Cómo reconocer la hepatitis, y claves para la prevención y el tratamiento

Para algunas hay vacunas; para otras, tratamiento. Pero siempre es crucial el diagnóstico. Charla informativa.

24 Jul 2018
1

¿SÍNTOMAS? ¡A VECES! En la gran mayoría de las infecciones crónicas los síntomas pueden tardar 30 años en aparecer, pero ya habrá daño.

CHARLA A LA COMUNIDAD
 • Mañana a las 10.30, en Salón del Bicentenario de la Casa de Gobierno

Hay cinco diferentes, y las bautizaron con las primeras letras del alfabeto. Son inflamaciones del hígado causadas por virus que se transmiten por distintas vías -según información oficial de la OMS-. Todos provocan hepatitis aguda, caracterizada por fatiga, pérdida de apetito, fiebre e ictericia. Y las infecciones por los virus de las hepatitis B y C se pueden volver crónicas, y causar cirrosis y cáncer de hígado.

Se calcula que aproximadamente 1,4 millón de personas mueren cada año como consecuencia de las diversas formas de hepatitis viral. Y sólo una de cada 10 personas que sufren una hepatitis viral sabe que está infectada y tiene acceso a tratamientos.

Para crear conciencia, en 2010 la OMS creó el Programa Mundial contra la Hepatitis e instituyó el 28 de julio como Día Mundial contra la Hepatitis. Y en 2012 la Argentina creo al año siguiente el Programa Nacional de Control de las Hepatitis Virales. El último gran avance fue la generalización de los tratamientos contra la hepatitis C, cuyo costo es altísimo.

Actividades en Tucumán

El Ministerio de salud de la Provincia organizó para mañana una charla abierta a toda la comunidad. “Queremos explicarle a la población que no hay que tenerles miedo a las hepatitis virales. Dejar claro que no hay que preocuparse, pero hay que ocuparse”, le dijo a LA GACETA la hepatóloga Ana Palazzo, que estará a cargo de las charlas junto con Dolores Murga y Daniela Pérez, sus colegas de la sección Hepatología de la sala de Gastroenterología del hospital Padilla.

“El objetivo es dar a conocer a la comunidad el diagnóstico, el tratamiento y fundamentalmente la prevención de las hepatitis virales, ya que son infecciones muy prevalentes en el mundo”, señaló por su parte -según informa el sitio web del Ministerio- la jefa de la Unidad Coordinadora Provincial de VIH Infecciones de Transmisión Sexual y Hepatitis Virales, Claudia Lucena, y añadió que, además de datos sobre la enfermedad, se informará dónde se encuentran los laboratorios específicos y los servicios a los cuales concurrir para solicitar el turno y ser evaluado por los especialistas.

Detección

Las hepatitis se diagnostican con un análisis de sangre específico que no forma parte de los estudios que se solicitan en exámenes médicos regulares. “Por eso es importante que la gente se lo pida a su médico. Este test debería hacerse al menos una vez en la vida”, destacó Palazzo. El análisis está disponible en forma gratuita en hospitales y centros de salud.

De las cinco infecciones con virus de hepatitis (VH), las más conocidas son las tres primeras.

La A y la B se pueden prevenir con vacunación. Contra la hepatitis A se coloca una dosis a los 12 meses, o a las personas que nacieron después de 2005. Y contra la B, a todos los recién nacidos, dentro de las primeras 12 horas de vida y refuerzos a los 2, 4 y 6 meses. Se recomienda a quienes no estén seguros de haber sido inmunizados, en tres dosis.

Y si la contrajiste, no entres en pánico. Para la hepatitis A ni siquiera se requiere tratamiento. Y para las infecciones crónicas por los virus de las hepatitis B y C los medicamentos necesarios están disponibles.

Por eso es tan importante la difusión de información certera: la mayoría de las personas, sobre todo las de ingresos bajos y medianos, no acceden a los análisis por desconocimiento, y por consiguiente, tampoco al tratamiento.

