Atlético despertó y eso es lo importante

El “Decano” volvió a caer pero mostró su mejor versión.

21 Jul 2019 Por Andrés Burgo
1

JUEGO EN EL MEDIO. Bravo jugó en todos los amistosos que disputó Atlético en la pretemporada y se fue asentando poco a poco en el renovado medio campo que tendrá el equipo en esta pretemporada. Foto de Paula Zelarallan - prensa Banfield

En lo que podría ser declarado el amistoso con más termos y mates de la historia del fútbol argentino, una buena forma que los hinchas de Banfield eligieron para acompañar el entrenamiento inusualmente mañanero -que empezó a las 9.37-, Atlético al fin mostró su versión más despierta de la pretemporada. Después de los primeros tres ensayos jugados entre Salta y Buenos Aires en los que pareció haber jugado con la almohada pegada en la cara, el “Decano” tuvo su versión más activa, casi en ritmo de competencia.

La derrota 1 a 0 contra Banfield, es cierto, no supone una buena noticia porque además certifica un cierre del paso preparatorio por Buenos Aires con tres derrotas en tres partidos, y sin haber convertido ningún gol -el martes había perdido 1-0 con Vélez y el jueves, 2-0 contra Boca-. Como además Atlético había empatado 0-0 ante Gimnasia de Jujuy en el inicio del trabajo en Salta, es evidente que el equipo de Ricardo Zielinski todavía está en construcción ofensiva: en el Día del Amigo volvió a demostrar que no pasa su relación más cordial con el gol.

Dicho eso, su actuación de ayer -que no puede decirse que haya sido buena- al menos significó un paso adelante. Si Atlético había corrido de atrás al rival y a la pelota en los ensayos anteriores, lo que ocurrió ante 500 espectadores en el estadio “Florencio Sola” fue más auspicioso. Aún teniendo en cuenta la mayor fragilidad del rival -el equipo de Hernán Crespo sólo ganó uno de los diez partidos jugados en 2019 por la Superliga y en la pretemporada empató 1-1 con Argentino de Merlo, reciente campeón de la D-, al fin se vio un Atlético más competitivo, trabajado y confiable. En definitiva, un equipo más “Zielinski”.

Acorde a una etapa del año en la que el entrenador no busca triunfos sino un equipo para el debut en la Superliga dentro de ocho días, Zielinski siguió cambiando jugadores respecto de las formaciones iniciales contra Vélez y Boca. En relación al 0-2 con Boca jugado 48 horas atrás, Gustavo Toledo reemplazó a Agustín Lagos, Cristian Erbes a Leonardo Heredia y Augusto Lotti a Leandro Díaz.

Aunque es cierto que Atlético aún no tiene una formación definida, el mediocampo ayer conformado entre Ramiro Carrera, Federico Bravo, Erbes y José Luis Fernández se movió como un bloque sólido. El primer tiempo fue favorable al “Decano”, que pudo convertir gracias a un par de pases filtrados en ofensiva de Bravo para el siempre movedizo Lotti, acaso el mejor jugador de Atlético.

Hubo, es cierto, algunas deficiencias defensivas, en especial por el sector de Fabián Monzón y de Dylan Gissi, ambos algo inseguros. Justamente por la izquierda de la defensa llegó el gol de Agustín Fontana, ya en el segundo tiempo, cuando Alejandro Sánchez había reemplazado a Cristian Lucchetti, el arquero siempre aplaudido en Banfield -el “Laucha” salió en el intervalo con una molestia en la ingle pero nada grave-.

Sobre una cancha con demasiada arena y algo de rocío, los cambios fueron desvirtuando el primer partido -fueron dos tiempos de 40 minutos-. En el segundo turno llegaron los goles de Atlético hasta entonces prohibidos en Buenos Aires: en el 2-2 de los suplentes marcaron para Atlético, Marcelo Ortiz y Tomás Cuello, de penal.

A la mejoría en la producción de los posibles titulares, Zielinski le agregó otro detalle favorable: que no hubo jugadores con golpes o molestias. Según dijo el entrenador después de los partidos, “en líneas generales fue positivo porque pudimos competir y nadie se lesionó. Venimos a Buenos Aires para soltarnos y ver cómo están los jugadores, no para ganar. Estamos buscando el equipo y se hacen evaluaciones que dejan a los jugadores más cerca o más lejos de la titularidad”.

El lateral derecho Gustavo Toledo, de correcta actuación, coincidió con el entrenador. “Lo bueno es que pude sumar minutos. Por momentos estuvimos apretados y por momentos no, pero el balance fue positivo. Son partidos de preparación que pueden salir bien o mal, pero lo importante es que sumamos tres partidos”, dijo el Toledo defensor, cuando los mates de la mañana ya le dejaban lugar al olor a los choripanes del mediodía y en Atlético sólo se empezaba a hablar del debut contra Central, el lunes 29 a las 21.10 en el Monumental.

Comentarios