Juró Vizcarra y pidió combatir la corrupción

El vicepresidente que asumió en lugar de Kuczynski deberá gobernar hasta 2021 En su asunción, el nuevo mandatario aseguró que propondrá una renovación total del gabinete de ministros

24 Mar 2018
1

ASUNCIÓN. El jefe del Congreso le colocó la banda presidencial al flamante mandatario de Perú, Vizcarra. Reuters

LIMA.- Luego de que el Congreso aceptara la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski, asumió la presidencia de Perú el ex vicepresidente, Martín Vizcarra. En su discurso de asunción, el flamante mandatario propuso un pacto social para luchar contra la corrupción y una refundación institucional del país. También aseguró que, en 10 días, propondrá un gabinete de ministros “completamente nuevo”.

Entre los cambios previstos, se especula que Vizcarra podría relevar a la cuestionada primera ministra, Mercedes Aráoz, como parte de su plan de formar un gabinete de consenso con distintos grupos políticos e instituciones del país. Aráoz continuaría como vicepresidenta, un puesto que es de menor exposición política que el de primer ministro. Con la decisión, el nuevo gobierno busca bajar la confrontación con la oposición, que la criticó con dureza mientras trataba de ayudar a Kuczynski a sobrevivir a un escándalo de corrupción, según consignó la agencia Reuters.

Aráoz había prometido renunciar por lealtad a Kuczynski si el Congreso lo destituía. Sin embargo, finalmente decidió permanecer como vicepresidenta porque Kuczynski no fue destituido por el Congreso. Por el contrario, renunció en medio del escándalo de compra de votos en el Congreso -dominado por la oposición- que hundió sus posibilidades de sobrevivir a un pedido de destitución. El Legislativo investigaba al ex presidente por las acusaciones de haberse beneficiado de contratos entre firmas consultoras vinculadas a su persona y la empresa brasileña Odebrecht, que admitió sobornos en varios países de América Latina.

Las denuncias de corrupción vinculadas a esa compañía persiguen a ex presidentes peruanos de distinta extracción política: Alejandro Toledo, exiliado en Estados Unidos, Alan García, preso en Perú, y a Ollanta Humala, predecesor de Kuczynski. También alcanzan a Keiko Fujimori, líder de la principal bancada opositora, Fuerza Popular.

“La Justicia deberá actuar con independencia, responsabilidad y celeridad, pero al mismo tiempo lo sucedido debe marcar el punto final de una política de odio y confrontación que solo ha perjudicado al país”, afirmó el mandatario entrante luego de asumir el cargo. Vizcarra hizo referencia directa a las prácticas deshonestas que marcaron el final de la Presidencia de su predecesor, así como la enemistad y la pugna entre los poderes del Estado. De esa forma, pidió que su gobierno marque un “punto final” a esa época y el inicio de una nueva “donde la democracia y el respeto por el país sean banderas”.

Vizcarra deberá ejercer la presidencia de Perú hasta 28 de julio de 2021. Por lo pronto, resumió sus objetivos en cuatro puntos: luchar contra la corrupción, lograr la estabilidad institucional, fijar “un horizonte estable de crecimiento sostenido y equitativo, y una mejor calidad de vida. (Reuters-Télam)

Comentarios