Yo te recomiendo: tres libros para disfrutar

Máximo Chein. Escritor nacido en Aguilares. Ganó el premio de Fundación “El Libro” por su obra “Salir a la nieve”. Entre sus publicaciones se encuentra “La vida interesante”.

15 Mar 2019

1) Los suicidas

Antonio Di Benedetto

Adriana Hidalgo Editora (198 páginas)

Lo elijo porque...

Me parece que es uno de los escritores argentinos más grandes del siglo XX, es un escritor que tiene un estilo extraordinario que está basado en la economía, y no solamente en decir poco, sino en decir lo preciso. Uno lee a Di Benedetto y le da la sensación de que cada palabra fue pensada para tener una carga tremenda de sentido y de profundidad en el texto.

Fragmento de “Los suicidas”

“Mi padre se quitó la vida un viernes por la tarde. Tenía 33 años. El cuarto viernes del mes próximo yo tendré la misma edad. Aunque tía Constanza, con reserva pero sin tacto, mencionó esa coincidencia, no ha vuelto a ella mi pensamiento hasta hoy, que el tema, de cierta manera, ha salido a mí encuentro. En la agencia el jefe me dijo: ‘puede ser su oportunidad’. Sin requerir consentimiento, me introdujo a la tarea. Sobre el escritorio desplegó tres fotografía y me incitó a descubrir lo que posiblemente él ya había observado. ‘¿Qué ve en ellas?’. Consideré que esperaba de mí una deducción fuera de lo corriente.”

2) De vidas ajenas

Emmanuel Carrere

Anagrama (260 páginas)

Lo elijo porque...

Carrere es, de los escritores vivos, uno de los más interesantes para mí. Ha desarrollado una técnica muy especial y -no es una novedad- llegó a un límite de calidad extraordinario. Hace una mezcla de ficción y no ficción, él es una especie de cronista. Hay un ir y venir entre lo que realmente ocurre y lo que él imagina, y es muy profundo.

Fragmento de “De vidas ajenas”

“No intentó ocultar su enfermedad a la gente que la rodeaba. Después de la embolia, ya le había dicho a su vecina Anne-Cécile: escucha, me he asustado mucho, creí que era grave, parece ser que no pero si lo fuera tienes que saber que cuento contigo respecto a las niñas. Cuando, un mes más tarde, le comunicaron el diagnóstico, puso a sus amigos al corriente, a su manera clara y concluyente: tengo cáncer, no estoy segura de salir de esta, voy a necesitarlos. Patrice y ella formaban, con otras dos parejas del pueblo, Philippe y Anne-Cécil, Christine y Laurent, un pequeño grupo estrechamente unido.”

3) Las pequeñas virtudes

Natalia Ginzburg
El Acantilado (168 páginas)

Lo elijo porque...

Ella es una escritora italiana que sufrió en carne propia la Segunda Guerra Mundial. Ella es judía y a su marido, que también era judío, lo secuestraron, lo torturaron y lo mataron los nazis en los últimos días de la ocupación de Italia. Ella tuvo una vida muy sufrida no sólo durante la guerra, sino también en la época de la reconstrucción italiana.

Fragmento de “Las pequeñas virtudes”

“En los Abruzos sólo hay dos estaciones: el invierno y el verano. La primavera es nevosa y ventosa como el invierno y el otoño es caliente y límpido como el verano. El verano comienza en junio y termina en noviembre. Terminan los largos días soleados en las colinas bajas y abrasadas, el polvo amarillo de las calles y la disentería de los niños, y comienza el invierno. La gente entonces deja de vivir en las calles, desaparecen de las escalinatas de la iglesia los muchachos descalzos. En el pueblo de que hablo, casi todos los hombres desaparecían tras las últimas cosechas. Se iban a trabajar a Terni, a Sulmona, a Roma.”

Comentarios