Lebac: test clave para el rumbo de la economía

La convocatoria del martes para renovar los instrumentos del Banco Central constituyen un test fundamental para establecer el nivel de confianza del mercado respecto de la situación del país. La operación se da justo cuando la gestión de Macri avanza en las negociaciones con el FMI.

13 May 2018
1

télam (archivo)

1. ¿Por qué es crucial la licitación del martes?

La atención del Gobierno nacional y del mercado está centrada en el próximo martes, cuando vencerán Lebac (letras del Banco Central en pesos) por casi $ 678.000 millones (alrededor de U$S 28.850 millones). Se trata, además, del 52,5% del stock total de la emisión global que hizo la entidad monetaria, que roza el $ 1,16 billón. Esto es así por la incertidumbre acerca de si sus tenedores apostarán por renovar los bonos y cuántos optarán por venderlos y, posiblemente, salir a comprar dólares o destinar los pesos a otra inversión. El Banco Central ha desechado toda posibilidad de modificar la fecha frente a los rumores que indicaban que esas Lebac iban a ser reemplazadas por títulos a largo plazo. De hecho, la entidad que preside Federico Sturzenegger ha convocado a la licitación con plazos de emisión que serán de 36, 63, 91, 126 y 154 días. El Banco Central ya realizó una compra de $ 30.000 millones en el mercado secundario.

2. ¿Qué son y para qué sirven?

Las Letras del Banco Central (Lebac) son instrumentos o títulos de corto plazo, que emite la entidad monetaria nacional, y que pueden ser adquiridos tanto por grandes inversores, como bancos, pequeñas empresas o ahorristas minoristas, que son percibidos a un determinado plazo y a la tasa de interés pactada. A través de esta herramienta financiera, el Central intenta absorber pesos, que son retirados de la plaza a medida que los inversores adquieren las Lebac. Con la disminución de la cantidad de dinero en circulación, el BCRA trata de controlar el aumento de los precios. Se trata entonces de un mecanismo, a través del cual, se busca fijar metas de inflación en el país. El Banco Central llama a licitación de las Letras una vez al mes (la próxima convocatoria es el martes en medio de una minicorrida del dólar). Los inversores, cualquiera fueran su tamaño, deben tener abierta una cuenta comitente en un banco o sociedad de Bolsa para poder operar. Generalmente, el monto mínimo de la inversión es de unos $ 1.000. Las Lebac han sido tentadoras por los rendimientos que proporciona una elevada tasa de interés para mantenerse en pesos.

3. ¿Qué puede llegar a suceder?

Según el socio y director de Research for Traders, Gustavo Neffa, la licitación de Lebac permitirá sondear la demanda de activos en pesos. “Vamos a establecer cuál es la tasa que van a exigir los inversores para quedarse en pesos y no pasarse a dólares”, dijo el economista a LA GACETA. De allí que es clave lo que pueda suceder con esa convocatoria. “El Gobierno tendrá que darle un buen justificativo para que esos inversores mantengan sus posiciones en moneda nacional. Por esa razón, algunos analistas del mercado presagian que los inversores reclamen una suba importante de la tasa de interés para no dolarizar más sus portafolios.

4. ¿Cuál puede ser el escenario?

El economista Gustavo Neffa proyecta que un resultado probable de la licitación de las Lebac puede ser que, de los $ 650.000 millones en esos instrumentos, no más de entre $ 100.000 millones a $ 150.000 millones pueden llegar a no ser renovados. “Eso podría tomarse como un suceso normal respecto de otras convocatorias”, indica. El economista Daniel Marx manifestó que la operación del martes es “el hito que les está preocupando” a los miembros del gabinete del presidente Mauricio Macri. “Puede esperarse una renovación, salvo que haya alguna situación de pánico que no es lo esperable”, vaticinó.

5. ¿Cuál sería el punto de equilibrio para fijar la tasa?

Gustavo Neffa indica que, más que mirar la tasa presente, los inversores observan la de junio, que está cerca del 42%. “Si bien esa tasa es alta, puede que no resulte atractiva para los tenedores por el momento que se vive, ya que aún no se hizo el ajuste en el mercado de cambio”, advierte. Para el Gobierno sería un éxito si se fijara en 40%, pero dado el movimiento en el mercado secundario, hay quienes dicen que debería rondar el 50%. “Una de equilibrio podría ser de entre el 45% y el 47%”, indica Neffa.

comentarios