Se diluye la chance de un megajuicio contra Cristina

Un fiscal sugiere enjuiciar por separado a la ex presidenta y a Báez. Casación resolverá si la senadora es sometida en un único proceso por la “ruta del dinero K” y por el direccionamiento de obras

06 Abr 2018
1

BUENOS AIRES.- El fiscal ante la Cámara Federal de Casación, Raúl Pleé, dictaminó que debe juzgarse por separado a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y al detenido empresario Lázaro Báez, en las dos causas que ya fueron enviadas a juicio oral, en un dictamen entregado a la Cámara Federal de Casación.

Pleé advirtió que la causa en la que la ex presidenta está procesada por asociación ilícita y administración fraudulenta -a raíz del direccionamiento de la obra pública en Santa Cruz- podría en un futuro unirse en un mismo juicio con otras dos, Hotesur y Los Sauces.

Por ello, recomendó a la sala IV de la Cámara Federal de Casación que mantenga separado el juicio por la obra pública del que se hará al detenido Báez y sus cuatro hijos, entre otros, por lavado de activos en la llamada “ruta del dinero K”.

El Tribunal Oral Federal 2 declinó la competencia para juzgar a Cristina y los demás acusados por la obra pública y envió la causa a sus pares del TOF 4, quienes habían salido sorteados para juzgar ese expediente.

Pero los jueces del TOF 4 rechazaron esta decisión y Casación deberá ahora resolver si deja los juicios separados o los une. Ante ello, Pleé consideró que la causa por el direccionamiento de la obra pública en Santa Cruz en la que está procesada la ex presidenta Cristina Kirchner debe ser juzgada por el Tribunal Oral Federal 2.

Sobre la llamada “ruta del dinero K”, el lavado de activos por el que está detenido Báez, sostuvo que debe quedar a cargo del Tribunal Oral Federal 4.

El fiscal aludió a razones de “economía procesal”. Pleé recordó que la causa por la obra pública podría ser ya conexa a Hotesur y Los Sauces, cuando ambas causas sean elevadas a juicio oral.

“Esto agravaría las consecuencias que implicaría la intervención de un único tribunal en las causas obra pública y “ruta del dinero K”, sostuvo.

En Hotesur, la ex presidenta fue ya indagada y el juez federal Julián Ercolini tiene que decidir su situación procesal. Mientras que en la causa “Los Sauces”, el juez federal Claudio Bonadio la procesó como supuesta jefa de una asociación ilícita. En ambos expedientes se investiga el presunto falso alquiler de habitaciones en los hoteles y de propiedades de la ex familia presidencial a los empresarios beneficiados con la obra pública en su gobierno, Baéz y Cristóbal López.

En la causa por la “ruta del dinero K” fueron enviados a juicio oral una treintena de acusados, procesados por el juez federal Sebastián Casanello. Entre ellos están Báez y sus hijos, su contador Daniel Pérez Gadín y su abogado Jorge Chueco.

Por otra parte, en la otra causa por la corrupción en el kirchnerismo que ya llegó a juicio, la del direccionamiento de la obra pública, la ex presidenta está procesada junto al ex ministro de Planificación Julio de Vido, Lázaro Báez y otros acusados.

Ayer, desde la cárcel, De Vido vinculó su nuevo procesamiento por parte del juez Daniel Rafecas a una “devolución de atenciones” frente a una posible destitución del magistrado, a quien le pidió que “no sea funcional a la persecución” que enfrentan los ex funcionarios del kirchnerismo.

“A una semana del rechazo a la destitución de Rafecas, en el Consejo de la Magistratura genera una suspicacia de devolución de atenciones que escandaliza”, afirmó el ex ministro sobre su procesamiento por negociaciones incompatibles con la función pública, en una carta que hizo pública en las redes sociales bajo el título “Moneda de Cambio”.

De Vido se refirió así al fallo dictado por Rafecas el lunes por el delito de “negociaciones incompatibles con la función pública”, al considerar que favoreció a la constructora brasileña Odebrecht en contratos para la ampliación de los gasoductos Norte y Sur entre 2006 y 2008.

Al referirse a su procesamiento, De Vido aseguró que “está claro que apunta a dejarnos pegados a (Néstor) Kirchner y a mí al Caso Odebrecht”. “Sí, la misma empresa que le hizo pagos certificados y nunca justificados al señor (titular de la AFI Gustavo) Arribas, el inquilino de Macri, además de ser la socia principal del Grupo Macri en la Argentina, y regalarle con esto el título a Clarín, que es quien detenta el poder real en la Argentina”, acusó.

El diputado, que cumple prisión preventiva desde octubre pasado en el marco de otra causa, planteó: “si quieren encontrar las vinculaciones de Odebrecht, no nos persigan a nosotros. Busquen en el Grupo Macri. Allí los va a encontrar, doctor Rafecas”. (Télam)

Comentarios