Macri no hizo autocrítica y le echa la culpa al kirchnerismo por el terremoto financiero

“Deben mejorar su credibilidad”, afirmó el Presidente, al justificar la reacción de los mercados por las suba del riesgo país y del dólar.

13 Ago 2019
1

SIN VUELTAS. En varias ocasiones Macri reclamó al kirchnerismo que actúe con responsabilidad. Pichetto apoyó los dichos y hasta defendió al Presidente. reuters

El presidente, Mauricio Macri, brindó ayer una conferencia de prensa tras la derrota en las PASO. Varias veces repitió que el kirchnerismo tiene la culpa por el terremoto financiero y cambiario que sufrió la Argentina. Además, dijo estar confiado de poder revertir la situación electoral entre octubre y noviembre y forzar un balotaje, negó cambios en el Gabinete e instó al frente electoral ganador a que actúe con responsabilidad.

“El Gobierno todavía tiene muchas más cosas para mostrar, proponer, debatir y hacer”, resaltó Macri al analizar las elecciones del domingo, y tras vaticinar que las de octubre serán “una buena oportunidad para demostrar que el cambio continúa”, negó la posibilidad de realizar reemplazos en los cargos del Gabinete nacional.

“Toda elección es un mensaje y nosotros lo escuchamos. Los votos que no nos acompañaron representan una bronca acumulada de todo el proceso duro económico que tuvimos que recorrer en estos tres años y medio”, agregó. A continuación, le endilgó estas dificultades al “arranque, por la herencia que recibimos, que era realmente muy difícil”.

Afirmó que su administración está haciéndose cargo “de las dificultades que generó esta elección”. Habló de “la euforia que había en el mundo económico local e internacional el viernes pasado, a partir de encuestas que estaban equivocadas, y decían que íbamos a tener un buen resultado. Veíamos gente que estaba dispuesta a invertir y a partir del resultado favorable al kirchnerismo hemos tenido un día muy malo”.

Sin autocrítica

A partir de estas palabras, y lejos de ensayar una autocrítica, Macri encaró un discurso pro grieta, en el que culpó a la victoria de Alberto Fernández -por ende a quienes lo votaron- por el desplome de la Bolsa, la suba del riesgo país y el salto en el tipo de cambio. En ese sentido, opinó: “hoy estamos más pobres” que antes de las PASO.

“Me mata pensar que con un resultado positivo estaríamos creciendo”, agregó el mandatario. “De esa parte no me puedo hacer cargo. Yo no manejo los mercados”. También le pidió al kirchnerismo que actúe con responsabilidad y que se haga cargo por los movimientos que, según su óptica, generó el triunfo de los Fernández.

Y agregó una frase con advertencia: “si el kirchnerismo gana en octubre o en noviembre, esto es una muestra de lo que va a pasar. No podemos volver al pasado porque el mundo ve eso como el fin de la Argentina”. “Nunca estuvimos tan cerca de cruzar el río”, dijo.

Uno de los periodistas presentes en la conferencia le habló de la gente que está sufriendo por no poder llenar la heladera, y Macri se defendió: “yo he estado en la casa de muchos argentinos que tienen muchos problemas; pero este proceso de construcción económica lleva mucho tiempo. Alguien tiene que querer invertir y para eso hay que tener reglas e instituciones”.

Tanto el Presidente como su candidato a vice, el peronista Miguel Pichetto, que habló más como un integrante del gobierno que como candidato a vicepresidente, intentaron dejar abiertas las esperanzas de una victoria en un eventual balotaje. Según Macri, “esta elección no sucedió”, en relación a que el resultado del domingo no representa un cambio de gobierno.

Pero lejos de medir y evaluar la diferencia de más de 15 puntos que obtuvo la fórmula presidencial opositora, Macri confió en que va a revertir “esta mala elección por una mejor que nos lleve a una segunda vuelta en noviembre”.

