Yo te recomiendo: tres libros para disfrutar

Martín García. Músico. Cantautor contemporáneo. Su primer trabajo discográfico, en formato digital, fue “Canciones para Amansar Fantasmas” (2015).

14 Mar 2019

1) Rayuela

Julio Cortázar

Editorial Punto de Lectura (730 páginas)

Lo elijo porque...

Fue el libro que, en la adolescencia, me invito a descubrir que había otras maneras de escribir, no tan lineales desde el punto de vista estructural. Que se podía, en cambio, tratar el contenido y expresarse (si se permite) desde lo cuasi metafísico/literario. Rayuela tienen una innumerable cantidad de fragmentos que amo profundamente.

Fragmento del libro “Rayuela”

“Así viven muchos amigos míos, sin hablar de un tío y dos primos, convencidos del amor-que-sienten-por-sus-esposas. De la palabra a los actos, che; en general sin verba no hay res. Lo que mucha gente llama amar consiste en elegir a una mujer y casarse con ella. La eligen, te lo juro, los he visto. Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio. Vos dirás que la eligen porque-la-aman, yo creo que es al verse. A Beatriz no se la elige, a Julieta no se la elige. Vos no elegís la lluvia que te va a calar hasta los huesos cuando salís de un concierto”.

2) El Lobo Estepario

Hermann Hesse

Editorial Lumen (368 páginas)

Lo elijo porque...

Es una novela fantástica que deja entrever algunas cuestiones de Hermann Hesse relacionadas con sus angustias y con sus miedos personales. Estas preocupaciones son relatadas a través de un personaje que se debate entre la  dualidad humano/animal; más precisamente de una naturaleza de lobo. Existen en el libro muchos pasajes interesantes que te hacen reflexionar.

Fragmento del libro “El lobo estepario”

“Soledad era independencia, yo me la había deseado y la había conseguido al cabo de largos años. Era fría, es cierto, pero también era tranquila, maravillosamente tranquila y grande, como el tranquilo espacio frío en que se mueven las estrellas.

De un salón de baile por el que pasé, salió a mi encuentro una violenta música de jazz, ruda y cálida como un vaho de carne cruda. Me quedé parado un instante: siempre tuve esta clase de música, aunque la execraba tanto, un secreto atractivo para mí. El jazz me producía aversión, pero me era diez veces preferible a toda la música académica de hoy”.

3) Testo Yonqui

Paul B. Preciado

Editorial PAIDOS (376 páginas)

Lo elijo porque...

Me pareció una manera de hacer filosofía muy novedosa y disruptiva, con testimonios en primera persona y experimentando con la testosterona como recurso narrativo. A través de esta metáfora el autor hace foco en la gestión política del cuerpo, en la sexualidad y en la economía capitalista mientras lleva un diario donde describe como utiliza la sustancia.

Fragmento del libro “Testo yonqui”

“Si tenemos en consideración que las industrias líderes del capitalismo posfordista, junto con la empresa global de la guerra, son la industria farmacéutica (bien como extensión farmacológica legal del aparato científico médico y cosmético, bien como tráfico de drogas consideradas ilegales) y la industria pornográfica, entonces habría que darle un nombre más crudo a esa 'materia prima'.

La hipótesis: las verdaderas materias primas del proceso productivo actual son la excitación, (...) el placer y el sentimiento de autocomplacencia y de control omnipotente”.

Comentarios