Cartas de lectores

09 Nov 2018

Productos light vs azúcar

La invasión en la modalidad de consumir la mayor cantidad de bebidas no alcohólicas bajo la denominación de “light”, tiene varias facetas negativas y desconocidas para el común de la gente, que considero vale la pena aclararlas para poner las cosas en su justo lugar y no demonizar tanto al azúcar (salvo el caso de los diabéticos). Debemos concentrar primero la mirada en las bebidas “light” endulzadas con jarabe de maíz de alta fructuosa (JMAF), que son amplia mayoría. Este jarabe de maíz proviene de la glucosa que poseen esos granos, y por acción de un producto enzimático llamado “isomerasa” pasa a ser una “isoglucosa” (o sea parecido), más conocido como JAF. Aunque hay primeras marcas donde se lee “jarabe de glucosa” líquida, pues todavía no pudo ser cristalizada. El tema se descubrió en Japón, en 1970, y luego se extendió a todo el mundo. Como observará el lector, lo que en realidad endulza y consume, también lleva glucosa. Cualquier persona sabe que, cuando se realiza un análisis de sangre de rutina, una de las primeras cosas que lee es cuánta glucosa tiene por temor a la diabetes. Lo notable es que los científicos saben que estos productos aumentan la hipertensión, porque provienen de un proceso enzimático como señalamos al principio. Esto fue demostrado en la Universidad de Colorado (EEUU), por el uso continuado de ella. Lo cierto es que el avance de su consumo en personas no diabéticas, ha desplazado al noble azúcar, siempre hablando de un consumo moderado de esta. El producto aludido viene en dos tipos: JMAF del 42%, que fuera el primero en aparecer, y luego el JMAF del 55%, que es el más extendido actualmente en todas las bebidas “del” mundo. Incluso, aparecieron muestras con mercurio en algunos casos y con alto índice glucémico. Es usado en bebidas gaseosas, salsas, postres, yogures, mermeladas, jaleas, galletas, etcétera. Bajo el concepto de “light” se abusa de su empleo. Como el JMAF contiene restos de glucosa, se ha comprobado, científicamente, que en aquellos países con gran consumo, desarrollan el riesgo de tener un 20% más de diabetes del “tipo 2”. El JMAF es el más fuerte competidor del endulzante sintético “aspartame”, pues el consumo de otros productos como la sacarina, los ciclamatos, etcétera, van siendo prohibidos en los principales países, menos en la Argentina. Estados Unidos encabeza el consumo de este jarabe con alrededor de 25 kg/habitante/año, seguido por Hungría (16 kg) y otros, entre ellos Argentina, que es a su vez quinto productor mundial. Los EEUU, además de ser los que más consumen, también son los que más producen con 8 millones de t/año. Pero aquí vale resaltar que el cultivo del maíz con esa finalidad es fuertemente subsidiado allí, para que el producto sea más barato que el azúcar, y Japón hace lo mismo. Pero en la Unión Europea (UE) no es así, pues ellos protegen fuertemente al azúcar de remolacha, y al JMAF le pusieron una cuota. Proteccionismo puro. Especialistas de la Escuela Kerck de Medicina enfatizaron la diferencia de JMAF con el azúcar, al señalar que la primera tiene un mínimo del 10% de glucosa, mientras que el azúcar de primera calidad contiene entre un 99,7% y un 99,9% de sacarosa y sólo un 0,025 de glucosa y fructuosa. Es decir nada. Son buenos argumentos para defender un consumo moderado como lo recomienda la OMS, pero siempre excluyendo a los diabéticos. Éstos pueden contar hoy en día con un endulzante natural proveniente de un vegetal rico en el producto químico esteviósido, que es a su vez 300 veces más dulce que el azúcar y muy sano para el ser humano. Aquí resultará interesante comparar que en EEUU, además del elevado consumo de JMAF que tienen, consumen 16-17 millones de toneladas (tn) de azúcar/año, pero siempre necesitan importar -bajo la forma de “cuotas”- unos 2,5 millones de tn, que son distribuidas políticamente entre los países. Así, a la Argentina le dieron una cuota baja -a mi juicio- para el período 2018-2019 de sólo 43.243 tn, donde dos ingenios de Tucumán y uno de Jujuy se llevan el 50% del total. Sería interesante intentar una cuota mayor, porque su precio más que duplica al del mercado internacional. Obviamente, usando las vías políticas del caso, dada las buenas relaciones. La Subsecretaría de Programación Económica de la Nación hizo conocer las necesidades internas domésticas totales del país: en azúcar blanco de 1,552 millón tn, para el año 2017 (consumo más industrias, etcétera), o sean 36,1 kg/habitante/año, más 463.000 tn del crudo exportable.

