Carta de Lectores

29 Jul 2018 Por LA GACETA

Fuerzas armadas

Según el ministro de Defensa, Oscar Aguad, la única razón para que un país posea un Ejército es la hipótesis de conflicto en sus fronteras. Y ya que la Argentina no los tiene, ¿para qué queremos lo que caracterizó como “un ejército del siglo pasado”, refiriéndose al ejército del pueblo argentino que maravilló al mundo en Malvinas defendiendo nuestra soberanía? Inglaterra, Francia, Chile, Brasil, sólo para mencionar algunos países, carecen de enemigos en sus fronteras territoriales, pero poseen potentes y modernos Ejércitos. Claro que los dos primeros que, de muchos modos, siguen siendo potencias imperialistas, se han granjeado feroces enemigos en sus viejas colonias (terrorismo fundamentalista), alimentándolos con constantes agresiones. Los otros sostienen y actualizan sus ejércitos porque, naturalmente, protegen sus intereses nacionales. Ellos sí pueden tener “un ejército del siglo pasado” (encubierta auto-denigración de nuestras glorias militares), pero nosotros no. Y es así, no por obsoletos, sino porque nuestras FFAA tuvieron el atrevimiento de enfrentar -y casi derrotar- a los poderes globales. Somos castigados por eso (Pacto de Madrid, 1987). Aquellos que, junto al liberalismo macrista, las execran, niegan su inmensa significación histórica, política, económica, social y estratégica en el presente y el futuro de la Patria. Porque no sólo tenemos territorio ocupado por una nación extranjera e históricamente hostil a la Argentina (hipótesis de conflicto), sino que, para cualquier proyecto de grandeza nacional y felicidad popular, son imprescindibles las FFAA, capaces de defender nuestras riquezas (territorios feraces baldíos, y bosques y selvas vírgenes; fuentes de agua dulce, yacimientos de hidrocarburos y minerales estratégicos: uranio, litio; costas y plataforma marítima con gran riqueza ictícola; la Antártida; etc.), nuestros cielos, sociedades y cultura. Y agreguemos el vastísimo ámbito socioeconómico relacionado con las industrias militares (siderurgia, armamentos, aviones, misiles, cohetes, satélites, radares, astilleros, informática, etc.) con su correlato de ocupación y especialización, investigación técnico-científica, y el Servicio Militar, fortaleciendo el patriotismo en los jóvenes. Sólo la falta de grandeza para imaginar un país tan grande como el que podemos hacer, puede limitar a las FFAA a combatir narcotraficantes y terroristas. Para ser apéndices complacientes de los poderes mundiales no necesitamos otra cosa que un ejército arrancado de las entrañas del pueblo y de su territorio, y cegado a sus objetivos trascendentes; convertido en policía especial. Tal el rol que nos dejan asumir, y acata este gobierno antinacional.

Arturo Arroyo

Las Heras 673

San Miguel de Tucumán

PAMI

Es momento de decir basta, los jubilados debemos hacer respetar nuestros derechos amparados en la Constitución nacional y en los Tratados Internacionales de Derechos Humanos, que tienen jerarquía constitucional. No pueden privatizar el PAMI pues es una obra social que no puede ser transformada en prepaga (conforme con lo normado en la Constitución y los derechos humanos mencionados). Si somos los dueños del beneficio y pagamos mensualmente por el mismo; no puede hoy el Gobierno en forma antojadiza y arbitraria despojarnos del mismo. Y lo peor es que beneficien a terceros a costa nuestra. No podemos ser tratados como descarte. Debemos reaccionar. Por ello debemos autoconvocarnos en asambleas a lo largo y ancho de país para tratar el avasallamiento inhumano y decidir acciones a seguir para defender nuestra Obra Social.

Clodomiro Francisco Toledo

Pje 1 de Noviembre 1.367

San Miguel de Tucumán

Servicios públicos

Existen dos negocios que viven del Estado y que no cumplen con sus servicios, y ambos son esenciales para el bienestar social y primordialmente para la salud de los individuos. La SAT (Sociedad Aguas del Tucumán) es la encargada de brindar agua potable y controlar el flujo de los desechos cloacales, nada de eso está a la vista. El agua que consumen los tucumanos no es garantía, puede observarse y es de público conocimiento que la impureza del producto que sale de los grifos de nuestros hogares presenta un color turbio y extraño que tranquilamente puede interpretarse como “sucio”. Existen barrios inundados por los desechos cloacales hace tiempo sin una solución definitiva, basta con circular para darse cuenta que no hay un trabajo sostenido, existen ríos de agua potable y excrementos debido a la desidia de la empresa que no invierte. El otro servicio es la recolección de basura, con ayuda económica y asistencial del municipio de San Miguel de Tucumán. Los ciudadanos convivimos días con la basura, el servicio de recolección es discontinuo y a veces inexistente. Las montañas de basura en los accesos de los edificios del centro es la prueba, faltan vehículos, falta personal, falta control, falta inversión de la empresa 9 de Julio y de la municipalidad. En definitiva podría decirse que “los tucumanos estamos podridos” y pagamos para que eso no ocurra. Señor gobernador, Juan Manzur, señor intendente, Germán Alfaro; por la salud de su pueblo les pido una pronta solución.

