Especialistas aconsejan colocar plazos fijos en pesos en el corto plazo

El dólar se convierte en una opción de ahorro más atractiva y menos riesgosa conforme avanza el calendario electoral.

12 Feb 2019
1

La Argentina ha abierto el año electoral con un escenario político incierto. La coyuntura económica no brinda mayores certezas, aunque la momentánea estabilidad del dólar y la baja de las tasas oficiales sí permite otear el horizonte cercano para las finanzas privadas.

Tres economistas consultados por LA GACETA brindan algunos trazos para orientar el ahorro familiar. La pregunta central se reduce a una opción: ¿Conviene atesorar en pesos o en dólares?

La respuesta se divide en dos partes. En el corto plazo, el peso luce atractivo; y el dólar, estable. Por ello, una alternativa de ahorro consiste en colocaciones en moneda nacional. Esto implica plazos fijos de dos o tres meses, cauciones bursátiles o bonos públicos “cortos”.

“Por el momento entre dólares y pesos conviene invertir en pesos”, aseguró el economista Eduardo Robinson. “La estabilidad que muestra el dólar al comenzar el año, hizo más atractivo el posicionamiento en instrumentos en pesos: porque el retorno en pesos es mayor, es más rentable ahorrar en pesos que en dólares”, explicó el experto.

“Dado que este año es electoral, lo que implica incertidumbre, es aconsejable, para aquellas personas que hayan comprado moneda estadounidense, reservar una parte de los dólares en billete (físico) y traspasar una parte de ellos a pesos, para después nuevamente hacer el cambio cuando se haya dado el rendimiento en pesos”, agregó.

Nicolás Pinto coincidió con Robinson en que el ahorro en dólares implica la resignación de un beneficio que podría ser obtenido al posiciones en pesos. “Una inversión de dólares actualmente ofrece un 2% en retorno (banda inferior), pero tiene el potencial de suba de todo el resto de la banda, esto es un 30% (banda superior); por lo que una persona que elija el ahorro en dólares va a estar resignando a tasas en pesos altas, están en 34% que es más o menos 3% mensual”, expuso. Sin embargo advirtió que la relación riesgo-beneficio seguía siendo a favor del dólar.

“La pregunta que un inversor debe hacerse al momento de decidir si estar posicionado en dólares o en pesos es si ese 1% adicional que ofrece la inversión en pesos vale el riesgo que no existe cuando se invierte en dólares”

Patricio Dellepiane, en tanto, coincide con Robinson. “En los próximos dos o tres meses va a ser más rentable ahorrar en pesos que en dólares”, afirmó el economista. Dentro de las posibles inversiones, Dellepiane señaló las Lecap (Letras del Tesoro Capitabilizables en Pesos) debido a que son instrumentos a corto plazo, de 60 a 90 días, que tienen la ventaja de poder ser vendidas en cualquier momento, a diferencia del plazo fijo.

Para el largo plazo

En referencia a los distintos caminos de ahorro, Robinson sugirió la inversión en activos físicos. “En lugar de ahorrar en dólares, uno puede ahorrar en planes de autos o de inmobiliaria”, ilustró como alternativa al plazo fijo y a los fondos comunes.

Otro instrumento de ahorro son los cheques de pagos diferido, que, según Dellepiane, rinden mejor que un plazo fijo. Este tipo de cheques generalmente son avalados por sociedades de garantías reciprocas.

En contraposición, en el largo plazo los economistas estiman que el dólar tendrá un incremento ligado a los sondeos electorales. “A partir de ahora, el mercado financiero se va a empezar a mover al ritmo de las encuestas, sobre la base de si son lideradas por un candidato pro mercado o no”, analizó Pinto. Es por ello, que para el largo plazo, la estrategia más defensiva va a ser tener una proporción alta de la cartera dolarizada (más de 70%).

“Frente a un eventual riesgo político (para el mercado), quizá convenga estar dolarizado; convendrá hacer inversiones en pesos por un par de meses, pero antes de las elecciones me dolarizaría”, comentó Dellepiane.

A la imprevisibilidad del futuro político se suma que las tasas de interés de los plazos fijos en pesos están bajando y, según los economistas, probablemente sigan así. Entonces, la ventaja de estar en pesos se reduce.

La conclusión general es que en los próximos meses será conveniente tener parte de la cartera en pesos, con un respaldo en dólares. Los expertos aconsejan revisar la estrategia en abril, incorporando instrumentos en dólares con vencimiento antes de 2020.

“Hay que ir viendo como evoluciona el año, va a ser un año de muchos rumores que puede afectar las expectativas en la economía; lo que tiene que hacer la gente es buscar algún tipo de asesor profesional que ayude a mirar el mediano plazo. Uno, comprando dólares, asegura la cobertura, pero si quiere tener un retorno importante necesita un asesoramiento a los efectos de tener claridad e invertir en pesos, siempre en el corto plazo”, recomendó Robinson.

comentarios