La advertencia de Naciones Unidas sobre la crisis del agua ya es palpable en Tucumán

Esta tarde, especialistas y ciudadanos se unen en un foro que se realizará en la Facultad de Derecho de la UNT para analizar la situación de este recurso natural.

22 Mar 2019 Por Soledad Nucci

Tres de cada 10 personas en el mundo no tienen acceso a agua potable segura. Y en unos años, será peor: el crecimiento demográfico, la contaminación y el desarrollo insostenible aumentarán la presión sobre los recursos hídricos. A ese escenario se le añade el calentamiento climático, que también acentuará la escasez. Así lo alerta el nuevo informe de Naciones Unidas titulado “No dejar a nadie atrás” y publicado el martes con motivo de la celebración por el Día Mundial del Agua, que es hoy.

Aunque la distancia entre Tucumán y los sitios donde se reúnen los líderes del mundo sea abismal, la crisis del agua es palpable en esta provincia, coinciden los especialistas. Dice Franklin Adler -ingeniero y ex docente del departamento de Ingeniería Civil de la Facultad de Ciencias Exactas- que los problemas se fueron acumulando en las últimas décadas, a causa de la urbanización, del sistema productivo y de la ausencia de obras de infraestructura. Sus dichos se oyen similares al planteo de Naciones Unidas. Luego, Adler sintetiza en tres los principales desafíos a escala local: agua potable, cloacas e inundaciones.

El ingeniero Leandro Díaz -del laboratorio de Construcciones Hidráulicas de la Universidad Nacional de Tucumán y presidente de la filial argentina de la Asociación Mundial para el Agua (Global Water Partnership-GWP)- sostiene que en los últimos años se hicieron las mayores inversiones en los tendidos de agua potable y cloacas. No obstante, los resultados fueron pobres: “las cañerías nuevas han sido mal ejecutadas. Y las viejas deberían haber sido reemplazadas porque han cumplido su ciclo de vida”.

No es que mal de muchos sea consuelo de tontos, pero otra vez el informe de Naciones Unidas puede sonarnos conocido. Según ese documento, la persistencia de desigualdades en el acceso al saneamiento se alimenta de políticas mal diseñadas y aplicadas de manera inadecuada, así como de un uso ineficaz de los recursos financieros. “El problema no es la falta de agua, sino su mala gestión”, declara Díaz.

Entonces, ¿estamos atrapados y sin salida? ¿Debemos seguir naturalizando que las calles de San Miguel, Yerba Buena o Tafí Viejo escupan aguas cloacales? ¿Cada vez que diluvie La Madrid volverá a inundarse? ¿Seguirá siendo habitual que en verano haya problemas con el suministro del agua?

“Sólo si la sociedad civil se organiza y articula con el sector público y privado, se resolverán los problemas”, contesta Liliana Abascal, doctora en Geología y máster en Gestión del Agua. Y no lo dice ella, únicamente. Naciones Unidas ha planteado, entre otros conceptos, que la buena gestión y la cooperación entre los usuarios pueden promover el acceso a este elemento vital.

70 % de la extracción mundial de agua es generado por la agricultura.-

Atenta a ello, Abascal observa que, en Tucumán, ni el Estado ni las empresas privadas han podido garantizar por sí solos la eficiente asignación de los recursos. Por eso, cree que hay poner en marcha otras estrategias. La gobernanza del agua (un término acuñado en las mesas de negociación de los líderes del mundo) se refiere -explica la experta- a la búsqueda de soluciones bajo el principio de colaboración.

80 % de las aguas residuales retornan al ecosistema sin ser tratadas o reutilizadas.-

> El Acuerdo de París
El Acuerdo de París es un acuerdo dentro del marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que establece medidas para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Su aplicabilidad sería para el año 2020, cuando finaliza la vigencia del Protocolo de Kioto. Fue adoptado el 22 de diciembre de 2015. El 1 de junio de 2017, el presidente estadounidense Donald Trump anunció la retirada de ese país. Las demás naciones, en cambio, reiteraron su compromiso.

> Objetivos de desarrollo sostenible
Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), también conocidos como Objetivos Mundiales, son un llamado universal a la adopción de medidas para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad. Se trata de 17 metas se pusieron en marcha en enero de 2016, a instancias del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.



> El decenio del agua
La Asamblea General de Naciones Unidas proclamó el período 2018-2028 como el Decenio Internacional para la Acción “Agua para el Desarrollo Sostenible”.

> Hacen falta más recursos públicos
Invitan a los gobiernos a invertir en el agua
Naciones Unidas insiste en que no existe una fórmula mágica para afrontar los problemas. Investigación científica y desarrollo son esenciales. Pero la insuficiencia de fondos representa un obstáculo, admite el estudio. Por ello, invitan a los gobiernos a aumentar drásticamente los recursos públicos disponibles para la expansión de los servicios. Eso es lo que reclama Pablo Pero, presidente del Ipec Tucumán -Iniciativa de Pensamiento Colectivo-. Según el presupuesto de la provincia, este año se planean destinar $ 410 millones a obras hídricas (canalización, riego, agua potable y cloacas, entre otras tareas). La cifra se vuelve insignificante cuando se la compara con los $ 411 millones -dice Pero- que han sido presupuestados para la Secretaría de Comunicación Pública (de donde salen los gastos publicitarios). El Día Mundial del Agua es una oportunidad para revisar la salud de la Tierra. Como toda revisión, hay un pronóstico sobre lo que pasará si continuamos como hasta ahora. Y algunas acciones recomendadas para hacer lo correcto. De nosotros depende.

Comentarios