“Se necesitan mujeres ingenieras; piensan variables que a veces el hombre no contempla”

Rosana Hadad se desempeña en la Universidad Tecnológica Nacional. Es ingeniera, docente e investigadora. Por qué se siente discriminada.

17 Abr 2019

Llegó a Tucumán desde Buenos Aires de adolescente, y su abuela le preguntó qué quería estudiar. Ella respondió con seguridad: “quiero ser ingeniera”. La mujer la llevó a la calle Rivadavia, entre España e Italia, y le dijo: “acá se estudia ingeniería”. Ingresaron al edificio de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), se inscribió y, desde entonces, ese recinto se convirtió en su segundo hogar. Rosana Hadad es ingeniera en sistemas, docente, investigadora, formadora de emprendedores, referente en Tucumán del Protocolo contra la Violencia de Género en la UTN y varias cuestiones más que conforman un extenso currículum.

Esta madre de tres hijos y aficionada al cultivo de orquídeas participó del ciclo “La otra pregunta” en su calidad de docente universitaria destacada por su trayectoria. Durante la charla no sólo habló de la importancia de la tecnología en la educación, sino que también se refirió a los paros docentes, a la discriminación y a las situaciones complejas que vivió en el ámbito académico por su condición de mujer. A continuación, algunos de sus conceptos más importantes.

- Sos ingeniera en sistemas de la información ¿qué significa?

- Tenemos una mirada sobre nuestro contexto que permite abarcar un espectro de posibilidades y dificultades que identificamos como problemas. Estudiamos las organizaciones desde un punto de vista sistémico para detectar las posibilidades de soluciones que esa organización requiere en el contexto de la información. Pero no hablamos sólo de lo informático, sino de los vínculos entre los sistemas de esa organización, que están basados en una línea rectora: los procesos de negocios. De ese modo se puede desarrollar sistemas de información que faciliten el trabajo en esa organización.

- ¿En Tucumán las organizaciones lo aplican?

- Si, muchas. Hay otras que están en la transición de implementar alguna de estas cosas. En los últimos años pudimos ver cómo el estado se va modernizando. Empezaron a aparecer los primeros sistemas de seguimiento de expedientes. Se empezó a transitar el camino del e-goberment. El Estado pone en público la información que maneja. A esa información tendría que acceder cualquier persona. El tema de la accesibilidad es otra cuestión de incumbencia de la ingeniería en sistemas.

- Sos mujer en un ámbito donde las mujeres suelen ser minoría...

- En los últimos años se observa un número mayor de mujeres en el ámbito de la ingeniería, pero todavía somos pocas. Seguimos siendo minoría, pero esa apertura mental se está dando de a poco.

- ¿Qué hace falta para que más mujeres ingresen en estas carreras?

- Se necesitan mujeres ingenieras para que hagan distintos trabajos. Es una mirada diferente a la del hombre. La mujer está atravesada fuertemente por la emoción. Y piensa en otras variables que el hombre a veces no contempla.

- Se dice que las ingenierías son las carreras del futuro y que no ingresan tantos ingenieros como el mercado demanda…

- Esto es así. La inserción laboral depende de la capacidad con la que egresa el profesional. Si nosotros logramos que, al egresar, el estudiante tenga las herramientas para seguir capacitándose y que se mantenga actualizado va a tener inserción laboral. Pero si no logramos eso, no va a tener buena inserción. Por eso es importante la formación universitaria de ese ingeniero. Una persona que se dedica a la tecnología no puede dejar nunca de estudiar y de aprender. En la Universidad Tecnológica se forma la mitad de los ingenieros del país.

- Muchas de las grandes organizaciones de la región están manejadas por argentinos…

- Argentina tiene un sistema de educación muy bueno. Ademas, tenemos la capacidad de hacer mucho con poco. Es la característica del profesional argentino: tiene nivel alto de creatividad.

- ¿Un libro es tecnología?

- Sí. El autor de los libros utiliza multimedios, una computadora; el que te transmite algo a través de un libro de papel es el primero que utilizó la tecnología.

- ¿Siempre leés temas vinculados con tu profesión?

- No siempre. Me gusta mucho la historia, la historia argentina.

- ¿Qué cosas no se hicieron y urge aplicar para incrementar las competencias de un egresado?

- Desde mi experiencia y opinión, hay que profesionalizar el oficio del docente universitario. Eso implica que debe tener su perfil de estudios. Hay que dotarlo de mejores competencias en el hacer docente.

- Se dice que la docencia está en crisis ¿Coincidís con eso?

- Es un proceso de aprendizaje continuo. El docente es un trabajador; debe cobrar por lo que hace y sería muy bueno un reconocimiento salarial al mismo nivel de estudio que tenemos.

- ¿Te interesa la política?

- Siempre hice política universitaria. Soy consejera superior representante de los docentes.

- ¿Qué opinás de los paros?

- Es un punto crítico. Porque yo no hago paro jamás, pero es una cuestión ideológica. Alguna vez alguien me manifestó su disconformidad y yo le manifesté mi postura. Si quieren no firmo, pero a mi clase siempre la doy. Cada uno tiene una responsabilidad social.

- ¿Cómo se forma un líder?

- Experimentando, llegando a espacios donde se puedan tomar decisiones, compartiendo con otros el espacio de toma de decisiones.

- Sos referente del protocolo contra la violencia de género en la UTN ¿Cómo se está aplicando?

- Seis veces al año nos reunimos los consejeros a trabajar en el Consejo Superior. Desde hace tiempo se venía discutiendo la idea de establecer un protocolo contra la violencia de género y la discriminación. La violencia existe en todos los ámbitos de nuestra vida, pero con este protocolo se apunta contra la violencia institucional hacia las mujeres y otros géneros. Busca proteger a las personas que se sienten víctimas.

- ¿Los casos que se dieron el año pasado en la UNT empujaron a hacer denuncias en la Tecnológica?

- Más impulso generó el hecho de que el grupo de implementación del protocolo fuera conversando con los alumnos dentro de nuestra institución.

- ¿Viviste situaciones de violencia de género, discriminación, acoso?

- En lo particular, nunca me sentí acosada. Pero sí me sentí discriminada, me siento discriminada hasta el día de hoy en algunas situaciones. Pero cómo administra uno eso es la cuestión. No lo sufro, lo vivo, lo gestiono y lo manifiesto: ¿esto es porque soy mujer, porque soy mujer de, porque soy madre de, por qué me hacés esto?

Comentarios