La inflación se atenuaría durante el segundo semestre del año y se recuperarían los salarios

Según la consultora Ecolatina, la calma cambiaria sólo será válida durante el período electoral o hasta que se agoten las reservas.

24 Jun 2019
1

INCENTIVOS PARA EL CONSUMO. Dado que las paritarias se firmaron con un escenario de aceleración inflacionaria, el poder adquisitivo se recuperará. la gaceta / foto de inés quinteros orio

El alza de precios se atenuaría en la segunda mitad del corriente año y el poder adquisitivo de los trabajadores formales se podría recuperar levemente en la previa electoral, según un informe de la consultora Ecolatina difundido ayer.

“Luego de que el Banco Central anunciara que podía vender Reservas dentro de la zona de no intervención cambiaria, ahora llamada zona de referencia, las presiones en este frente se desinflaron significativamente y el peso incluso se apreció un poco en términos nominales”, indicó Ecolatina.

Este nuevo contexto, a criterio de la consultora, determinó que uno de los principales motores inflacionarios se apagara convenientemente.

“Si a esto le sumamos que las correcciones tarifarias se concentraron al principio del año, el alza de precios se atenuaría en la segunda mitad de este año”, agregó.

Recuperación salarial

En lo que respecta a los salarios, Ecolatina señaló: “dado que las paritarias se firmaron proyectando un escenario de aceleración inflacionaria, el poder adquisitivo de los trabajadores formales (que representan dos tercios del total empleado) se recuperaría levemente en los meses pre-electorales”.

Y agregó: “si sumamos además la ansiedad que provoca casi un año de ‘consumo reprimido’ y los estímulos no salariales que viene implementando el gobierno (Ahora 12, Plan Junio 0 km, créditos Argenta y Precios Esenciales, entre otros), podemos afirmar que en este año impar también tendremos un veranito electoral, aunque más corto que en las ocasiones anteriores”.

De cumplirse esta proyección, la economía dejará de ser un punto tan flaco para Cambiemos, según aventuró Ecolatina.

“Para que este escenario optimista se concrete es necesario que la calma cambiaria de las últimas semanas se profundice. Durante mayo y lo que va de junio bastó con la amenaza de que el Banco Central de la República Argentina (BCRA) podría vender reservas para que las presiones se atenuaran. Sin embargo, cuando el proceso electoral sea inminente no alcanzará sólo con esto: la fuga de capitales del sector privado llegará su pico”, agregó la consultora.

Por último, Ecolatina indicó: “en ese entonces, habrá que ver de qué poder de fuego efectivo dispone la autoridad monetaria: aunque las reservas brutas rondan hoy los U$S 70.000 millones (es decir, el 11% del PBI), las netas rozan los U$S 20.000 millones (el 3% del PBI), de modo que son acotadas y, además, necesarias para cancelar la deuda pública en moneda extranjera por la imposibilidad de acceder a los mercados de crédito. Por eso, A modo de conclusión, podemos afirmar que esta ‘promoción’ de calma cambiaria tiene un límite: será válida hasta que terminen las elecciones o hasta agotar el stock de las reservas”.

El día a día

Por otra parte, un informe de iProfesional.com señala que el sector privado ha reconocido ya una mejora del consumo en las últimas semanas, gracias a -como dice Ecolatina- los estímulos oficiales y las primeras cuotas de paritarias que vienen a recomponer los salarios.

Otro dato que se tienen en cuenta los empresarios es que, entre junio y julio, el consumo podría tener sus mejores meses por la llegada también del medio aguinaldo.

Si bien un dólar en $ 44 puede representar para quienes tienen más espalda una buena oportunidad para el atesoramiento, en los comercios señalan que hay consumidores que ya están “gastando a cuenta” el ingreso “extra” de junio.

Hasta ahora, el Gobierno volcó $ 55.000 millones de la mano de los créditos de Anses. “La eliminación de intereses en Ahora 12 representa unos $ 14.000 millones”, explicó el economista de la Federación de la Industria Maderera (Faima) Leandro Mora Alfonsín, quien remarcó en tanto que “un punto de suba en los salarios son $90.000 millones que se vuelcan al mercado”.

El sector es uno de los que considera que los estímulos pueden generar una mejora en el consumo o, al menos, detener la caída. Aunque se admite que tiene fecha de vencimiento a fin de año, después de las elecciones.

La renovación del exitoso Ahora 12 también se presenta como un atractivo para ganarle a la inflación a fuerza de cuotas sin interés.

De la mano de los “anabólicos”, los supermercados señalan que hay un leve repunte y una mayor participación del Ahora 12 para línea blanca.

“También hay un leve repunte por algo de paritarias o gasto a cuenta del aguinaldo”, remarca el representante de una de las cadenas multinacionales de consumo masivo que operan en el país. La comparación interanual también jugará a favor, porque entre mayo y julio del año pasado se vieron fuertes caídas en las ventas. El leve despegue de las ventas cuenta para el ánimo del consumidor y las elecciones, aunque para los productores y comerciantes no genera un cambio pronunciado. (Télam)

Comentarios