Hacia un modelo de líderes digitales

Según un estudio de ManPower, los líderes modernos deben romper los grupos de trabajo cerrados. También deben promover la colaboración y el intercambio sin fisuras de información. Los líderes en la era digital deben fomentar una cultura de la innovación y experimentación dentro de parámetros claros, y deben aprender y corregir rápido el rumbo cuando surgen contratiempos.

01 Jul 2018
1

Digitalización, generación de datos, automatización, inteligencia artificial, nube privada y nube pública, aprendizaje automático, Ley de Moore, Ley de Metcalfe y más. El impacto de la tecnología en las organizaciones de cualquier tamaño y sector es infinito, y cada día se acelera más el ritmo de esta disrupción. Para 2020, el 30% de los ingresos de la industria provendrán de nuevos modelos de negocio. Es necesaria una rápida transformación digital para que las empresas con visión de futuro puedan aprovechar las oportunidades y no perder competitividad, y los directivos deben estar listos para liderar en la era digital, advierte el estudio “De líderes tradicionales a líderes digitales”, realizado por el área de Right Management de ManPower Group.

Sin embargo, al contrario de lo que se puede llegar a pensar, el liderazgo digital no consiste en reemplazar todos los atributos de efectividad del liderazgo tradicional. De hecho, el 80% de las habilidades base se mantiene y basta con mejorar el 20% de las habilidades restantes para que los líderes digitales puedan desarrollar la habilidad de liberar talento, fomentar la capacidad de aprendizaje, acelerar el rendimiento, fomentar el espíritu emprendedor y atreverse a liderar, señala el reporte al que accedió a DINERO. “Estos cambios deben ser impulsados por la alta gerencia de las compañías para recrear, dentro de ellas, escenarios de innovación. Así, marcará las diferencias respecto de sus competidores”, sugiere Gustavo Aguilera, director de Right Management y Capital Humano, ManpowerGroup Argentina. De hecho, el estudio marca que el 26% de las compañías que han encarado procesos de transformación digital suelen ser más rentables que sus competidoras, y mejoran hasta un 12% su valoración de mercado.

Las disrupciones tecnológicas son más aceleradas que en otros tiempos. La Revolución Industrial tardó 50 años en redefinir procesos y aprovechar al máximo la tecnología. Hoy, las organizaciones tienen tan solo seis meses para cambiar, o no. Transformarse rápidamente puede ser la diferencia entre el éxito y el fracaso, puntualiza Aguilera.

La mayoría de las organizaciones manifiesta que tanto su proyección de liderazgo como sus líderes existentes aún no están preparados para afrontar por completo los desafíos de la transformación digital.

La perspectiva del vaso medio vacío indica que solo un 47% de los CEO ha iniciado la transformación digital de sus negocios, principalmente en medios de comunicación, servicios financieros, comercio minorista y sectores de la salud.

La perspectiva del vaso medio lleno dice que el 89% de los líderes empresariales está planificando, probando e implementando iniciativas digitales y que el 34% ya ha observado una contribución al crecimiento de su negocio.

Cambiar la manera en que se hacen las cosas puede causar fricción. Puede afectar las decisiones, obstaculizar el progreso y desconectar a las personas, según ManPower Group. El 87% de los responsables de Recursos Humanos no cree contar con el talento de liderazgo necesario para impulsar el éxito. La brecha entre las ideas tradicionales de eficacia del liderazgo y lo que en realidad lleva a mantener un rendimiento empresarial sostenido en la era digital se está volviendo cada vez más evidente.

Pero hay una ventaja, dice Aguilera: el liderazgo digital no consiste en reemplazar todos los atributos de efectividad del liderazgo base. En cambio, se aplica la regla 80/20. El 80% de las competencias que siempre han hecho que los líderes sean efectivos se mantienen iguales. El otro 20% se compone de las capacidades que antes no eran tan necesarias, pero que ahora resultan esenciales para líderes modernos. ¿Cuáles son esas habilidades naturales del 80%?

• Adaptabilidad: sentirse cómodo frente a la ambigüedad, complejidad e incertidumbre.

• Dinamismo: tener deseo, energía y hambre de éxito.

• Resistencia: ser altamente resistente, tenaz y tener tesón.

• Lucidez: ser curioso intelectualmente, agudo y un aprendiz continuo.

• Capacidad de aprendizaje y curiosidad: en un mundo de disrupciones veloces y frecuentes, las nuevas habilidades surgen tan rápido como otras se vuelven obsoletas. Lo que sabes es menos importante que lo que puedes aprender. Los líderes deben ser modelos a seguir, buscando diferentes experiencias, perspectivas inusuales y mantienéndose abiertos a nuevas ideas.

• Habilidades digitales y experiencia: los líderes también deben tener una comprensión de las habilidades técnicas requeridas para transformar efectivamente su negocio. Deben rodearse de expertos y tomarse el tiempo para mantenerse informados acerca de las últimas tendencias, desafíos y oportunidades que enfrenta su organización.

¿Cuáles constituyen el 20% de las capacidades que se pueden mejorar?

• Liberar el talento: los líderes efectivos necesitan acelerar el rendimiento atrayendo y desarrollando talento de alto potencial desde dentro y fuera de la organización. Deben construir una cultura que fomente la carrera continua para el desarrollo de los individuos y proporcione empleados con un sentido de propósito. Para el éxito de los líderes hoy, resulta esencial construir confianza en el liderazgo.

• Acelerar el rendimiento. Los líderes exitosos ayudan a que los empleados entiendan la importancia de su papel en ayudar a que la organización alcance sus metas y en defender la colaboración multifuncional.

• Atreverse a liderar: se espera que los mandos medios apoyen el cambio; sin embargo a menudo se encuentran atrapados entre objetivos comerciales ambiciosos y procesos que no son óptimos. Equipar a los líderes de niveles medio para fomentar la innovación, arriesgarse y tomar decisiones valientes es vital para una transformación efectiva.

comentarios