Rolando Serrano es uno de los jugadores utilitarios que tiene Forestello

El muchacho de Los Vallistos apuesta todo a ganador..

20 Abr 2018
1

UN GUERRERO. Rolando Serrano -derecha- es un jugador que volvió a ganarse la consideración del técnico Rubén Darío Forestello. Mañana será titular ante Brown (PM). la gaceta / foto de héctor peralta

Mientras los números así lo certifiquen, en San Martín están dispuestos a luchar hasta el final para conseguir el objetivo: el ascenso directo a la Superliga. A la luz de los resultados que se registraron el fin de semana pasado, la chance de que los “Santos” consigan esa meta se complicó sobremanera, pero en la mente del grupo no hay otra idea que seguir apostando al juego que hoy lo tiene como uno de los protagonistas del certamen.

En este plantel existen jugadores que dieron una clara muestra de una actitud a prueba de balas. Uno de ellos es Rolando Serrano, un “soldado” que es consciente de que para conseguir las metas deseadas, debe hacer el doble del esfuerzo requerido.

Un luchador de ley

“En la vida siempre tuve que remarla desde abajo, para concretar las cosas y, si pude ir concretando cada una de mis sueños, fue porque mis padres me inculcaron que nunca me diera por vencido y siempre creyera en lo que uno hace. Fui, soy y seré un luchador que valoriza todo lo que significa encarar cualquier desafío y al final darse el gusto de cumplirlos”, dijo “Chopy”.

Aunque reconoce que la definición por el primer ascenso se complicó de alguna forma, el muchacho de Los Vallistos apuesta todo a ganador. “El juego que el equipo evidenció en este tramo de la competencia respalda el optimismo que tiene el grupo. Si mañana logramos recuperar el nivel de juego que nos caracterizó en esta parte del certamen, no me caben dudas de que vamos a dar pelea hasta el final”, acotó.

“Chopy” proviene de una familia futbolera hasta la médula. Su padre Roque, en la década del 80, supo lucir varias camisetas del fútbol tucumano; su hermano Jorge Antonio, se inició como él en San Juan e integró aquel plantel de San Martín que en la temporada 2008 consiguió el ascenso a Primera de la AFA. Esto hace que el hoy lateral derecho tenga dos referentes de lujo para aportar su granito de arena para que el “Santo”, luego de nueve temporadas, regrese a la máxima categoría del fútbol argentino.

Apoyo incondicional

“Gran parte de lo que logré en el fútbol y en la vida se lo debo a mi familia. Ellos estuvieron a mi lado, tanto en las horas de las celebraciones como así también cuando las cosas no me salieron como las planifiqué. Mi papá y Jorge fueron las personas que más contribuyeron para que pudiera consolidarme como futbolista. Por ellos, me ‘mato’ en los entrenamientos para responder a la confianza que siempre me tuvieron”, señaló el jugador, que podrá alistarse mañana, pues logró recuperarse de la contractura en la pierna izquierda que no le permitió terminar el partido que San Martín igualó 3-3 con Flandria, en la fecha anterior.

Sobre el partido de mañana frente a Brown de Puerto Madryn, Serrano consideró que “lo debemos jugar con mucha inteligencia. Tendremos que saber manejar esa ansiedad que bajará desde las tribunas desde el minuto uno. Vamos a tener que salir a buscar los tres puntos que tanto necesitamos, pero sin cometer locuras, ni dándole posibilidades al rival para que aproveche algún descuido y nos deje con las manos vacías. Nos desvela la idea de ascender directamente, pero si no lo podemos concretar, no debemos olvidar que nos quedará otra chance de ascender a través del reducido”, acotó.

Esto es fútbol y en 90 minutos cualquier cosa puede pasar, pero San Martín no puede seguir dándose el lujo de dejar puntos en el camino, si no quiere despedirse anticipadamente de la lucha por el primer objetivo. En la ocasión, tendrá como rival a un equipo que llega a este compromiso sin mayores incentivos, pues con sus 27 puntos se encuentra a cinco unidades de Deportivo Morón, que hoy es el último equipo que accedería al reducido para definir la segunda plaza. Estarán enfrentados la ansiedad de uno y la tranquilidad del otro.

Comentarios