Williams Fanlo

Azcuénaga 980

San Miguel de Tucumán

Pintadas políticas

Lamentablemente, transitar entre basurales, aguas servidas, pérdidas de agua potable, fluidos y derrames cloacales se ha convertido en algo normal para los tucumanos como así también es algo normal que las autoridades responsables se hagan las distraídas, pero ¿es necesario que la clase política contribuya día a día a sumirnos más y más en la suciedad? ¿Quien mandó a “adornar” el puente de avenida Sarmiento con su futura candidatura no encontró mejor manera de alegrarnos la vista? Y como este caso cientos. ¿Por qué no utilizan los frentes de sus casas y también las de sus familiares y amigos? Creo que sería el lugar ideal para dar rienda suelta a grafittis ya todo tipo de pintadas.

Marta Susana Villafañe

[email protected]

Abel Albino

El doctor Abel Albino viene hace años luchando en contra de la desnutrición infantil a través de los centros Conin que tiene a lo largo de nuestro país. Debido a su trayectoria intachable y a la autoridad moral con la que cuenta, el lobby de abortistas y sus operadores, siempre lo identificaron como un peligro para sus fines. Y tienen razón, ya que el pueblo argentino puede distinguir entre quien realmente quiere y hace el bien a nuestra patria y quienes a pesar de decir que están preocupados por las muertes de mujeres, solo buscan satisfacer ambiciones personales. Fuerza doctor Albino, y gracias por todo lo que hace por nuestro país.

Marco Cosentino

[email protected]

Acceso a la información

He leído el Editorial de LA GACETA (24/07), “El impedimento de acceder a la información pública”. Aprovecho este espacio para ampliarlo y dar mi opinión. La transparencia y el derecho de acceder a la información pública, son los cimientos constitutivos de un sistema de gobierno Democrático-Republicano. El acceso a la información, hoy es reconocido como un derecho humano. Estos derechos son bienes básicos y esenciales que incluyen a todo persona, por el solo hecho de su condición humana. Son los que necesitamos para vivir dignamente, por ejemplo: alimentación, salud, educación, medio ambiente sano, etc. Estos derechos, tienen entre otros, carácter histórico, universal, indivisible e interdependiente. Una democracia con aspiraciones de crecimiento y desarrollo sustentable, implica el reconocimiento y las garantías para el ejercicio pleno de los derechos humanos. El acceso a la información pública es uno de ellos y este carácter ya no se discute desde que la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en el caso “Claude Reyes Vs. Chile” , el 19/09/2006, lo reconoció como derecho humano, como parte del derecho a la libertad de pensamiento y de expresión. En el mismo fallo se reafirmó la obligación que tiene el estado de suministrarla. Nuestra provincia parece ser que no pertenece a una República Democrática, ya que este derecho se nos niega sistemáticamente, usando argumentos pueriles e insostenibles. Cada día que pasa nos parecemos mas a súbditos y siervos de un régimen absolutista monárquico, que ciudadanos. Y lo más grave: los organismos e instituciones públicas, con competencia en la defensa de los derechos humanos y del pueblo que funcionan y operan en Tucumán, permanecen sordos, ciegos y mudos ante esta situación. ¿Por qué será ?

Juan Francisco Segura

Pasaje Baaclini 675

San Miguel de Tucumán

El Manantial

Las autoridades de la comuna de El Manantial deberían saber que es imposible poder vivir con el olor que sale de las cloacas. Les pedimos una solución urgente frente a este drama. Simplemente pedimos una solución y más responsabilidad.

Julieta Carolina González [email protected]ail.com

Hogar, dulce hogar

.

“Hogar, dulce hogar” es una película de 1986 en la que Tom Hanks interpreta a un músico que adquiere una bella casa junto a su pareja. El sueño pronto se transforma en pesadilla al sufrir innumerables vicisitudes mientras comienzan a habitar la casa, desde incendios de origen eléctrico casi inexplicables hasta la caída de la bañera desde el primer piso al llenarla para tomar una ducha romántica. La situación llega a tal punto que deben reconstruir la casa completamente con ellos viviendo adentro, lo cual genera comentarios de todos los taxistas que traen a la pareja hasta la casa al retornar del trabajo, generando la absurda pregunta de si “¿en esa casa probaban misiles?”. La pareja, hastiada, opta por seguirles la corriente a los amables choferes y terminan asintiendo para no entrar en incómodos detalles. Lo mismo me paso a mi, que traté de tomarme con humor la situación de nuestra querida ciudad al llevar de paseo a familiares que nos visitaron el pasado receso invernal. Los llevé por San Martín al 1.400, luego por San Martín y Paso de los Andes, retornando por la ultima mencionada hacia Mendoza. Finalmente no pude dejar de pasar por Ejército y Belgrano o Thames y Marcos Paz. La película tiene un final feliz, ¿pasara lo mismo con San Miguel de Tucumán?

Rodolfo Daniel Alfaro (h)

[email protected]


Comentarios