Son muy pocas las aves que podés tener como mascota

Contra lo que muchos compradores suponen, los loros, así como muchas especies, no son animales domésticos, sino que son “secuestrados” de la naturaleza.

19 Feb 2019 Por Lucía Lozano
1

NO TODOS LOS PÁJAROS ESTÁN PERMITIDOS. Sólo se pueden comprar los de criaderos, como canarios, diamantes, agapornis, manones y cotorras. la gaceta / foto de josé nuno

Son mucho más que lindos pajaritos. Cantan, gritan, te dan los buenos días y hasta ponen a bailar su colorido cuerpo emplumado. Algunos loros llegaron a cobrar fama mundial. Charlie, la mascota del ministro británico Winston Churchill, se hizo conocido por decir continuas obscenidades contra Hitler.

¿Quién no ha disfrutado de hablarle a un loro y esperar que nos responda? Seguramente recordás que cuando eras chico había uno en la casa de algún familiar. Y es probable que todavía hoy muchas familias lo tengan como mascota pese a que está prohibido por ley. Estos pájaros enjaulados deberían ser un recuerdo del pasado, al igual que muchas otras aves.

Quedan pocos pájaros para comprar como mascotas, advierten especialistas y funcionarios, aunque en los hechos esto no ocurre, como consecuencia de la venta ilegal de especies.

El tráfico de animales se ha potenciado en la actualidad de la mano de internet y de las redes sociales.

Eduardo Dietrich, titular de Flora y Fauna de la Provincia, y Juan Pablo Juliá, director de la reserva de Horco Molle, aclaran que las aves que podemos tener como mascotas son las que provienen de criaderos habilitados y que no se encuentran libres en la naturaleza de nuestro país. Por ejemplo: los canarios, los diamantes, los agapornis, los manones y las cotorritas australianas.

Dietrich comentó que en la provincia se hacen operativos frecuentemente por venta ilegal de aves silvestres. Por ley está prohibida la comercialización de pájaros que son extraídos ilegalmente de la naturaleza para ser comercializados. Juliá explica que no pueden ser consideradas mascotas ya que las condiciones de vida que les podemos brindar en una casa no son buenas para su desarrollo. “El animal sufre. Cualquier ave que es capturada para ser enjaulada es como si muriera”, advirtió.

Por otro lado, habló de los efectos en el ecosistema que tiene esta práctica. “Por cada pájaro que se vende, mueren ocho o nueve en el proceso de captura, almacenamiento y traslado, debido a las malas condiciones en las que se realiza esto. Y todo tiene un alto impacto en la fauna silvestre”, especificó.

El imaginario popular

Además de los controles, cree que es necesario concientizar a la población: el loro todavía susbiste en el imaginario popular como una tierna mascota y, sin embargo, provienen del tráfico ilegal. Es decir que son secuestrados de su hábitat natural. Otro pájaro que no se puede enjaular es el cardenal amarillo. Es una especie nativa y que está en peligro de extinción. También el cardenal que tiene un rojo intenso en su cabeza es muy pedido por la gente.

“En Tucumán encontramos venta ilegal de aves principalmente en las ferias barriales. Además de cardenales se comercializan otras especies como reina mora, rey del bosque, catas y loros. Es un tema muy serio que mueve demasiado dinero. Y mucha gente no se acostumbra o no sabe que no puede tener cualquier pájaro en casa”, apuntó Juliá.

Lo mismo ocurre con las tortugas, los tucanes, los guacamayos, los monos, los zorros y el quirquincho. “Al tucumano le gustan los animales exóticos. A veces se arrepiente de tener estas mascotas y las libera, lo que es peor. Lo que debemos hacer en estos casos es pedir ayuda en Flora y Fauna o en la reserva, donde vemos si podemos rehabilitarlo y devolverlo a su hábitat”, indicó.

En internet hay varias páginas -algunas de ellas tucumanas- que publican venta de animales silvestres, especialmente de pájaros. Se ofrecen desde cardenales, zorzales, urracas, jilgueros, tordos y cocotillas hasta un suri. “Actuamos ante las denuncias. Hemos hecho procedimientos junto a la Policía Federal y a la Policía Ecológica. Encontramos grandes criaderos ilegales y también incautamos jaulas y animales que estaban destinados a la venta ilegal. Controlamos además la venta callejera: hay en los barrios y en El Bajo”, detalló Dietrich.

Tráfico: mueve 180 millones de dólares anuales

El tráfico ilegal de animales ocupa uno de los primeros puestos dentro de las actividades ilícitas, tras las armas y las drogas. Se trata de un negocio que mueve 180 millones de dólares anuales. El 60% de los animales capturados son aves. Hay más de 100 especies afectadas. En Argentina, las más buscadas son cardenales copete rojo, cardenales amarillos, rey del bosque, jilgueros, reina mora, tucanes, loros habladores, guacamayos y corbatitas. Por algunas llegan a ofrecer más de $ 2.000.

Consejos: cómo comprar

Las aves deben tener anillos que den cuenta de su origen. Generalmente en los criaderos legales se los ponen. De todas maneras, Eduardo Dietrich, titular de Flora y Fauna de la Provincia, recomienda comprar estas mascotas en lugares habilitados, como Pet Shops, veterinarias o acuarios. En los negocios que respetan la ley las personas encontrarán que no hay mucha variedad. Por eso, a los vendedores no les sorprende que les pregunten cuánto sale un cardenal o un loro hablador. Con frecuencia les aclaran que su venta es ilegal. Valeria Lizardo, de un acuario céntrico, detalla que sólo venden aves de criadero, como catitas australianas, manones, diamantes y canarios. A los clientes les explican que es así por el bien de la mascota y de su salud, ya que las aves del mercado ilegal pueden tener enfermedades que llegan a afectar al ser humano como, por ejemplo, la psitacosis.

Comentarios