Poesía reunida de Manuel Aldonate

Homenaje a una figura central de las letras tucumanas.

17 Mar 2019
1

RECONOCIMIENTO. La publicación es un merecido homenaje a Aldonate.

ANTOLOGÍA

POETA DEL PUEBLO DEL AZÚCAR

MANUEL ALDONATE

(Municipalidad y Concejo de Monteros - Tucumán)

Los tajos del machete le ajan el alma. El sudor del cañaveral gotea en la metáfora. Un poema le camina los surcos del pensamiento. La melaza de la injusticia le exacerba el dolor masticado en el trapiche. Aunque la luz trae su desnudez y su llanto a Juan Bautista Alberdi, Monteros lo hará hombre, poeta y maestro. En un gajo de esa Rosa de Abolengo, colgará sus versos potentes que hablan de la explotación, la pobreza, la desesperanza, de ese hermano expoliado por el patrón azucarero. Machi Márquez Alurralde, Dionisio Campos, Ernesto Toledo Núñez, Puga García, le contagian la caricia por el campesino, pero también por el árbol, el río, la música, el pájaro… Titilan sus sentimientos en un abrazo largo. Parado en una rama del grito contenido, su voz se yergue desafiante. Funda en Monteros una de las patrias de los poetas.

La Antología poética: Manuel Aldonate, poeta del pueblo del azúcar reúne Poetas del cañaveral (1951), Clima de la miel (1961), Verde carozo del verano (1968), Breve antología y tres poemas (1989), Semblanza de un cebil (1990), Cantata azucarera del cañaveral y de la miel (1994) y una selección de poemas. La obra que está precedida de esclarecedoras miradas de Lucía Carmona y de Soledad Martínez Zuccardi, es un merecido y esperado homenaje a uno de los poetas fundamentales de la literatura tucumana. La obra permite recorrer el camino poético a lo largo de 40 años de creación permanente. “Este libro pareciera cerrar el luminoso círculo de su afán. Toda una vida dedicada al canto de una epopeya americana, la azucarera, que ha tenido en él a uno de sus más grandes heraldos”, dice la poeta Carmona.

“Duérmete niño de cobre que el cañaveral me reclama, sueña con panes de trigo que tendrás hambre mañana. El martillo de tu lágrima está rompiéndome el alma que estalla ruidosamente en medio de mi garganta… Ponte a la sombra del sueño que vendrá la madrugada y el clarín de las higueras te despertará por el alba…”, escribe Manuel Aldonate (1919-1993).

Esa canción de cuna para el niño de la zafra quizá sigue latiendo en la ternura de la eternidad.

© LA GACETA

ROBERTO ESPINOSA

Comentarios