Franco Augusto Fogliata

[email protected]

El PAMI

Otra vez usando mi herramienta, la palabra, para ejercer el derecho ciudadano de la democracia. Otra vez el PAMI. El 30/10/18 me atendió mi cardiólogo de toda mi vida (ahora no me toca por el PAMI, no hay libre elección). Me efectuó un electrocardiograma, al encontrar un bloqueo AB de primer grado; me indicó practicar a) Holter, b) Eco cardiograma doppler color, c) Eco Doppler de cuello. El 31/10/18 solicité a mi médico de cabecera la derivación al cardiólogo asignado por el PAMI en el Sanatorio Sarmiento, para que transcriba las indicaciones; me atiende la cardióloga el 05/11/18, quien ratificó y transcribió los estudios, y comenzó la solicitud de turnos: a) Holter en Sanatorio Sarmiento para el 20/11/18 (para el servicio gratuito del PAMI, debo comprar los siete electrodos y una pila AA), los otros estudios los efectúan en CPC. b) El Eco Cardiograma Doppler para el 23/11/18, y c) El Eco Doppler de cuello para 10/12/18. A poco de asumir el titular del PAMI, Carlos Regazzoni, declaró en LA GACETA, el 15/01/2016, entre otras cosas, lo siguiente: “Implementar un sistema de gestión administrativa y clínica. Lo vamos a hacer y será el más sofisticado de América latina. Generará la equidad de las prácticas en todo el país y un control del gasto”. “Que el afiliado no deba efectuar trámites. Un equipo estudia los procesos para que el afiliado no tenga que hacer nada. Los harán el médico y el empleado. No es sencillo, pero se trabaja para lograrlo”. “Que los turnos no sean a largo plazo. Vamos a cambiar eso”. “El Presidente fue claro: vinimos a superar las diferencias”. Es optimista. “El horizonte es ambicioso, y poner un plazo genera falsas expectativas. Sí podemos garantizar que cada día será mejor que los anteriores. Soy cortoplacista, por lo que, probablemente, en el primer semestre tengamos novedades”, adelanta en relación a sus proyecciones. El médico Regazzoni ya no está, lo reemplaza Sergio D. Cassinotti. Lamentablemente, la situación del PAMI sigue siendo cada vez más caótica a la luz de la realidad de todos los días, y ya pasaron varios semestres desde las declaraciones. Esto demuestra que la realidad supera el discurso, y la publicidad de la Presidencia de la Nación que cada vez es mayor por todos los medios (como por ejemplo que nos quieren hacer creer que los medicamentos bajaron un 14%, cuando en estos tres años aumentaron un 300%, lo recibí por internet el 12/09/18 en mi casilla de correo, y dice: “¡Hola! Queremos contarte que: Bajamos el precio de los medicamentos para que pagues un 14% menos, que con cualquier otra obra social o prepaga. Redujimos los tiempos de autorización de medicamentos especiales de 25 días a 48 hs, para que siempre tengas lo que necesitás. PAMI”. Quisiera salir de una duda, cuando el Presidente de la Nación, o cualquiera de los políticos del país, necesitan una atención médica, ¿se atienden en una obra social similar al PAMI, y padecen como nosotros, o se atienden de inmediato en forma privada? Según nuestra sabia Constitución estamos amparados, somos todos iguales. Pero, lamentablemente, algunos son más iguales que otros.

Federico Yurcovich

[email protected]

ANSES

Resulta inaudito el tratamiento del actual gobierno para los jubilados nacionales. Al anunciado ajuste de remuneraciones por la publicitada “Reparación Histórica”, que la Anses alegremente comenzó a pagar en su oportunidad, y que en mi caso acepté, acercándome al organismo a preguntar si era necesario el concurso del abogado “gratuito”, me informaron que por el monto involucrado no era necesario. He aquí que hace aproximadamente unos seis meses vuelven a solicitar la aceptación de la Reparación Histórica (o del acuerdo) mediante un abogado, informando nuevamente que es “gratuito”, y que si no lo hacía dejaban de pagar dicha asignación. Pero aquí viene lo que quiero puntualizar: todos los abogados que consulté, cobran honorarios por sus servicios, con importes que van desde el 20% del mejor sueldo, hasta un importe fijo, cifras que para nuestros desvalorizados salarios constituyen un gasto importante. En algunos casos, el honorario solicitado supera ampliamente la “Reparación Histórica”. Ahora, para el sueldo a percibir en el mes de noviembre, dicha asignación no figura en los conceptos informados en mi boleta de sueldo, todo porque no conseguí a tiempo un abogado “gratuito”, ni un turno para ratificar mi aceptación del acuerdo. Creo que deben ser varios los jubilados perjudicados por esta arbitraria disposición de la Anses y en definitiva, del Gobierno Nacional, demostrando una vez más que la variable de ajuste siempre la constituyen los ciudadanos, y en este caso los más desprotegidos. Cabe preguntarse el destino de los fondos no pagados, ya que como ciudadanos tenemos el derecho a saber.

Luis Ángel Masetti

[email protected]

Vecinos de barrio Judicial

Me dirijo al secretario de Saneamiento de la provincia para que arbitre las medidas necesarias para que el personal a su cargo tome el control del cuidado y el ordenamiento del Barrio Judicial, ante la inacción a la que nos tiene sometidos el municipio de San Miguel de Tucumán y condenados por el Intendente capitalino y sus funcionarios. Los vecinos de esta populosa barriada sufrimos el abandono, la desidia, la falta de limpieza, el barrido de las calles y el desmalezamiento de todas las arterias.

Luisa Contrera

[email protected]

Comentarios