Aún persiste la “grieta” entre negros y blancos en EE.UU.

02 Abr 2018
1

EL KU KLUX KLAN. La organización de extrema derecha representa la intolerancia de los anglosajones hacia los afroamericanos.

WASHINGTON.- En Estados Unidos, las diferencias entre negros y blancos siguen latentes.

Por ejemplo: aunque la brecha se ha ido cerrando últimamente en cierta medida, el desempleo es desde hace tiempo considerablemente mayor entre la población afroamericana que entre la mayoría blanca con un 6,7% frente a un 4,1%. Sin embargo, las cifras atestiguan una gran diferencia por sexos. Por ejemplo en la cuota de población trabajadora: mientras en 2016 la cuota de mujeres negras superó por primera vez a la de mujeres blancas, los hombres afromericanos se situaban considerablemente por debajo. La cuota de empleo entre los hombres afroamericanos se mantiene desde 2000 entre 11 y 15 puntos porcentuales por debajo de las de los hombres blancos.

El bienestar

Mientras en 2016 uno de cada cuatro afromericanos en Estados Unidos vivía por debajo de la línea de la pobreza, esa proporción se reducía a uno de cada diez al tratarse de la población blanca. Un factor importante que marca la diferencia es la propiedad inmobiliaria: mientras en 2014 el 70% de las familias blancas poseían una propiedad, en el caso de las familias negras eran sólo el 40%.

En cuanto a la educación, la de la población negra mejoró paulatinamente en las últimas décadas: más del 75% terminan actualmente la educación secundaria, pero siguen por detrás del 83% en el caso de la población blanca. En los últimos 20 años también se han ido cerrando las diferencias en lo referente al rendimiento escolar, tanto por asignatura como por curso.

Finalmente en Estados Unidos se ha desatado un debate sobre hasta qué punto ser negro supone un factor de desventaja a la hora de enfrentarse a las autoridades penales, después de que un registro nacional constatara condenas por asesinato que se probaron equivocadas siete veces más frecuentes en el caso de hombres negros que blancos. En el caso de delitos por drogas, son incluso doce veces más.

Comentarios