Nunca es triste la verdad...

28 Mar 2018 Por Jose Ariel Ibañez
1

El golpe es duro. Una goleada de ese calibre deja heridas que costarán cicatrizar. Con el Mundial en el horizonte, la recuperación anímica será el tema principal que deberá encarar Sampaoli. Un problema más que se suma a la necesidad de consolidar su idea futbolística; a definir la formación titular e incluso a conformar el plantel definitivo. España derrumbó el castillo de arena que la Selección construyó con el triunfo ante Italia. Le ganó en forma contundente. No sólo en el marcador, también en el juego. Y si bien no estuvo Messi, el descalabro defensivo indica que ese no fue el causante de lo que pasó en el campo de juego. Esta vez falló el aspecto colectivo. Y eso, ante un equipo consolidado se paga caro. España es candidato a ganar el Mundial. Hace 20 partido que no pierde. Juntó a líderes como Sergio Ramos, Piqué e Iniesta con jóvenes promesas como Asensio e Isco. España está lista para buscar el título en Rusia. Argentina ruega para que Messi llegue en su mejor nivel y sea capaz de provocar el milagro. Entre ambos seleccionados la diferencia es tan amplia como el 6-1 de ayer. Es una realidad indiscutible. Y como dice Serrat: nunca es triste la verdad... lo que no tiene es remedio.

Comentarios