Mitos sobre la vasectomía: “son muy pocos los hombres que le ponen el cuerpo a la decisión de no tener hijos”

Por cada 146 ligaduras de trompas hay una vasectomía en Tucumán. Por qué el varón es menos propenso a hacerse cargo de su fertilidad.

14 Jul 2018
1

HACE FALTA MÁS INFORMACIÓN. Los varones tienen que saber que no perderán sus funciones sexuales.

“Poner el cuerpo”. Así se titula una carta que hizo pública en su Facebook Gerardo Werchow. Tiene 41 años y es padre de cuatro hijos. Se animó a contar su historia después de hacerse una vasectomía, con la idea de concientizar a los hombres sobre la importancia de no delegar sólo en las mujeres la anticoncepción.

“Hacía más de un año que venía con la idea en la cabeza pero no se daba porque estaba mal informado y pésimamente asesorado por los médicos de mi obra social. Y es precisamente por esta razón que me decido a contarlo”, argumentó Gerardo, creador de Buró Coworking en Tucumán. “En mi caso, ya tengo cuatro hijos y doy por cerrada la ‘fábrica’, pero con la diferencia de que esta vez no le voy a pedir a mi compañera que se cuide por mí. Si bien la decisión estuvo charlada y acordada en pareja, considero justo que si yo soy fértil todos los días del año y ella sólo tres o cuatro días al mes, el que tenga que cuidarse sea yo”, reflexionó antes de entrar al quirófano del Hospital Néstor Kirchner para hacerse la intervención. “Ser yo quien esta vez ponga el cuerpo en nuestra pareja me llena de orgullo y amor”, subrayó.

La publicación, que sumó muchísimos comentarios a favor, sorprendió. Porque estamos acostumbrados a esperar que la responsabilidad de la planificación familiar y de la anticoncepción esté a cargo de la mujer, porque falta información y difusión, porque suele asociarse la esterilidad masculina con falta de virilidad. Estas son algunas de las razones que, según los expertos, explican la diferencia abismal que hay entre las ligaduras tubarias y vasectomías, siendo que esta última es mucho más sencilla de realizar.

La Argentina cuenta con la Ley Nacional 26.130 de Contracepción Quirúrgica, sancionada en el año 2006, que garantiza el derecho a la ligadura tubaria y a la vasectomía de manera gratuita para los mayores de edad. Sólo hay que firmar un consentimiento informado. Ni siquiera esta legislación logró que la técnica de esterilidad masculina fuera mucho más solicitada.

Falta difusión

Según estadísticas del Programa de Salud Sexual y Reproductiva, el año pasado se realizaron nueve vasectomías en el sector público, mientras que la cantidad de ligaduras de trompas fue muchísimo mayor: 1.319. Claro que si vemos las cifras de 2016, las intervenciones masculinas se triplicaron, detalla la doctora Viviana Guzmán, referente del programa que depende del Ministerio de Salud de la provincia.

La relación entre ligaduras de trompas y vasectomía es 146 a 1. “La vasectomía no está ampliamente difundida y todavía hay varios mitos en la sociedad en torno de esta intervención. Muchos hombres creen que si se hacen la vasectomía van a perder su virilidad y sus condiciones o potencia sexuales, lo cual es un error porque lo único que se hace con el procedimiento es interrumpir el pasaje de espermatozoides. Todo lo que tiene que ver con la condición sexual, el placer y el rendimiento siguen igual. Los espermatozoides son reabsorbidos por el organismo, no se acumulan como muchas personas creen”, explica Javier Semrik, médico especialista en urología, referente de vasectomías en el Servicio de Urología del hospital Centro de Salud, uno de los tres lugares donde se realizan gratuitamente estas intervenciones. También se hacen en los hospitales Padilla y Néstor Kirchner.

En qué consiste

La vasectomía es básicamente un procedimiento quirúrgico que consiste en ligar y seccionar los conductos deferentes, encargados de transportar los espermatozoides desde el testículo hasta la uretra. “Como método anticonceptivo, la vasectomía es muy efectivo para prevenir un embarazo. Es reversible, pero la técnica de reversión no está garantizada en el 100% de los casos”, aclara Semrik. Y da más datos: en la actualidad se usa una técnica sin bisturí, la intervención dura unos 25 minutos y al rato ya se pueden ir caminando a su casa, se hace con anestesia local, las complicaciones y las molestias que puede presentar son mínimas.

Guzmán comentó que están haciendo más trabajos de concientización para que los hombres pierdan el miedo a esta técnica y se involucren con la planificación familiar.

La decisión de esterilizarse no es sólo para acompañar a la mujer y evitar que ella se cuide, sino también es decir “yo me cuido, yo decido”. “Hay mucho desconocimiento en torno de la vasectomía”, resume la médica. La misma razón por la que Gerardo Werchow decidió dar a conocer su decisión, a pesar de ser muy íntima.

Mientras que muchas mujeres felicitaron a Werchow por su valentía, no faltaron los hombres que -por privado- le preguntaron detalles de cómo fue y si algo cambió. “Sólo me desconecté los huevos”, resumió él, para quitarle dramatismo a la cuestión.

Comentarios