Debate sobre los cruces de llamadas del celular de Paulina Lebbos

Diferencias entre la Fiscalía y la defensa del imputado Gómez Un miembro de la PSA declaró en la audiencia de ayer. Ratificó que se habían insertado varios chips al teléfono.

28 Nov 2018
1

OPERADOR, NO EXPERTO. El oficial Soria explicó sobre las llamadas recibidas en el celular de Paulina. la gaceta / foto de jorge olmos sgrosso

La declaración de un nuevo testigo ha generado debate entre la defensa de Roberto Gómez, único imputado por el homicidio de Paulina Lebbos, y el Ministerio Público Fiscal (MPF). Ambas partes expusieron sus diferencias en torno de los informes de las llamadas registradas en días de febrero y marzo de 2006, entre la desaparición de la joven y el hallazgo de su cuerpo.

Jorge Soria, oficial ayudante de la Oficina de Inteligencia Criminal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), atestiguó en la audiencia 118 del juicio oral. En su exposición ante el Tribunal, el miembro de la fuerza de seguridad federal ratificó que varios chips (SIM) habían sido incorporados al celular de Paulina a partir del 26 de febrero de ese año, la última vez que la estudiante fue vista con vida. Entre esos servicios móviles, figuraba la línea de Gómez. Además, consideró que hace 12 años era difícil clonar o duplicar un IMEI -número de identidad del equipo-, no así modificarlo.

Soria estuvo a cargo de ordenar o “graficar” los cruces de llamadas. Aunque aclaró que realizaba “entrecruzamiento de sábanas telefónicas y que no era experto en telecomunicaciones”.

“(Desde el IMEI del teléfono de Paulina) tiene llamadas recibidas del fijo de Gómez. De un número que estaba a nombre de (Maximiliano) Gallardo hay llamadas con el teléfono de la víctima y con el fijo de Gómez”, expresó el operador, entre otras referencias. “¿Duplicar un IMEI? En realidad, nunca escuché eso. Le cambian el IMEI a los aparatos, pero nunca escuché de duplicar”, remarcó.

La fiscalía

Al salir de la sala de audiencias, el fiscal Carlos Sale expresó que Soria había reafirmado los datos ofrecidos por las empresas prestatarias de servicio móvil. “Se ha podido conectar los distintos chips, como el de (Carlos Daniel) Chávez, que resultó ser el imputado Gómez”, expresó.

El funcionario judicial aseguró también que hubo llamadas desde “la línea de la casa de Gómez (en San Andrés) al número que estaba insertado en el aparato de Paulina, registrado a través del IMEI.

“La defensa (de Gómez) hace su trabajo y trata de desvirtuar la experticia (como prueba pericial). No se trató de un perito propiamente dicho, sino de la persona que ha cargado los datos a un sistema informático perfectamente válido”, manifestó Sale.

La defensa

Por su parte, Macario Santamarina, representante del imputado, manifestó que el testigo de ayer había reconocido que el sistema “no era tan inteligente para detectar una duplicación de línea”. El letrado ratificó así sus posición sobre la existencia de dos usuarios con un mismo número, utilizado al mismo tiempo durante la desaparición de Paulina: de Gómez y de Gallardo, vinculado durante la instrucción.

“Los registros, además, no tuvieron cadena de custodia, efectos formales que hoy se empezaron a mostrar (...) Con los informes presentados, ¿cómo saber si los correctos son los enviados al fiscal Alejandro Noguera en su momento, o los enviados luego a la Fiscalía de Diego López Ávila?”, planteó el abogado, respecto de las inconsistencias de datos entre las sábanas telefónicas.

Maximiliano Bendinelli, ingeniero en Informática, había remarcado en una audiencia de la semana pasada que los informes de la prestadora privada reflejaban “inconsistencias” de datos. Había indicado que en las sábanas se observaban cantidades diferentes de contactos, tanto entrantes como salientes.

Comentarios