Un rastro de sangre llevó a esclarecer el crimen de un joven

La Policía ya detuvo a dos sospechosos.

19 Jul 2019 Por Gustavo Rodríguez
1

MOVIMIENTO. Efectivos y peritos en el lugar donde se produjo el crimen.

El rastro de sangre que salía de una casa, seguía por la calle y terminaba en una vivienda, fue clave para esclarecer el crimen de un joven en Concepción. Por el hecho ya fueron detenidas dos personas en las últimas horas.

El miércoles, cerca de las 19, fue encontrado sin vida David Exequiel Medina, de 23 años. Estaba en el piso de la cocina de su domicilio, ubicado en Próspero Mena 3.076, en medio de un charco de sangre.

Varios testigos coincidieron en señalar ante los policías que la víctima había estado reunida con varias personas durante la tarde. Al parecer, según confiaron fuentes judiciales, habían estado consumiendo bebidas alcohólicas y, probablemente, drogas. Dijeron además que un adolescente se había marchado de la casa enojado, llorando e insultando.

Al revisar el lugar, los pesquisas pesquisas encontraron el rastro de sangre que los llevó hasta la casa del joven, ubicado en el mismo barrio donde se produjo el crimen. El adolescente, de 17 años, habría contado que se encontraba en el lugar junto a la víctima y otras personas. Que se fue porque había sido agredido por el joven fallecido y por eso no podía relatar cómo se había producido la muerte de Medina.

La teoría

“La víctima tenía muchas heridas y en distintas partes del cuerpo. Eso hace prever que no fue agredida por una sola persona. Además de golpes y heridas de arma blanca, también se estableció la existencia de una fractura de cráneo”, sostuvo Enrique Rojas, fiscal que está al frente de la investigación.

El informe de la autopsia reveló que Medina presentaba fractura de cráneo (habría sido provocada por un golpe en la cabeza) y un profundo corte en el cuello (realizado con un cuchillo). El perito dijo que el fallecido presentaba lesiones en su mano, por lo que es probable que haya intentado defenderse.

El adolescente dijo que en la casa se encontraban él, Medina, un tal “Cochuna” y “Arielito”, que son padre e hijo, y un tal “Bombillero”. Salvo el menor, todos tienen antecedentes por delitos contra la propiedad. Dos de ellos, según confiaron fuentes policiales, habían recuperado la libertad hace menos de un mes.

Ataque en grupo

La teoría de que se habría tratado de un ajuste de cuentas quedó rápidamente descartada. Los investigadores recogieron otra versión de lo que podría haber ocurrido. Al parecer, la discusión se había iniciado porque Medina habría agredido a una mujer que estaría vinculada con el padre y con el hijo que se encontraban en la reunión.

Durante la discusión, la víctima habría agredido al adolescente y por ese motivo decidió escapar del lugar. Los otros tres participantes reaccionaron de la peor manera y comenzaron a agredir salvajemente al dueño de casa.

El adolescente quedó demorado y ayer a la tarde la Policía detuvo a “Cochuna” y están tras los pasos de los otros dos sospechosos.

Comentarios