de vez en cuando. Esto debe hacerse periódicamente”, insistió.

Tipos de zoonosis

Las zoonosis parasitarias más comunes (enfermedades de los animales que son transmitidas al hombre) son Larva Migrans Ocular, Larva Migrans Visceral y Dipiliadiasis, en las que los parásitos ingresan por vía oral, y otras como Larva Migrans Cutáneas que atraviesa la piel, describe la doctora Iglesias.

El riesgo de contagio para las personas es permanente y las consecuencias pueden ser variadas. Por ejemplo, la Larva Migrans Ocular, que afecta principalmente a los niños, lesiona estructuras internas del ojo y, si no es reconocida a tiempo, puede derivar en pérdida de la visión. En opinión de Iglesias, es clave tener en cuenta que los cachorros nacen con parásitos que les transmiten las mamás durante la gestación y a medida que las mascotas crecen van adquiriendo otro tipo de parásitos. Las estadísticas marcan que alrededor del 30% de los perros y el 22% de los gatos que viven con familias presentan parásitos internos zoonóticos.

> Para tener en cuenta

Externos e internos.- Los parásitos más comunes en perros son las pulgas, las garrapatas y los gusanos internos, que pueden afectar distintas partes del cuerpo del animal. Les pueden generar desde vómitos, dolor abdominal, pérdida de peso, diarrea y decaimiento hasta enfermedades más graves. A los cachorros hay que desparasitarlos antes de su primera vacuna, entre sus primeros 21 y 30 días de vida.
Opciones para protegerlos.- Hay pastillas, gotas e inyectables para el desparasitado interior. Para el exterior hay pastillas, collares, pipetas o ampollas, sprays, talcos y champús.
¿Qué pasa con los gatos?.- ¿Si el gato no sale, hay que desparasitarlo? ¿Es necesario vacunarlo? Son dos preguntas frecuentes que reciben los veterinarios. La respuesta es: ¡sí, siempre! En nuestro país se requiere por ley vacunar contra la rabia desde el quinto mes de vida y repetir anualmente en forma obligatoria.

- Noticias

> Hidroterapia, láser y acupuntura: opciones para mascotas cada vez más humanizadas
En Estados Unidos, de 84,9 millones de hogares, el 68%, tienen una mascota, según Steve King, el director de la asociación American Pet Products (APPA). El año pasado, el gasto en ellas alcanzó la cifra récord de U$S 72.600 millones. La salud es la categoría en la que el gasto ha aumentado más, ya que los dueños de mascotas empiezan a descubrir los tratamientos que tienen a su disposición: desde hidroterapia, láser y acupuntura hasta tratamientos psicológicos. Cada vez hay más mascotas que son tratadas como humanos. “Estos perros son los primeros hijos de muchas personas”, dijo Brant Hassell, un veterinario del hospital District Veterinary.

> ¿Es verdad que la carne a la parrilla puede ser dañina

para los perros?


Aun cuando sea una costumbre muy arraigada, los restos de carne a la parrilla no son buenos para los perros. La sal y los condimentos que suele tener irritan el estómago de los animales y hacen que deban beber mucha más agua. Eso recarga el corazón y los riñones, lo que para animales mayores o crónicamente enfermos incluso puede ser letal, advierte la Federación alemana para la Salud de los Animales.
Además, las cebollas o el ajo que se utilizan para condimentar tienen un efecto negativo sobre los glóbulos rojos de los perros. Y mucha atención también con los huesos, ya que los que provienen de carne hecha a la parrilla se astillan más rápido y pueden dañar el estómago de nuestros peludos amigos.

> Los quirófanos móviles atenderán mascotas esta semana en Villa Luján
Los quirófanos veterinarios móviles del Centro de Adaptación y Reubicación Animal (Cenara), que depende de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán, brindarán el servicio gratuito de castración de mascotas en el barrio Villa Luján desde hoy y hasta el viernes, de 9 a 18. Estarán en el block B, departamento 4, en la calle Don Bosco 3.278. Los animales tienen que ser mayores de seis meses para poder ser castrados y deberán ir en ayunas de 12 horas de líquidos y sólidos.  

Comentarios