Acerca de la situación del día después, puntualizó: “estamos gobernando, y lo hemos hecho en situaciones peores; el kirchnerismo tiene muchísimas más responsabilidad que antes del domingo”.

Y volvió a desgranar culpas hacia el sector K. “Las dudas sobre la economía es porque ellos no despiertan confianza: la alternativa kirchnerista no tiene confianza en el mundo”, enfatizó. Resaltó que el propio Frente de Todos debería “hacer autocrítica y resolverlo”, porque “el mundo económico no confía en él”.

Y como en un discurso de campaña, agregó: “ellos han dicho que ponen en duda los compromisos, las Leliq, ponen en duda un montón de cosas. El kirchnerismo ya gobernó, el mundo conoce lo que hizo, tienen que hacer un esfuerzo adicional de convencer que va a hacer algo distinto. Y ahí nosotros no podemos participar, lo mismo que ellos tienen el peso que tienen, el votante argentino, porque gobernaron”, enfatizó. “Ellos creen que pueden mejorar la economía, yo no creo. Si caemos en la política del pasado no van a haber mejoras, no existen las cosas que ellos utilizaron para generar como buen gobierno populista un presente bueno a un futuro hipotecado”.

A continuación, defendió su equipo de trabajo: “estamos gobernando y la elección está ahí no más. Los cambios de gabinete se hacen cuando uno pasa una elección y va a comenzar un nuevo período. Soy una persona que cree en el valor del equipo y no tiendo a hacer cambios de manera simbólica, sino que pienso que pueden ayudar a que funcionen mejor. Todos los días nos cuestionamos las cosas y pensamos qué nos conviene y qué no”, resaltó Macri.

Sobre algunas medidas que podría tomar el Gobierno para enfriar la economía, Macri dijo que instruyó al equipo de Hacienda para que “estudie y prepare las resoluciones necesarias para cuidar a los argentinos, haciéndonos cargo de nuestra tarea que es gobernar”.

Análisis

Por su lado, el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, felicitó “a los ganadores de esta primaria”, señaló que “el mensaje de las urnas fue contundente”, e indicó que el Gobierno “hará lo posible para dar vuelta la elección” en octubre.

“El 47% nos pasó un mensaje muy claro que tenemos que reconocer y comprender; sobre todo la clase media que evidentemente no se sintió cuidada y que tuvo además una reacción a través del voto frente a las dificultades que está atravesando la sociedad desde la crisis de abril de 2018”, recalcó.

Asimismo, Frigerio admitió que tienen la responsabilidad de gobernar hasta el 10 de diciembre,que no habrá transición, pero advirtió que “la oposición también tiene la responsabilidad de acompañar y garantizar la gobernabilidad”. Dijo que el golpe “fue duro para el Gobierno”. “La elección no es lo que esperábamos como tampoco la reacción de los mercados”, afirmó. (Infobae/Perfil/Télam)

Pichetto: “el Presidente está en control”

“Quiero decirles que el Presidente está en control. Está con toda la responsabilidad frente a los acontecimientos económicos y que esto no terminó. Esta ha sido la elección primaria. El verdadero debate de los contenidos del rumbo de la Argentina se empieza a desarrollar ahora de cara al 27 de octubre. Es difícil pero estamos comprometidos con todo el coraje y convicción para tratar de revertir este resultado”, arrancó diciendo Miguel Pichetto, en la conferencia junto al presidente, Mauricio Macri. “No le echamos la culpa a la gente de cómo ha votado, pero sin dudas es interesante que analicen los efectos y consecuencias de ese voto. Se está desarrollando. Los resultados, si bien aparecen muy difíciles de acotar, hay un escenario abierto en donde la gente tiene que interpretar el sentido del voto útil. Muchos sectores minoritarios expresan afinidad con el Gobierno. Ese voto configura 5%. Mucha gente se quedó en la casa. El escenario está abierto, esta historia no está cerrada”.

Comentarios