Messi siempre es bienvenido

El diez de Barcelona se puso a las órdenes de Scaloni en Madrid.

19 Mar 2019

Pocas horas después de haber recibido una inédita ovación del parte del público de Betis de Sevilla por haberle marcado un exquisito gol a su propio equipo, Lionel Messi cambió el chip de su horizonte. Por algunas horas, cambió Barcelona por la Selección. Con su habitual bajo perfil, se sumó al entrenamiento del equipo que ahora conduce Lionel Scaloni, en el predio de Valdebebas, la ciudad deportiva de Real Madrid.

Más de ocho meses y medio de su última incursión con la camiseta de la Argentina (fue el 30 de junio de 2018, en el Mundial de Rusia, el día de la eliminación ante Francia), el rosarino volvió al ruedo. Vestido con una camisa a cuadros y una campera de cuero de color oscuro. descendió de una camioneta que lo llevó de Barcelona a Madrid. Saludó a Scaloni y sus colaboradores y luego a sus compañeros.

Más tarde, ya en la práctica, Messi realizó trabajos regenerativos. Se dejó ver de buen humor y distendido con el resto de sus compañeros. Casi todo el tiempo tuvo cerca a ex Boca, Leandro Paredes, y el ex Racing, Rodrigo De Paul, todo un símbolo de su immediata ambientación al proceso que inició Scaloni, que apuntó a sumar, fundamentalmente, a futbolistas de la nueva generación.

Desde que Scaloni se hizo cargo en forma interina del equipo, Messi no intervino en los seis compromisos amistosos que enfrentó la Selección: Guatemala (3-0), Colombia (0-0), Irak (4-0), Brasil (0-1) y México (2-0 y 2-0).

Como se sabe, además de Messi, otro integrante de la “vieja guardia” que fue citado en esta ocasión fue Ángel Di María.

Messi finalizó su primer día de trabajo con el plantel sin inconvenientes y retornó con sus compañeros al hotel Eurostars Madrid Towers de la capital española. Hoy habrá doble sesión de trabajo.

Comentarios