Una Feria múltiple y murguera

A esta altura no es una novedad que en el acto de apertura de la Feria del libro de Buenos Aires haya abucheos a los oradores, lo extraordinario de esta edición es que solo la escritora Claudia Piñeiro pudo dar su discurso y lograr con compromiso el silencio de los manifestantes. Con esa fuerza radical empezó la 44º edición del evento editorial más importante de Sudamérica

06 May 2018
1

LA PREGUNTA. ¿Qué estamos haciendo todos, la industria, los promotores culturales, nosotros escritores y especialmente el Estado para que haya cada día más lectores? Sin lectores no hay literatura”, advirtió Piñeiro. telam

Hasta el 14 de mayo se podrá visitar el predio de La Rural, descubrir a escritores emergentes, escuchar a los consagrados, reencontrarse a los clásicos y dejarse tomar por ese frenesí que provoca tener al alcance de la mano el libro deseado. Hay 483 expositores dispuestos a ofrecer lo mejor de sus catálogos y casi 1.500 actividades entre presentaciones, debates, charlas y espectáculos.

Este año el programa de invitados internaciones se luce con dos premios Nobel: Mario Vargas Llosa y el sudafricano J. M. Coetzee; y con autores estrella como la francesa Yasmina Reza, el español Arturo Pérez-Reverte, el mexicano Juan Villoro y los estadounidenses Paul Auster y Richard Ford, que visita por primera vez el país.

“Nadie nace lector. Se llega a ser lector transitando un camino de iniciación. ¿Qué estamos haciendo todos, la industria, los promotores culturales, nosotros escritores y especialmente el Estado para que haya cada día más lectores? Sin lectores no hay literatura”, dijo la escritora argentina más leída en el mundo en el discurso inaugural y puso un horizonte posible a la tarea de todos los que participan de la Feria: servir de puente entre lectores, autores y libros.

Más allá de la furia consumista que se despierta, lo cierto es que las editoriales ponen al alcance del público una variedad de títulos que rara vez se puede encontrar en el mismo lugar. Resulta estimulante caminar por por pasillos y descubrir la convergencia de autores célebres con agitadores culturales, poetas irreverentes y escritores nóveles: la diversidad inclusiva permite a cada lector armar su mapa personal. Incluso, es posible escuchar mini recitales de poesía, música en vivo y narraciones orales, todos improvisados en los stands, como el que dieron la cantante Julieta Venegas y Milagros Pérez Morales.

Itinerario recomendado

Con Montevideo como ciudad invitada, cualquier recorrido promete ser una fiesta, con espectáculos de murga en vivo y actividades centradas en tres ejes: “Poéticas Montevideanas”, “Miradas Contemporáneas” y el homenaje al escritor Mario Levrero. Incluso los sábados el horario de cierre se extiende hasta la madrugada y la entrada es gratuita a partir de las 20 hs..

Al mismo tiempo, es la ocasión perfecta para que el público masivo conozca el trabajo de muchas editoriales independientes; para lograrlo algunos sellos sumaron sus esfuerzos en propuestas colectivas. A esta altura ya es un clásico el stand de “Los 7 logos” (stand 1920, pabellón amarillo). El espacio reúne a las editoriales independientes más fuertes del sector, por su trayectoria y catálogo: Eterna Cadencia, Adriana Hidalgo, Caja Negra, Mar dulce, Entropía, Katz y el sello uruguayo Criatura. La oferta abarca la narrativa, la poesía, el ensayo y libros infantiles. Otro lugar insoslayable en cualquier recorrido es “Sólidos platónicos”. Entre las editoriales que reúne está Fiordo, con grandes descubrimientos como Stoner de John Williams, una de las novelas más bellas del siglo XX o Pantalones azules de Sara Gallardo que le valieron a Salvador Cristófaro el premio al editor del año otorgado por la Feria. Muy cerca, espera el colectivo integrado por los sellos de Rosario: Editorial Municipal de Rosario (EMR), Abend, Big Sur, Casagrande, Nube Negra y Serapis.

Una de las sorpresas de este año es “Orgullo y prejuicio”, el espacio dedicado a la diversidad que pretende visibilizar la producción cultural y literaria de los diferentes colectivos sexuales a través de charlas, performances y eventos propuestos por las editoriales. Una buena ocasión para visitarlo es la charla sobre “Ficciones feministas” en la que participa la escritora Gabriela Cabezón Cámara.

No hay que olvidarse de pasar por el pabellón azul y ver el proceso de confección de un libro en la Cámara Argentina del Libro. A pocos pasos, algunas editoriales emergentes también tienen espacio propio como Letras del Sur, con un catálogo de narrativa, ensayo y poesía que pone el foco en voces nuevas de la narrativa argentina y Modesto Rimba, con su inconfundible arte de tapa vintage.

Para agendar

De solo mirar la programación, se nota una apuesta fuerte por la narrativa científica con la llegada de la economista y escritora sueca Camilla Lackberg, la divulgadora científica Déborah García Bellos y la física israelí Gabriela Dorfman Furman, especializada en electro-óptica.

Otro dato para agendar es el Festival Internacional de Poesía que se celebra desde hace trece años y en esta ocasión tiene más de 40 invitados que arman el ritual con su voz y su poética. Una isla de intimidad bienvenida en la marea del consumo.

Y para los amantes de los autores latinoamericanos, del 5 al 8 de mayo se llevará a cabo la séptima edición del encuentro que reúne en una serie de charlas y debates a: Juan Villoro de México, Julián Fuks de Brasil, Harold Alva de Perú, Diego González y Cynthia Rimsky de Chile; entre otros autores.

No es necesario desesperarse, la Feria ofrece una publicación diaria a sus visitantes con las actividades programadas para la jornada como signo del espíritu que alimenta esta edición: la inclusión y promoción de todas las voces.

© LA GACETA

Verónica Boix - Periodista.

Comentarios