“La migración es un poderoso motor para el crecimiento”

Más de 68 millones de personas en el mundo han tenido que dejar sus hogares. El secretario general de Naciones Unidas advirtió que, cuando está mal regulada, puede hacer crecer las divisiones.

19 Dic 2018
1

EXPUESTOS. Los más vulnerables durante las migraciones son los niños. REUTERS

GINEBRA, Suiza.- La migración es un fenómeno que trae beneficios para quienes salen de su país de origen y para aquellos que los reciben, fue el mensaje de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en el Día Internacional del Migrante, proclamado en el año 2000 para ser celebrado cada 18 de diciembre,

En su página oficial, la ONU llama a seguir la ruta del pacto firmado el 10 de diciembre en Marruecos. Con el lema “Migración Con Dignidad”, la ONU hizo un llamado para una migración “Segura, Ordenada y Regular”.

“La migración es un poderoso motor del crecimiento económico, el dinamismo y la comprensión. Permite que millones de personas busquen nuevas oportunidades, lo que beneficia por igual a las comunidades de origen y de destino”, aseveró el secretario general de la ONU, António Guterres. Pero, advirtió, “cuando está mal regulada, puede intensificar las divisiones entre las sociedades y en el seno de cada una de ellas, además de exponer a las personas a la explotación y el abuso y socavar la fe en el gobierno”.

Actualmente hay 68 millones de personas desplazadas, entre los que se incluyen 25 millones de refugiados, tres millones de solicitantes de asilo y más de 40 millones de desplazados internos. Ante este panorama, la ONU pide como requisito indispensable tratar a los migrantes con dignidad, “mostrando respeto por sus decisiones”, dice la ONU en su página web.

Con números en la piel

Frente a esta solicitud de dignidad, resultan más chocantes las noticias sobre el trato a los niños migrantes en la frontera de Ciudad Juárez con Texas.

Se han difundido fotos en las que se ve que los menores están siendo marcados con números, en la piel de los brazos, con rotulador, por la Policía fronteriza mexicana, para indicar el orden en que deben presentar su solicitud de asilo. La práctica recuerda la de los nazis en los campos de exterminio, donde a los judíos se les tatuaba el número de detención en el brazo.

En 2018, alrededor de 3.400 migrantes y refugiados han perdido la vida en todo el mundo.

Según un informe de “Save the Children”, las principales víctimas son niños y niñas. Tal es el caso de Jakelin Caal, la niña migrante Guatemalteca de 7 años que perdió la vida el 8 de diciembre, tras un largo viaje atravesando el desierto.

“Nunca se nos borrará de la memoria la impactante imagen del pequeño Aylan Kurdi, el niño refugiado sirio de tres años cuyo cuerpo fue hallado sin vida en 2015 en las costas de Turquía donde la embarcación en la que viajaba junto a sus padres y su hermano naufragó”, difundió a su vez la página del Vaticano, que se hizo eco del llamamiento.

Comentarios