Suerte Music: la banda de rock de los chicos con autismo

El grupo llegó desde Buenos Airesy dio un recital en Yerba Buena.

23 Sep 2018

Kevin Páez es el percusionista de la banda. Tiene 19 años. Nunca antes subió a un avión. Cuándo surgió la posibilidad de visitar Tucumán, su padre pensó que no iba a poder ser parte del viaje. Sin embargo, el profesor de música, Roberto Lázaro (impulsor y creador de la banda), le preguntó si estaba dispuesto a salir de gira hasta Tucumán.

-Mirá que tenemos que ir en avión, ¿te animás?- le advirtió.

-Sí. Vamos- respondió Kevin.

El miércoles, cuando llegó a Aeroparque, varios se preguntaban qué iba a pasar con él y estaban atentos ante cualquier imprevisto. Sin embargo, Kevin no tuvo inconvenientes, aunque le costó un poquito.

-Fue un poco estresante y la cabeza me hacía buuuuuu todo el tiempo, pero igual me gustó- dijo sonriente

A su lado, el profesor Lázaro supervisaba al resto de la banda Suerte Music que acomodaba los instrumentos en el salón de San Martín de Porres, un centro de atención, diagnóstico y tratamiento para personas con  Trastorno del Espectro Autista (TEA).

La institución, ubicada en San Juan y España, en Yerba Buena, tiene aulas y espacios verdes que promueven la interacción de los chicos, a través de la tecnología y con juegos, arte, música, entre otros recursos.

Diego Tarkowski es el director ejecutivo de la institución que nuclea a más de 190 familias. “Una de las áreas en las que trabajamos muy fuerte es la música, que es un canal de desarrollo importante”, explicó.

Hace cuatro años, en Buenos Aires dieron un pasito más y empezaron a conformar distintos grupos musicales. Uno de ellos tuvo un vuelo enorme: la banda de rock Suerte Music.

Desde Tucumán invitaron a la banda para que diera un show en Yerba Buena. “Son desafíos que, a priori, parecen imposibles o muy difíciles de alcanzar, porque tienen que ver con superarse, trabajar en equipo, tener en cuenta al otro -explicó Tarkowski-, y todo eso, que va más a allá de la música, los fortalece en la comunicación, en la autoestima, en el hecho de ser reconocidos por sus pares y encontrar un lugar y una identidad”.

Clásicos de alto vuelo

En el repertorio, Suerte Music incluye covers de Queen, Soda Stereo, Coldplay, Michael Jackson y algunos temas propios. Una de esas canciones de autoría de la banda se llama “Quiero ser parte del mundo”. La letra, que constituye una especie de himno para los chicos, dice:

Todos necesitamos amor,

Todos tenemos la misma ilusión:

A que se realicen nuestros sueños.

Si me tratás bien, estoy mejor.

Esa canción nació en los ensayos de la banda. “Hay cosas que ellos quieren decir, comunicar. Entonces decidimos adaptar un ritmo a ellos, sin copiar a nadie, dejar que sean ellos mismos”, agregó Lázaro.

Experiencias

“Es la primera vez que piso suelo tucumano y me gustó el paisaje”, dijo Nahuel Josenge (vocalista). Luz Serna, de 18 años, es la baterista. “Me gustó mucho volver, porque la primera vez que vine a Tucumán tenía 12 y ya en el avión me emocioné. Cuando bajé me gustó el paisaje, la cultura, aunque sé que me falta conocer mucho más”, explicó.

Lo que empezó como una terapia fue convirtiéndose en un proyecto más grande. El grupo logró un estilo propio y comenzó a realizar presentaciones en escenarios diversos: tocaron en el Centro Cultural San Martín y en el hospital Garrahan, entre otros sitios. Además grabaron dos discos con canciones para chicos con trastorno generalizado del desarrollo (TGD). En ellas enseñan los números y el nombre de los colores.

En Tucumán, Suerte Music brindó un show en la sede San Martín de Porres, en Yerba Buena. Fue el jueves a la tarde. Cuando el salón estuvo lleno, tronó el estribillo:

Yo veo todo lo que vos también ves.

No quiero salir, quiero ser parte del mundo.

Todos necesitamos amor, necesitamos expresión.


Comentarios