Biocontrol contra hongos del maíz

30 Jun 2018

BUENOS AIRES.- El incremento de la contaminación en áreas sembradas con hongos del género Aspergillus flavus y Penicillium spp. se traduce en un problema para el maíz -uno de los principales cultivos de la Argentina con una producción que alcanza 32 millones de toneladas- que provoca pérdidas económicas de importancia.

En línea con el objetivo de obtener nuevas herramientas de control, investigadores del INTA y de otras instituciones buscan estrategias de manejo basadas en el uso de aceites esenciales de plantas y agentes de biocontrol provenientes de muestras de espigas de maíz cultivadas en la región maicera centro-norte de la Argentina, principalmente en el norte de Córdoba, Tucumán y Santiago del Estero.

Con resultados auspiciosos, estas herramientas serían una opción frente al uso de fungicidas químicos. El trabajo se realiza en el marco de una tesis doctoral que “plantea dos alternativas para el control de hongos causantes de la contaminación con micotoxinas”, explicó Boris Camiletti, becario postdoctoral del Conicet en el Instituto de Patología Vegetal del INTA, quien detalló: “Se utilizaron cepas atoxigénicas en precosecha para disminuir la infección de cepas toxigénicas y de aceites esenciales, principalmente, en poscosecha para que, en caso de estar contaminado el maíz, no se profundice la infección”. Al infectar el maíz, estos hongos causan la “podredumbre de la espiga”, que se suma a una pérdida de calidad del grano por micotoxinas. A su vez, estos agentes provocan el rechazo de la industria, debido a su alta toxicidad para humanos y animales. (www.agrositio.com)

Comentarios