La crisis que tiene varios capítulos

Rally Dakar, Fórmula E, MotoGP, los Six Days de enduro, los mundiales de rally, motocross, rally cross y de Turismo. Esas categorías convivieron por algún tiempo en la cartelera deportiva internacional de la Argentina. La situación económica hizo perder algunas; otras siguen en pie. ¿Hasta cuándo?

19 Jun 2018
1

PASIÓN A LA ARGENTINA. El año próximo, las máquinas dakarianas no pasarán por ningunas de las provincias argentinas.

Un dólar en carrera desenfrenada; las políticas para reducir el déficit fiscal; cambios en lo referido a la perspectiva de la promoción del país desde lo deportivo... Todos resultan puntos en contra para pensar un futuro lógico en la Argentina en programación de competencias del deporte motor con cartel internacional. No son pocos los rumores sobre lo que puede pasar, al tiempo que se achican las certezas. Sí está a la vista que hay espectáculos que se disfrutaron por algunos años que pasarán a ser recuerdo, al menos por un tiempo. Hay dos categorías clave en este “mundo de sensaciones” para analizar: una que ya no vendrá (el Rally Dakar) y otra que puede venir (la F-1).

Cuando desde la Amaury Sport Organisation se confirmó que en 2019 sólo habrá Dakar en Perú, se encendieron las alarmas. ¿Cómo era eso de que Argentina, protagonista de la prueba en los diez años que llevaba en Sudamérica, se quedaba afuera? Desde la organización hablaron de “gran silencio argentino” para responder a la propuesta de sumarse. Peor aún: desde Chile y Bolivia también llegaron negativas...

¿Fue el tema económico determinante? Un informe publicado por LA GACETA Salta en abril, puso en su momento luz sobre las “inversiones” argentinas para la edición 2018: “Si se suman los gastos que afrontaron Córdoba, Salta, La Rioja, San Juan y Catamarca, la suma asciende a los $ 53.000.000. Pero si se suman los $ 80.000.000 que aportó el Estado, el total arroja un gasto de $ 133.000.000. El año pasado, el impacto económico fue sólo de $ 90.000.000”, se escribió. Los cálculos en referencia fueron hechos en base a un dólar de unos $20. Hoy, rozando los $28, queda claro que si las cifras anteriores se ven “impactantes”, las que hubieran cabido para una hipótetica sede en 2019 podrían haber alcanzado adjetivos calificativos variopintos.

¿Y si no hay Dakar, sigue el pie la idea de traer a la F-1? En marzo, el tema fue tratado con ciertos detalles, y hasta se llegó a aventurar que en 2020, el autódromo “Oscar y Juan Gálvez” -para el cuál se prevén profundos planes de refacción- formaría parte del calendario. Se dijo que hubo contactos entre el Gobierno de CABA y Liberty Media (dueña de los derechos comerciales de la “máxima”) y que el proyecto tenía silenciosos avances. Hasta se deslizó que hay empresas interesadas en ser la promotora del evento. ¿De cuánto dinero se habló?: unos U$S 25 millones para actualizar el autódromo y unos U$S 300 millones por los cinco años de contrato. Visto los últimos temblores económicos, todo esto queda en estado de pausa.

Explicaciones sobre una salida argentina (casi) anunciada
“Sabíamos que para armar la próxima edición con este contexto económico que atraviesan los países anfitriones podríamos tener dificultades. Pero no a este nivel, obviamente.” La frase que dijo hace algunas semanas Etienne Lavigne, director del Dakar, abrió varias conjeturas. Y también dejó flotando una realidad: sin dinero no hay paraíso.
Un Dakar en un solo país será, cuanto menos, un Dakar extraño. El del año próximo será el primero con esas características en toda la historia. ¿Qué más dijo Lavigne sobre el cambio de último momento que la ASO debió hacer? Aquí, un resumen de sus palabras...
• “Con la renuncia de Chile y de Bolivia y el gran silencio de Argentina nos vimos obligados a trabajar solamente con Perú. La decisión de Bolivia nos tomó por sorpresa, porque una semana antes estuvimos en La Paz trabajando con funcionarios en un Dakar Perú-Bolivia-Perú, con un día de descanso en Bolivia. No sé explicar por qué decidieron salir. Chile tiene una voluntad política de recibir a la carrera sí o sí en el futuro. Pero hoy se pantearon una política de austeridad muy fuerte en todos los ministerios y no tienen capacidad de contribuir para recibir al Dakar.”
• “Todos los funcionarios dicen que les gusta mucho el evento, que es muy interesante, pero que este año no es posible para ellos a nivel económico, por su situación interna. La relación con los responsables políticos de todos los países es muy buena. Pero hay cosas que no podemos manejar.”
• “En Argentina, el gobierno central este año no puede ayudarnos. En Jujuy, Catamarca, San Juan, Córdoba son fans del Dakar, porque es superpositivo para ellos, es su evento del verano, familiar, gratis y con historias que contar. Pero ellas no pueden ayudarnos al nivel de la nación. Ese fue el problema. No es nuestra decisión.”

Explicaciones sobre una salida argentina (casi) anunciada

“Sabíamos que para armar la próxima edición con este contexto económico que atraviesan los países anfitriones podríamos tener dificultades. Pero no a este nivel, obviamente.” La frase que dijo hace algunas semanas Etienne Lavigne, director del Dakar, abrió varias conjeturas. Y también dejó flotando una realidad: sin dinero no hay paraíso.
Un Dakar en un solo país será, cuanto menos, un Dakar extraño. El del año próximo será el primero con esas características en toda la historia. ¿Qué más dijo Lavigne sobre el cambio de último momento que la ASO debió hacer? Aquí, un resumen de sus palabras...

• “Con la renuncia de Chile y de Bolivia y el gran silencio de Argentina nos vimos obligados a trabajar solamente con Perú. La decisión de Bolivia nos tomó por sorpresa, porque una semana antes estuvimos en La Paz trabajando con funcionarios en un Dakar Perú-Bolivia-Perú, con un día de descanso en Bolivia. No sé explicar por qué decidieron salir. Chile tiene una voluntad política de recibir a la carrera sí o sí en el futuro. Pero hoy se pantearon una política de austeridad muy fuerte en todos los ministerios y no tienen capacidad de contribuir para recibir al Dakar.”

• “Todos los funcionarios dicen que les gusta mucho el evento, que es muy interesante, pero que este año no es posible para ellos a nivel económico, por su situación interna. La relación con los responsables políticos de todos los países es muy buena. Pero hay cosas que no podemos manejar.”

• “En Argentina, el gobierno central este año no puede ayudarnos. En Jujuy, Catamarca, San Juan, Córdoba son fans del Dakar, porque es superpositivo para ellos, es su evento del verano, familiar, gratis y con historias que contar. Pero ellas no pueden ayudarnos al nivel de la nación. Ese fue el problema. No es nuestra decisión.”

Comentarios