El virus se transmite por vía fecal-oral a través del agua y de alimentos contaminados con materia fecal que contengan el virus. Esto explica su mayor prevalencia en personas que residen en zonas con sistemas sanitarios deficientes o malas condiciones de higiene. También se transmite por relaciones sexuales con una persona con infección aguda por hepatitis A. En general los síntomas desaparecen solos en dos a tres semanas. Se previene con vacunación para todos los niños, que deben tener 12 meses, algunos viajeros internacionales y personas con determinados factores de riesgo o condiciones médicas. También con prácticas de higiene como lavado de manos con agua, jabón y cepillo para uñas antes de manipular alimentos y eliminar excretas, y utilizando lavandina concentrada al 1% para lavar todos los objetos que hayan podido estar en contacto con materia fecal. 

> HEPATITIS  A

El virus se transmite por vía fecal-oral a través del agua y de alimentos contaminados con materia fecal que contengan el virus. Esto explica su mayor prevalencia en personas que residen en zonas con sistemas sanitarios deficientes o malas condiciones de higiene. También se transmite por relaciones sexuales con una persona con infección aguda por hepatitis A. En general los síntomas desaparecen solos en dos a tres semanas. Se previene con vacunación para todos los niños, que deben tener 12 meses, algunos viajeros internacionales y personas con determinados factores de riesgo o condiciones médicas. También con prácticas de higiene como lavado de manos con agua, jabón y cepillo para uñas antes de manipular alimentos y eliminar excretas, y utilizando lavandina concentrada al 1% para lavar todos los objetos que hayan podido estar en contacto con materia fecal. 

> HEPATITIS B

Se transmite por fluidos genitales y/o sangre infectados, por vía sexual, o compartiendo agujas, jeringas o elementos cortopunzantes. También puede transmitirla una mujer embarazada que tenga hepatitis B, durante el parto, a su bebé. El virus puede sobrevivir fuera del organismo por lo menos siete días, y en ese período puede causar infección si penetra en el organismo de una persona no vacunada. Algunas personas con hepatitis B aguda tienen síntomas semejantes a los de la gripe, o ictericia; también fatiga, náuseas o vómitos, orina de color oscuro, fiebre y escalofríos. Pero cuando es crónica, los síntomas pueden tardar hasta 30 años en aparecer, y las personas ignoran que están infectadas. Vacunarse es la mejor manera de prevenirla;  también se previene usando preservativo o campo de látex en todas las relaciones sexuales.

> HEPATITIS C

Se transmite a través de la sangre, al compartir agujas, jeringas o elementos cortopunzantes con personas que tengan la infección. También por vía sexual (vaginal, oral o anal), aunque es menos frecuente. Una madre con hepatitis C puede transmitir la infección durante el parto. La mayoría de las personas no tiene síntomas o sólo los tiene leves. En la hepatitis C crónica pueden tardar hasta 30 años en manifestarse, por lo que el daño al hígado ocurre de manera silenciosa. Para prevenirla, no compartir agujas, jeringas o elementos cortopunzantes; exigir el uso de materiales descartables o esterilizados al hacerse tatuajes, piercings, implantes o procedimientos invasivos, y usar preservativo desde el comienzo de las relaciones sexuales. El tratamiento es muy costoso ($ 380.000 por frasco), pero desde hace poco lo cubren el sistema de salud y las obras sociales.

> Errorres frecuentes 

- “Te das cuenta de que tenés hepatitis porque te ponés amarillo y orinás oscuro”. Muchas personas con hepatitis no hacen síntomas. El único modo de saber si tenés alguna es un análisis de sangre.

- “Si ya la tuviste, no vas a volver a tenerla”. Existen distintos tipos de virus. La ocasionada por un virus no inmuniza para el resto.

- “Las hepatitis se dividen en benignas o graves”. En fase aguda todas pueden producir cuadros graves.

- “La vacuna protege contra todas las hepatitis”. Sólo existen vacunas para las hepatitis A y B, y no protegen de las hepatitis C, D y E.

- “Sólo el consumo excesivo de alcohol produce cirrosis”. Esta puede ser ocasionada por medicamentos y diversas enfermedades del hígado (entre ellas, las hepatitis virales).


Comentarios