“No tenemos una identidad”, dijo Ricardo Julio Villa sobre la Selección

El ex jugador de Atlético espera que Sampaoli arme un equipo competitivo

11 Jun 2018
1

foto de MATIAS NAPOLI ESCALERO

Gabriel Túñez - DPA - Especial para LG Deportiva

Cuando jugaba en Atlético, unos pocos años antes de que se consagre campeón del Mundo con la selección argentina, en 1978, a Ricardo Julio Villa lo habían apodado “Dios”. Según consideraban los hinchas, debido a su pelo largo y a su barba se parecía mucho a aquella imagen que la Iglesia Católica suele asociar con Jesús.

La calidad de juego que por entonces mostraba en el mediocampo “decano” motivó a que el director técnico de la selección argentina, César Luis Menotti, lo convoque, al igual que a otros jugadores del interior del país.

Después de levantar la primera copa para nuestra selección, Villa y Osvaldo Ardiles fueron transferidos a Tottenham (Inglaterra). Ambos brillaron en ese equipo, que consiguió en dos ocasiones la FA Cup (1980/1 y 1981/2). En 2008, hace ya una década, fueron incluidos en el Salón de la Fama del club londinense.

En diálogo con DPA, Villa analiza, entre otros, las posibilidades de la selección nacional en el Mundial de Rusia. Los hinchas argentinos esperan que en esta competencia Lionel Messi se convierta en otro “Dios”, como ocurrió con Diego Armando Maradona en el Mundial de México, de 1986.

- ¿Cómo se imagina que será la actuación de la selección argentina en la Copa del Mundo que arranca el jueves?

- Tengo una preocupación y es que el equipo, hasta el momento, no demostró tener una identidad de juego.

- Esa identidad... ¿se la debe dar el director técnico, Jorge Sampaoli, o puede aportarla Messi, por ejemplo?

- El entrenador es más importante que un futbolista, pero en este caso Sampaoli debe armar el equipo alrededor de Messi, a quien necesita encontrarle un socio futbolístico. Espero que en el tiempo de entrenamientos previo al Mundial tengan la posibilidad de armar ese equipo competitivo que podemos llegar a ser.

- Sobre la base de sus vivencias en 1978, ¿qué condiciones debe cumplir un equipo para ganar la Copa del Mundo?

- Los Mundiales son muy difíciles. Nosotros considerábamos un sueño cumplido el hecho de haber llegado a la final y estuvimos a punto de perderla cuando Holanda estrelló un remate en el palo, en el último minuto. Después ganamos 3 a 1, en tiempo suplementario. Holanda fue un gran equipo pero no pudo ser campeón ni en 1978 ni en el Mundial de Alemania, de 1974. En las finales, y en los mundiales, hay que tener un poco de suerte.

- ¿Le faltó suerte a este seleccionado argentino, que perdió las últimas tres finales que disputó?

- Considero que sí. Se dieron situaciones que podrían haber consagrado a Argentina en el último Mundial, en Brasil, como aquella jugada que Gonzalo Higuaín no pudo definir en el primer tiempo, frente a Alemania en el partido definitorio. Sí. No tengo dudas: este equipo no ha tenido la suerte que tuvimos nosotros en 1978.

Comentarios