Lo’ Pibitos expresa la cultura urbana desde la música

“Las calles son de todos”, afirma El Dog Ruggiero. Influencias de Illya Kuryaki y de Prince.

06 Abr 2018
1

UN RAP CON BUENA ONDA. Lo’ Pibitos presenta canciones que encierran mensajes de paz y de amor. FOTO CARO PEDACE.-

ACTÚA HOY

• A las 23 en el Teatro de la Paz (9 de Julio 162).

Cuando se intenta retratar la cultura urbana no pueden faltar los grafitis y el skate. Una tribu que habita desde hace años Buenos Aires y Tucumán, donde los chicos pueden verse en las plazas Independencia y Urquiza, principalmente, y en las paredes de toda la ciudad.

Lo’ Pibitos es la historia de Tomás Bacigaluppi y de Guido El Dog Ruggiero; una dupla que nació en Villa Crespo, entre patinetas, pinturas y dibujos. “Pero somos una banda de música, no un par de raperos”, aclara El Dog durante una entrevista con LA GACETA.

Por primera vez el grupo visitará Salta y Tucumán (estará esta noche en el Teatro de la Paz), pero ya está instalado en escenarios de Santa Fe, Mendoza y Mar del Plata y tocó en festivales como el Personal Fest y el BUE en Tecnópolis. También llegó al Ciudad Rock, en Perú.

- ¿Cómo presentan lo que producen?

- Somos una banda de rock, funk, ritmos latinos y fusión, con letras rapeadas que tienen rimas, pero no tienen una base electrónica o un bit; somos un grupo de ocho músicos.

- Su último disco, “A punto caramelo”, tiene contactos con Illya Kuryaki.

- Sí, efectivamente es una de nuestras influencias más fuertes. Marcaron ese primer camino del rap y el funk. Aparte, crecimos escuchando “Abarajame”. Nos gustan mucho igualmente Prince, James Brown, George Clinton… Insistimos mucho en la línea musical, las armonías, hacer música buena. La música es lo más lindo que hay en el mundo.

- En el origen del rap está la rebeldía, la protesta…

- Pero no es nuestro caso, ese es el rap de Estados Unidos. Lo nuestro es de buena onda, conciencia, amor. Tenemos un contenido de flow universal, un mensaje de amor y paz, de amistad. Vemos cómo crece el arte urbano, un montón…y el reguetón se ha hecho muy mainstream. Los chicos nos piden mucho el freestyle porque es un canal por el que se pueden expresar, pertenecer a un grupo, a una tribu, manifestarse. Y con el grafiti es igual, es una manera de dejar la marca de uno en la cultura, y de decir que las calles son de todos. De todo lo que te rodea y te pertenece. Por eso el hip hop se expande en todo el mundo, aunque en Argentina está muy vinculado con los adolescentes.

- Las letras del reguetón han quedado a contramano de la realidad. ¿Con sus letras pasa lo mismo?

- No, creemos que el respeto a los géneros debe expresarse en la actitud, porque es demagogo hacerlo desde las letras. El cambio de paradigma va por otro lado. Nosotros tratamos de hacer cosas que no estén hechas. Comenzamos a hacer los primeros temas a finales de 2005, en formato de pistas. Pero desde entonces mucho hemos cambiado.


Comentarios